domingo, 13 de marzo de 2016

APRENDIENDO MODALES, GRACIA Y CORTESÍA CON MONTESSORI




Hoy quiero hablarte en el blog de gracia, modales y cortesía en los niños.
Muchas veces esperamos de nuestros hijos que tengan conductas propias de adultos, esperamos que sean niños educados, amables... Pero no tenemos en cuenta que nosotros mismos no lo somos delante del niño en muchas ocasiones.




No nos paramos a pensar que hemos abierto la puerta y no hemos saludado, que hemos recibido un cambio en el supermercado y no hemos dicho gracias, ni tampoco adiós. No nos paramos a pensar que no cedemos el paso en la cola a nadie, ni que tenemos que tener modales con la familia (a pesar de tener extrema confianza con ellos), no nos paramos a pensar que cuando conducimos y nos cabreamos con el coche que está delante,  el niño está escuchando Y APRENDIENDO...
Sin embargo, esperamos que nuestro hijos sean pacientes, amables, tranquilos, sosegados, que digan siempre por favor, y gracias... Y si no lo dicen, les decimos "qué se dice...???".  ¿Qué se dice? ¿Acaso tu lo dices siempre?



Una de las cosas que me gusta del Método Montessori es que trabaja en el desarrollo integral del niño. No sólo es importante que aprenda colores, formas... si no que igualmente valioso es que sea una persona con valores.





Esto es una prueba de ello. Las lecciones Montessori de gracia y cortesía.
¿Qué? ¿Cómo?
A mi también me sonaba a chino hace tiempo, pero ahora comprendo que todo encaja.
Es muy interesante, así que si quieres que tu peque comience a tener modales y valores desde pequeñito esto te va a ayudar mucho.


¿QUÉ ES GRACIA?

Gracia según Montessori es la economía del movimiento. Es transformar movimiento torpes, brutos...en movimientos finos, precisos, armoniosos.
Si enseñamos a los niños a moverse por un espacio les daremos seguridad para moverse libres, y lo harán sin que se produzca el caos.


Esta es la magia de los centros Montessori. Ver a niños trabajando ordenados, respetando, recogiendo, transportando cosas, poniendo la mesa...



Por eso es fundamental y muy importante que la guía Montessori en el espacio se mueva con delicadeza, con movimientos algo lentos, marcados, correctos, eficaces...

 

Te pongo un ejemplo práctico; 

Imagina que el niño ha acabado de trabajar con la Torre Rosa, y no conseguimos que la recoja después de insistirle, y finalmente, la deja en el tapete.
Lo que haríamos sería llevar nosotros finalmente la torre a su sitio. Probablemente cogeríamos tres o cuatro cubos en el primer viaje, y en el segundo el resto. ¿Verdad?
¡Pues no! (era un pregunta trampa...jejeje). Si el niño está merodeando por allí, aunque parezca que no está prestando atención. Cogeremos cada cubo de uno en uno con las dos manos y lo transportaremos andando hacia su sitio con movimientos limpios.

Esto que puede parecer absurdo y una pérdida de tiempo, en realidad, no lo es. Es más trascendental de lo que imaginas.
(¡Ojo! Tampoco se trata de hacer un teatrillo e ir como un caracol. La guía o el adulto de referencia tiene que actuar natural, como una pluma, ligera... con movimientos algo más lentos y marcados, pero eso es todo).

Si quieres aplicar Montessori en casa convendría tener esto en cuenta a la hora de actuar delante del peque, y aplicarlo, sobre todo si tenemos materiales Montessori.
No hace falta desnaturalizar nuestros movimientos (que luego todo me lo exageráis...jejeje). Con pensar que el niño esta absorbiendo y aprendiendo de ellos, tu misma comenzarás a moverte de otra manera.


¿QUÉ ES CORTESÍA?

Esto seguramente que muchos lo sabemos ya, aunque no siempre lo pongamos en práctica.  La cortesía se refiere al interés hacia los demás. Se trata de canalizar nuestras energías para respetar al otro.
Realmente el niño tiene la necesidad de conocer cómo funcionan las estructuras sociales para estar cómodo y desenvuelto en su entorno. Es una forma de darle seguridad.

