lunes, 25 de julio de 2016

RUTINAS Y MONTESSORI



Las rutinas en los niños son más importantes de lo que pensamos. Influyen en el niño de muchas maneras, aunque no seamos capaces de verlo. A lo largo de todos estos meses me he dado cuenta que una de las primeras cosas a tener en cuenta a la hora de empezar a aplicar el Método Montessori en casa es definir unas rutinas diarias claras al niño.
Para que se mueva por la casa con autonomía y seguridad es importante que no sólo haya orden en su ambiente preparado físico si no también en el transcurso de sus días




¿ Por qué son importantes las rutinas si quieres aplicar Montessori en casa?

-Ayudan a crear seguridad en el niño
-Orientan al niño
-Contribuyen a que el niño comprenda los ritmos vitales
-Dan autonomía al pequeño pues sabe lo que viene después
-Facilitan las transiciones a lo largo del día
-Evitan y previenen muchas rabietas
-Permiten crear un orden mental en la poderosa mente absorbente del niño






¿Qué claves imprescindibles deberíamos tener en cuenta en el ritmo diario de un niño?

-Tratar de seguir un orden en sus hábitos:  (Por ejemplo: El niño  se levanta en primer lugar, desayuna después y se baña en tercer lugar). Aquí el orden de factores sí es importante. No tanto los horarios, que pueden ser flexibles, pero sí el orden que permite saber al niño lo que viene después y facilita la transiciones (que suelen ser algo muy problemáticas.)

-La constancia: Lo más difícil es ser constantes con las rutinas. Nuestro ritmo diario hace que nos vayamos saltando pasos y que seamos poco constantes con las rutinas. Es normal, hay días que llegamos derrotados a casa. Aunque los pasos se agilicen hay que procurar seguir manteniendo el orden y NO meter prisa a los niños. Ellos tienen su propio ritmo, que tiene poco que ver con el nuestro.

-Anticipar las transiciones: Antes de empezar algo puedes anticiparle  cuánto rato va a durar y que luego haréis otra cosa resaltando lo positivo de la siguiente tarea diaria. Es una forma de que las transiciones cuesten menos. Cuando el niño vaya interiorizando las rutinas diarias, él sabrá lo que viene después y esto no será necesario. Por eso influyen en su autonomía, "sé que después del cuento nos vamos a la cama". (Él mismo puedo irse y dar el siguiente paso). El niño está orientado y sabe qué es lo siguiente que va a pasar. Tiene la autonomía de hacerlo por sí mismo pues está perfectamente orientado.




¿Son importantes los horarios?

Mi opinión personal es que lo son relativamente. Los primeros meses del bebé creo que los horarios en las rutinas sí son fundamentales, pues el niño tiene que regular su reloj del sueño y aprender a distinguir entre el día y la noche.

Una vez pasada esta primera etapa nosotros en casa somos bastante flexibles. Básicamente porque ser inflexibles creo que  implicaría ir un poco contra el ritmo natural del niño y la familia.
Hay días que sales más tarde del trabajo, que tienes que ir al médico, que el niño se ha entretenido más en la cena, que llegamos más tarde a casa por cualquier circunstancia. Personalmente doy más importancia a seguir un orden en el día que a unos horarios rígidos.
Puede que alguien me tache de "malamadrear" por lo que voy a decir, pero si el niño no tiene sueño hasta las 12 y nosotros estamos despiertos haciendo cosas no le "obligamos" a ir a dormir.  Él va a la cama con nosotros (o bien cuando tiene sueño).
Mientras no haya unas obligaciones de horarios y coles creo que la flexibilidad es necesaria para la armonía. Todo con sensatez por supuesto. No vamos a acostarnos a las 3 de la mañana, ni a comer a las 5 de la tarde...
En definitiva, considero más importante fijarnos en el orden que en el reloj.





4 cosas que NO debes hacer en las rutinas diarias del niño:

-Meter prisa al niño: es mejor ir siempre con antelación: Los niños llevan un ritmo slow, sus objetivos no son los mismos que los nuestros y nos cuesta interiorizar y compaginarlo con nuestro ritmo de vida acelerado. Puede que tengas que considerar levantarte una hora antes. Si algo he aprendido con la maternidad es que el sueño está sobrevalorado. Un rato a primera hora de la mañana a solas es igual que unas mini vacaciones en un spa.

-Castigarle, sobornarle  o amenazarle por tardar demasiado en hacer algo: Cuando los niños tardan demasiado en cenar hay veces que tiramos por el camino fácil para ahorrar tiempo y le acabamos sobornando o castigando. Si no acabas eso rápido luego no hay parque. (Aunque luego no se cumpla. Por cierto, no cumplir la amenaza además te resta toda la credibilidad y resta valor a tus palabras día tras día). Es normal que el niño nos acabe tomando a broma y por otro lado el niño no aprenderá nada que le haga encender esa bombillita de sensatez para saber que tiene que hacer las cosas más ligeramente. Al día siguiente hará lo mismo, pues sólo ha recibido un castigo pero no ha aprendido la lección por sí mismo.
Estos castigos y amenazas puede que funcionen en el momento, pero a la larga son una tortura para la paz familiar, incluso para nosotros mismos... A largo plazo NO FUNCIONAN.

