jueves, 28 de julio de 2016

CÓMO PREPARAR UN ESPACIO MONTESSORI PARA EL FUTURO BEBÉ




Si estás embarazada y estás pensando en preparar una habitación para el bebé al estilo Montessori te recomiendo que antes empieces por leer este post.

Ten en cuenta que un bebé recién nacido pasa por un periodo de vida simbiótico. Esta etapa dura aproximadamente de 6 a 8 semanas y es el tiempo necesario para que se produzca la integración del cuerpo y la mente del bebé. Una vez pasado este periodo el bebé nace mentalmente. Ahora está listo y seguro para seguir evolucionando en el mundo exterior.

En este periodo simbiótico el bebé y la mamá siguen estando fusionados prácticamente, como en la etapa prenatal. La mamá es el mejor ambiente preparado de un bebé recién nacido. Ambos deben tener contacto el mayor tiempo posible. A través de esta simbiosis con su mamá el bebé irá desarrollando su confianza básica en el mundo. Esencial para un crecimiento sano a nivel psíquico.


La mamá es la única capaz de ofrecer puntos de referencia al bebé que le hacen recordar el bienestar de su anterior etapa prenatal. El olor, la voz, los latidos del corazón, el calor, el tacto de mamá... son algunos de estos puntos de referencia, fundamentales para ir desarrollando la confianza necesaria para aceptar el mundo como un lugar maravilloso.

Esto predispone al bebé a tener una mirada positiva y optimista hacia el mundo que le rodea.

¡Perdoname por esta introducción tan teórica! Pero me parecía indispensable. Cada día veo más habitaciones Montessori. Pero esta filosofía no tiene mucho que ver con decorar una habitación de bebé con una cama en el suelo y las "habitaciones Montessori" proliferan por la red a una velocidad que asusta. No estoy segura de que se haga un buen uso de ellas, ni que se entienda demasiado su significado.

De hecho, creo que los primeros meses de vida, el bebé ni siquiera necesita una habitación propia. (Montessori o no)

¿Por qué un bebé no necesita una habitación propia los primeros meses de vida?


Durante las primeras semanas de vida del bebé sus ritmos biológicos aún no están normalizados. El bebé no distingue de momento entre el día y la noche. Sus sueños son cortos y sus despertares muy frecuentes. El bebé demanda a su mamá constantemente. De hecho todavía no se siente como un ser diferente a ella. Necesita un contacto casi continuo para reproducir fielmente las condiciones de su vida prenatal y ayudarle a crear una buena predisposición hacia el mundo exterior.
La lactancia materna es uno de los mejores vínculos de unión en esta etapa simbiótica. (Y más allá).
El bebé te necesitará a su lado día y noche. Tener a su disposición a su mamá y su tetita por la noche será un gran alivio para continuar durmiendo sin desvelarse demasiado.
La teta es amor, seguridad, alimento, calma... Desde luego, un recién nacido no está preparado a ningún nivel para permanecer en un espacio independiente alejado de su mamá.


¿Dónde ubicar el espacio Montessori para el futuro bebé?


Yo lo ubicaría en la zona de la casa en la que más tiempo paséis. Normalmente suele ser la sala de estar. Tal vez hay mamás que se sientan más cómodas los primeros meses en su propio dormitorio.
Esto es una elección personal. Pero elige el espacio en el que preveas pasar más tiempo.

Si tienes opción de elegir busca que este espacio sea una zona iluminada con luz natural.

Ten en cuenta que necesitarás una zona en la que puedas ubicar lo que sería aproximadamente un colchón normal de 90 cms de ancho (puede ser un pelín más corto si estáis muy justos de espacio). Una zona que permita al niño ver el espacio, que tenga una cierta amplitud a su alrededor.

Una vez que tengas la zona elegida despeja los alrededores libres de peligros (estanterías que puedan caer, jarrones de cristal a su alcance...)


¿Cuándo utilizará el bebé este espacio?

El bebé utilizará este espacio cuando empiece a estar algunos ratitos despierto y tenga ganas de ver y explorar. Cuando esté tranquilo y sereno. Lo notarás por su expresión risueña, por sus ganas de dar pataditas, de tocar algo...


¿Cómo utilizará el bebé este espacio Montessori?


