jueves, 15 de septiembre de 2016

10 CLAVES PARA PONER LÍMITES MONTESSORI





Hoy quiero hablarte de uno de los aspectos que resulta más complicado a los padres a la hora de integrar la filosofía Montessori en el hogar; Poner límites



¿Por qué nos cuesta tanto poner límites?


Nos cuesta porque, cuando realmente estamos concienciados de aplicar la filosofía Montessori en casa, nos parece que si ponemos un límite vamos a mermar la libertad del niño.
La libertad en Montessori no es lo que muchos entienden: "Que el niño haga lo que le dé la gana en cada momento".
La libertad más profunda llega cuando el niño ha adquirido una autodisciplina. Esta autodisciplina sólo es posible en un ambiente preparado y con unos límites asimilados por el niño.
Hablamos de una libertad de elección, una libertad de trabajo, de movimiento, de desarrollo...



La libertad acaba donde empieza la libertad del otro.

Los límites son necesarios para guiar al niño, pero debemos tener en cuenta cómo y en qué circunstancias los ponemos para que tengan un fin educativo y no represivo. Los límites deben educar, no impedir el desarrollo.

Si quieres profundizar un poco más en la relación entre libertad y disciplina te recomiendo que eches un vistazo a este post:



10 CLAVES PARA PONER LÍMITES SEGÚN LA FILOSOFÍA MONTESSORI


Lo que quiero con el post de hoy es darte 10 pautas muy rápidas en las que puedes pensar a la hora de poner un límite para que sea constructivo y no destructivo:

1-Antes de poner un límite observa si el niño tiene a su alrededor un buen ambiente preparado.

2-Antes de poner un límite observa si el niño tiene algo interesante que hacer, una actividad constructora.

3-Debemos construir una relación positiva y empática con el niño para que esté receptivo a los límites.

4-Los límites los fijaremos desde la tranquilidad y la serenidad, nunca desde el enfado o la ira.

5-Los límites tienen que ser consistentes. Es decir, debemos tener la perseverancia suficiente como para mantenerlos en el tiempo.

6-Los límites deben ser concisos y concretos. "Hay que portarse bien" no es un límite ¿Qué es portarse bien? Un límite es "Hablar en tono tranquilo en casa"

7-Los límites deben ser flexibles. Piensa que tal vez no todas las circunstancias los requieren.

8-Los límites deben ser necesarios para el respeto de la libertad de todos. Por ejemplo: "No toques esa arena" es un límite NO necesario

9-Los niños deben tener límites desde muy pequeñitos. Será más difícil que los acepten una vez son mayores

10-Los límites tienen que ser razonables en función de la edad y el desarrollo del niño y en función de la circunstancia



Si tienes en cuenta todas estas claves para poner un límite a tu hijo verás como, en realidad, necesitas fijarle muy pocos límites.
Antes de terminar el post quiero recordarte, que igual que nosotros no somos perfectos, y puede que nos hayamos equivocado en alguna ocasión poniendo más o menos límites de la cuenta, nuestros hijos tampoco lo son. No debemos esperar que lo sean.
Pueden olvidar los límites, es natural. Sólo debemos recordárselos con tranquilidad y cariño. Poco a poco los irán asimilando.



Cuando los niños son muy pequeñitos es posible que la explicación del límite esté de sobra, puesto que no la van a entender. A medida que crecen debemos explicarles, de forma sencilla, por qué tienen esos límites. Es la forma de educar su capacidad razonadora.

Se trata de enseñarles a pensar, no a obedecer


Termino hoy con una frase que creo que te resultará muy reveladora, como a mí:


"Cada niño es único y necesita una libertad para crecer y explorar el mundo por sí mismos porque sólo de esta forma estaremos educando a los futuros hombres"
María Montessori

10 comentarios:

  1. Seguro que a veces ponemos de más o en el momento no idóneo, hay que contar un poco antes de ponerlo y tener paciencia y empatía. Gracias, nos ayudas mucho!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que hay que enseñarles a pensar y no a obedecer. Yo siempre le explico por qué tenemos que hacer una cosa así o asao, aunque mi niña es aun muy pequeñita y es dificil, como tambien lo es mantener siempre la calma y minimizar el uso del NO, diciendo las cosas de otra manera. Coincido en que ademas es importante ser lo mas concretos posible en nuestros mensajes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sobre todo cuando son pequeñitos. El otro día alguien comentaba que como le explicaba a un niño de pocos meses que no podía tocar el enchufe. Los niños no van a entender el mensaje del peligro, de modo con que bastaría con retirarles de allí. Aunque lo suyo sería tener un tapón de seguridad.

      Eliminar
  3. Me encanta cualquiera de las dos sillitas. A ver si tengo suerte pues me vendría genial.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cualquiera de las dos sillitas. A ver si tengo suerte pues me vendría genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acabo de dar cuenta de que este comentario está fuera del post! Ayss

      Eliminar
  5. Este post es una gran luz en nuestro andar como padres. Gracias.

    ResponderEliminar

Blogging tips