En definitiva. Las lecciones de gracia y cortesía aportan vocabulario y las pautas que el niño necesita para adquirir una capacidad de respuesta ante los demás. Es una forma de orientar al niño en la estructura social.



Desde los dos años y medio hasta los seis años el niño está en un periodo sensitivo propicio para absorber las costumbres y modales propios de su cultura. Por eso las lecciones de gracia y cortesía serán distintas según el ambiente cultural, las costumbres y tradiciones de cada núcleo familiar.

Ahora te voy a dar algunos ejemplos prácticos de ejercicios de gracia y cortesía que se practican en los salones Montessori. Estas presentaciones se realizan de forma muy natural al niño, aprovechando cualquier situación cotidiana de la vida diaria del salón;



EJERCICIOS MONTESSORI DE GRACIA Y CORTESÍA




  • Transportar un tapete
  • Transportar una silla
  • Enrollar y desenrollar un tapete
  • Llevar una bandeja
  • Sentarse y levantarse de la silla
  • Transportar una mesa
  • Llevar una jarra, un plato, un vaso...
  • Aprender a llevar un objeto afilado
  • Abrir y cerrar puertas
  • Doblar servilletas
  • Coger y transportar un libro
  • Manejar un libro
  • Caminar alrededor de la mesa
  • Camina alrededor del tapete
  • Saludar al entrar
  • Despedirse al salir
  • Ayudar al compañero que lo necesite
  • Ayudar y colaborar en la limpieza del ambiente
  • Dar las gracias
  • Abrir y cerrar botellas
  • Aprender a pedir la ayuda a la guía
  • Pedir las cosas por favor
  • Abrir y cerrar cajas
  • No interrumpir el trabajo de otros
  • Esperar turnos
  • Resolver conflictos a través de la palabra
  • Dar la bienvenida a nuevos visitantes
  • Dejar pasar
  • Entregar objetos punzantes a otras personas
  • Cómo dirigirse a personas de más edad
  • Caminar sobre una línea circular (dibujada en el suelo)



 Estos ejercicios se presentan al niño de forma muy natural, cuando hay una oportunidad, cuando vienen al caso. No nos ponemos expresamente a transportar sillas si no se requiere.



¿Has llegado a alguna conclusión después de leer todo esto?

Si tu conclusión es que la clave es TU EJEMPLO. Has entendido la esencia de lo que te he querido transmitir.

Es muy difícil que un niño sea respetuoso, amable y educado si no ve el mismo ejemplo en su entorno.
Saber cómo responder, cómo actuar, cómo dirigirse a otra persona le dará seguridad.

No se trata de crear niños robots, ni de que pierdan espontaneidad. Se trata de que tengan las bases para que sepan que al entrar se dice "Hola", y al salir "adiós". Que no cuesta nada decir "buenos días" y dar una sonrisa al cajero del supermercado, o "gracias" al cartero que nos trae el correo.
Que sepan cómo desenvolverse para sentarse en una silla sin tener que depender del adulto en todo momento.
Se trata de prepararles para entrar en sociedad y convivir.


¿Y tú, cómo preparas a tu peque para convivir en sociedad? ¿Qué te han parecido las lecciones de gracia y cortesía Montessori?

 

 

SI TE HA GUSTADO EL POST

COMPÁRTELO

POR FA




7 comentarios:

  1. Muy interesante. Había oído hablar sobre la gracia y la cortesía de Montessori pero nunca me había parado a pensar en ello. Desde luego lo que más me cuesta es mantener la calma cuando conduzco...y es que me pongo mala!, pero habrá que practicar, como tu bien dices , para dar ejemplo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo es eso de aprender a llevar un objeto afilado? Solo imaginarlo me dio taquicardia.

    ResponderEliminar
  3. Yo conduciendo también me pongo de los nervios... Pero sí, habrá que tener paciencia! xP Besotes

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante y útil nota. A ponerla en práctica. Les agradezco. Que tengan buen día.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo; cada día me doy más cuenta de que mi peque es como una esponja y toooodo lo imita. Así que lo mejor es hacer las cosas bien uno mismo para que él aprenda correctamente ;)

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante la aplicación de estas herramientas que ayudan a mejorar el aprendizaje en los chicos, El ejemplo muy importante.

    ResponderEliminar

Blogging tips