Este espacio debe ser concebido como una zona diurna de movimiento libre. Una zona de estar del bebé, donde pueda moverse sin peligros a sus anchas.
Será una zona para el bebé de movimiento, de descubrimientos, de observación, de juegos y de aprendizaje.
Por eso el bebé debe poder vernos a los adultos. Debe poder moverse, debe poder estar tranquilo y libre con su mamá cerca...
Sin darnos cuenta le estamos integrando en nuestro entorno familiar desde el nacimiento. Desde su espacio nos verá hablar, movernos, interactuar e irá aprendiendo de cada gesto que hagamos a través de la observación. Una cuna con barrotes imposibilita totalmente esta tarea. Es una cárcel para el bebé que le priva de observar y moverse libremente.
Una de las causas de llanto del bebé que menos comprendemos los padres es que los bebés SE ABURREN y no hay nada más aburrido que estar en un carrito, hamaquita o cunita sin libertad para observar y/o moverte. ¡Piénsalo!


¿Qué debo colocar en este espacio diurno de movimiento?


1. Una colchoneta amplia y espaciosa:
También podrías elegir un colchón para los primeros meses. Pero ten en cuenta que cuando el bebé empiece a gatear el colchón le dificultará esta tarea de movimiento, pues se hunde mucho. Por eso una colchoneta que le permita estar cómodo es lo más práctico a mi modo de ver.
Hay unas colchonetas que a mi me vuelven loca para crear un espacio Montessori de movimiento diurno. Son las colchonetas de Nobodynoz. ¡Me parecen perfectas!. Sus colores son suaves y tienen una ancho perfecto.




2. Espejo de seguridad:
Paralelo a la colchoneta puedes ubicar un espejo de seguridad. Así el bebé, aúnque mire hacia la pared verá el ambiente. Además empezará a formar un autoconcepto de sí mismo. Le ayudará a conocer y aprender de sus propios movimientos. Es un estímulo maravilloso.
Si quieres saber un poquito más acerca de los espejos Montessori. Puedes consultar este post:



Fuene: Pinterest

Fuente: montessoribeginnings.blogspot.com


3. Algún móvil visual: 
Los móviles Montessori son adecuados al desarrollo del sentido de la vista del bebé. Se le van colocando al bebé por orden a medida que transcurren las semanas y su capacidad de visión se desarrolla.



4. Algún juguete sencillo al alcance del bebé:
 Deben ser juguetes asequibles, que el bebé pueda controlar con sus movimientos. El desarrollo del movimiento y la inteligencia van unidos. Por eso los estímulos que facilitemos al bebé deben ser asequibles, para que el bebé consiga su fin con ellos y se motive para seguir superando retos.
Cuanto más naturales sean los estímulos más le ayudaremos al desarrollo de los sentidos; Vista, oído, tacto, gusto...
Puedes colocar un par de cestas junto al colchoncillo con tres o cuatro cosinas. Si quieres ideas de juguetes y actividades Montessori por etapas puedes consultar este post.







¡Ojo con la fiebre consumista!


Había preparado una foto con una habitación supuestamente Montessorizada, con una alfombra de plástico con letras y colores, un espejo, muchos juguetes de plástico por el suelo y las estanterías, peluches, cuentos y cientos de colores... Aunque era un ejemplo muy gráfico, he pensado que no es buena idea utilizar la foto, por si alguien puede sentirse mal por ello. Tendremos que imaginarnos  el tipo de habitación que he descrito.
Si vas a preparar un espacio Montessori para el futuro bebé debes tener en cuenta que el ambiente debe ser sencillo, cálido y natural... Eso significa que el plástico no invada al niño, que sus estímulos sean sencillos y naturales, que los colores sean suaves, y que haya un ambiente despejado y sumamente ordenado...

¡Ya está! Es todo lo que necesitas para preparar un espacio Montessori para tu bebé durante los 6 primeros meses de vida. Para que luego digan que el Método Montessori es muy caro. 

Después de mi experiencia y de mis errores como mamá primeriza tengo que decir que  creo  que estamos en una era consumista que nos trata de convencer de que un bebé necesita miles de artilugios para su correcto cuidado. A mí me sobraron el 50%  el 90% de las cosas. Ahora pienso ¡Pero cuánto trasto! Lo cierto es que cuando eres primeriza todo lo "mini" es taaaaaan bonito y tienes taaaantas ganas de que el bebé se sienta lo mejor posible en casa, que la cosa se te va de las manos.
Cuando te quieres dar cuenta el baño ha sido invadido por un cambiador, una bañerita que descubrirás que no va a usar más que dos meses porque le quedará pequeña. Un neceser con miles de cremas y productos que ya los quisiera yo para mí, toallas mini, albornoces mini, mantitas mini...
 El cambiador en su habitación, cojín de lactancia, calientabiberones y hasta... ¡limpiador de biberones! ¡Sí! Una especie de escobilla del water que núnca usarás pero... ¡lo compras!, que somos muy de por si acaso. "¿Y si tengo que limpiar un biberón de urgencia extra sucio y no tengo el limpia biberones? Las bacterías podrían invadir nuestro hogar y lo que es peor, a nuestro bebé..."  (Las mamás primerizas somos así de previsoras... jeje)
La casa se llena de trastos, que unos meses más tarde no sabes dónde poner. ¡Suerte que Wallapop llegó a nuestras vidas!  ;)
Si estás en este punto... ¡hazme caso!. El bebé necesita cosas muy esenciales; la teta (que no la tienes que comprar), pañales (esos nunca son suficientes) y ropita ligera que le permita moverse sin problemas 
¡Ah! Y un buen foular de porteo. Con eso podrás sobrevivir. 
Recuerda que las tiendas y los comercios no cerrarán una vez que nazca el bebé, que a veces nos creemos que con la llegada de nuestro bebé el mundo se quedará sin provisiones de puericultura. Seguro que irás descubriendo necesidades y las tiendas estarán ahí para cubrirlas.  ;)