-Obligarle a hacer algo por las malas: Te pongo en situación. No quiere bañarse (no quiere cenar, no quiere vestirse, no quiere peinarse...). Simplemente explicale lo que pasará si no se baña. La consecuencia natural. También puedes destacar lo positivo de hacerlo. Por ejemplo en el agua puede jugar, puede divertirse... Si un día no quiere bañarse NO te tortures. Al día siguiente explicale que su pelito está sucio porque ayer no se quiso bañar y que deberá esperar a la noche para hacerlo y estar más agusto.
Probablemente al día siguiente no ponga ningún impedimento.

-Convertirte en un sargento: No te vuelvas loca con cenar a las 19.30. Baño a las 20.00, cuento a las 20.30 y en la cama a las 21.00. Se flexible, te lo agradecerás y te lo agradecerán.
Creo que un hogar no debe convertirse en un cuartel.



¿Y qué pasa en vacaciones con las rutinas?

El cambio de ambiente suele suponer un aumento del estrés del niño y genera cierta inseguridad interna.
Pero podemos apoyar el ritmo diario del niño tratando de seguir un orden básico en cosas fundamentales como las comidas, la higiene o la rutina de sueño.

Ejemplo:

1- El niño se levanta
2-Desayuna
3-Se lava la carita y las manos
4-Se viste

Después de eso el plan en vacaciones será muy diferente al de los días habituales de diario. Pero  ya seguimos un orden claro en sus rutinas de alimentación, higiene y también sueño. Hay que respetar en la medida de lo posible sus horas de sueño.

¡Ah! Si os apetece un plan como salir a cenar o algo así. Yo personalmente pienso que las normas siempre están para saltárselas, si no la vida sería muy aburrida. Creo que el niño tiene mucho más que ganar compartiendo esa experiencia con sus papis que siguiendo sus rutinas y quedándose con los abuelos en casa dormidito a las 21.00 ;)



¿Hay algo que pueda ayudar al niño a recordar lo que viene después en el día?

Cuando las rutinas se están interiorizando por el niño siempre nos planteamos de qué manera podríamos ayudar al niño a recordar exactamente qué viene después sin necesidad de recordárselo o anticipárselo.

El mejor método es la constancia. Cuando un niño repite una secuencia de tareas día tras día su mente empieza a clarificarse y ordenarse. De forma natural comienza a entender el transcurso del día y de la noche.

Si queremos un apoyo visual podemos imprimir unas tarjetas y preparar una pequeña tabla de estos estilos. Te dejo algunas ideas de la red.
(Nosotros no hemos llegado a usar esta técnica pero creo que es buena idea cuando no conseguimos ser demasiado constantes por nuestro ritmo ;))
Cuanto más visuales y realistas los dibujos mejor que mejor.
No pondría más de 10 tarjetas, y a ser posible sería conveniente que estas tablas estuviesen en una zona de tránsito de la casa y a la altura visual del peque.


Fuente: pinterest



http://www.icanteachmychild.com/printable-morning-routine-cards/



¿Y tú? ¿Qué importancia das a las rutinas de tu hijo/a? 


SI TE HA GUSTADO EL POST 
COMPÁRTELO 
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros pequeños grandes momentos diarios. También subimos algunos vídeos.
Además estamos en twitter, pinterest y youtube

4 comentarios:

  1. Muy interesante! Nosotros lo hacemos más o menos como vosotros: no mirar mucho el reloj pero sí rutinas. Personalmente creo que las rutinas son fundamentales para ellos...

    Eso sí, como dices, las normas están para saltárselas! Ahora estamos de vacaciones con la familia y los horarios son diferentes... Se lo explicamos y no pasa nada ;)

    Feliz día!

    ResponderEliminar
  2. Tema complicado, estoy totalmente de acuerdo...hay que ser flexible y paciente aunque muchas veces ,mas de las que me gusta,no soy capaz.
    La frustracion y el nervio me superan y acabo desesperada
    Cuanto mas leo de este metodo mas alejada me encuentro,espero q aunque despacio sea capaz de "hacer el cambio"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi consejo es que empieces por cambiar a tí misma. No en cuanto a lo que eres, pero sí en cuanto a lo que te provoca irá ,te distrae, te agobia... Es difícil no perder los nervios en ciertas situaciones de la vida diaria con un niño. Cuanta más fortaleza y paz interior para analizar con objetividad mejor y más respetuosos y comprensivos seremos. Ánimo! No es fácil pero querer es poder

      Eliminar
  3. Para mí los horarios son muy importantes. las rutinas y los horarios creo que van de la mano. Pero cada uno, debe ver que es lo que le funciona!

    ResponderEliminar

Blogging tips