¿Y después de los 6 primeros meses?


Una vez transcurridos estos 6 primeros meses el ambiente deberá ir evolucionando con el peque. Deberás introducir algunos cambios para comenzar a adaptar el hogar de forma integral para el nuevo miembro de la familia. Son cambios muy sencillitos y económicos. ¡No te asustes! 
Puedes colocar una barra paralela al espejo que le ayudará a aprender a moverse libremente. Y deberás preparar el resto de la casa para que cuando empiece a gatear pueda recorrerla libre sin peligros a su alcance. (Cuchillos en cajones bajos, jarrones de cristal, objetos puntiagudos...).

Cuando el bebé empieza a caminar es el momento deempezar a preparar todo el hogar para que tenga autonomía en sus rutinas diarias. Por ejemplo: Su propio armario. Puedes consultar este post para hacerlo.






También deberás introducir algún cambio en la cocina para que tenga autonomía por ejemplo para beber un poco de agua... Todo debe ir evolucionando con el niño. El baño adaptado, la cocina, su habitación independiente, las zonas exteriores,...

Esto sólo es una pincelada de cómo debe evolucionar el ambiente preparado en el hogar después de los primeros meses de vida del bebé. No quiero meterme demasiado en harina con el ambiente preparado de la casa porque el post se haría interminable.



¿Entonces cuándo preparo su propia habitación Montessori?


No quiero dar una edad concreta para que prepares su habitación Montessori. Creo que todos en la familia debemos estar preparados para su independencia nocturna. 

Muchas lecturas Montessori recomiendan una independencia nocturna a partir de los 3-6 meses, pero también es cierto que hace años no se tenía la información que tenemos ahora sobre los beneficios de la lactancia materna (especialmente de la nocturna que es vital para regular la producción) y los beneficios del colecho. Mi lema sobre este tema es ¡Duerme y dejar dormir!
Cada familia tiene unas circunstancias, cada niño tiene unas necesidades y unos ritmos. Creo que generalizar una edad para pasar al niño a su propia habitación no tiene demasiado sentido.
No soy yo la más indicada para decir que a partir del año sería buen momento. ¡Mi peque tiene casi tres y sigue en nuestra habitación familiar!, que por cierto, es de lo más Montessori.
Tiene su zona para leer cuentos, su escalera para subir a la camita, su cunita colecho unida a la nuestra, su baño y su vestidor totalmente adaptados para su autonomía a la hora de la higiene y el aseo personal.



Si quieres profundizar sobre el tema del sueño del bebé desde el punto de vista Montessori puedes leer este post:


Además también tiene su propia habitación Montessori preparada. ¡Sí! Tres años más tarde todavía no la hemos casi ni estrenado. Pero ahí esta... ¡Por si acaso! ;) (que yo también soy primeriza)







¿Y tú? ¿Cómo preparaste el espacio para el bebé? ¿Cuándo preparaste su propia habitación?

SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram
donde compartimos nuestros momentos de felicidad y nuestras inquietudes
También estamos en twitter, pinterest y youtube

1 comentario:

  1. Qué post tan genial!!!

    Nosotros preparamos la habitación desde el embarazo porque... Hace ilusión!! Jeje. En nuestro caso la utilizamos los primeros meses básicamente como armario y cambiador,y fue muy práctico la verdad. Volvería a hacerlo...

    La zona de juegos en el salón que es donde más tiempo pasamos. No conocía Montessori pero sin saberlo, salvo por el espejo, se parecía mucho a lo que propones.

    Si algúndía tengo otro haré lo mismo pero intentando "montessorizar" un poco más el espacio de juego.

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips