miércoles, 11 de marzo de 2015

HABLAMOS DE COLECHO



Qué buen tiempo estamos teniendo estos días, parece que ya se puede oler la primavera. Estos días en los que hay tanta claridad, tanto sol, el cielo brilla con un azul intenso...  A mi desde luego me motivan, son días que me cargan las pilas, me llenan de energía....
Ya os conté que Rayito es un niño trasnochador, y os dí, lo que para mí, han sido las claves para el descanso, que podéis leer aquí. Él tiene energía para dar y regalar, pero si después de una noche flamenca brilla el sol, las cosas se ven de otra manera.

Hoy os quiero hablar del colecho
 
Hay una gran diversidad de opiniones en lo que al sueño se refiere, yo no es que sea una experta en el tema Sueño, ni muchísimo menos, pero 18 meses de noches toreras,  dan para mucho.
Mucha gente me pregunta que cuándo pasamos al peque para su habitación, tengo sentimientos encontrados en este tema.
El colecho tiene para mí muchas ventajas, pero también tiene sus inconvenientes, como todo en esta vida. 


Adoro dormir con mi peque, me encanta despertarme y verlo dormidito, tan tranquilo, tan bonito.... Creo que es una de las cosas que me trasmite más paz y más felicidad.
Sin embargo, a veces me planteo lo que he perdido, la intimidad se pierde por completo, pierdes tu espacio de adulto, e incluso el poco rato que puedes tener para leer un libro o ver una peli, e incluso charlar en la cama con mi marido.
Esto es así, y es una realidad objetiva. Muchas veces son las 10 de la noche y me tengo que ir a la habitación con el peque para "dormirle" ya que por sí mismo no se duerme, pero veo que ya está muy irritable y cansadito. Claro, si tengo un libro y paso páginas el peque ya se despista, quiere coger el libro..., y al final nos dan las 12 y ni el peque se ha dormido, ni yo me he leído el libro. Me pasa lo mismo si quiero ver una peli, los anuncios tienen un magnetismo especial para él, es empezar el primer anuncio y se queda clavado, da igual que esté medio dormido, tiene una especie de sensor detecta-anuncios y en cuanto oye el primero se despierta, y es que se queda clavado desde el primero hasta el último.
El otro día estabamos en la cama charlando en bajito, porque el peque se acababa de dormir y no queríamos despertarle, y de pronto, miro para la derecha hacia la cuna-colecho y me lo encuentro sentado, y nos empieza a hablar "en su idioma" en voz baja, entre susurros. (creo que si hubiese sabido expresarse me hubiese dicho "ehh mama,... que yo también estoy en esta conversación y también se hablar en susurros...").
Cualquier distribución para dormir tiene ventajas e inconvenientes, desde mi punto de vista.

Entonces, ¿Cual es la mejor opción de distribución para dormir? 

Si tuviese que contestar esa pregunta diría que, desde mi experiencia, la mejor opción es aquella con la cúal cada familia se sienta más cómoda, y todos descansen mejor.
Si tener a mi peque en otra habitación va a suponer 7 u 8 paseos a lo largo de una noche, teniéndome que desvelar cada vez, estar 10 minutos en su habitación hasta que se vuelva a domir, y luego regresar a la mía, sinceramente, no me veo preparada, ni con fuerzas ahora mismo para eso.
¡Ojo! Quizá dentro de dos meses lo intente, porque el cuerpo me lo pida, o porque vea a mi peque preparado, pero en este momento no creo que ninguno de nosotros estuviésemos preparados para eso, con lo cual aunque suponga algún sacrificio es la fórmula que mejor nos funciona para el descanso.
Rayito va haciendo noches buenas de vez en cuando y eso me anima un montón. Intento ver los progresos que hace, no siempre es fácil reconocerlos, ya que van acompañados de muchos retrocesos, pero los hay, y con eso me quedo.

Y ahora viene la pregunta del millón ¿cúal es el mejor momento para pasar al peque a su habitación?


Creo que no hay un momento concreto, ni tampoco nos debemos de fijar un objetivo,  ("a los 12 meses lo paso para su habitación"), creo que depende de cada niño. Quizá haya peques que con 12 meses estén preparados y otros que con 6 años sigan necesitando el contacto de mami. No hay nada de malo en que nuestros niños duerman con nosotros, si lo hacen es porque lo necesitan de alguna manera, se trata de encontrar el equilibrio entre sus necesidades y las nuestras.
Mi peque con 18 meses creo que no está preparado, aún necesita de mamá, necesita ese contacto, y no pienso negarselo, él descansa y nosotros también, así que aunque suponga algunas desventajas, prefiero asumirlas y centrarme en lo positivo que es el colecho en este momento para nuestra familia.

 En mi opinión, lo más importante es estar muy atentos a cualquier señal del pequeño y saber interpretarlas para poder responder  adecuadamente a todo lo que nos trasmita el peque. 

En casa Rayito sabe perfectamente cuál es su habitación, su espacio propio, en la puerta pone su nombre y le hablamos de ella como SU habitación.
En su habitación tenemos una camita en el suelo, accesible a su altura, para que si lo desea pueda elegir cúando tumbarse y cuándo irse él solito a dormir. De momento no la usamos mucho. La tenemos para tumbarnos a leer, jugar, hacer guerras de cosquillas, saltar... vamos, de todo menos para dormir. (Aunque también hemos dormido alguna siesta). El caso es que si el peque decide que es el momento tendrá la oportunidad de aprovecharlo porque su camita está ahí para él, de forma accesible.
Rayito, un par de noches, cuando hemos dicho "vamos a dormir", ha entrado en su habitación y se ha tumbado en su camita, (al ver que no se dormía, hemos vuelto a la  habitación-colecho), pero lo importante es que ha tenido la oportunidad de hacerlo, el va andando a la habitación, tiene su cama en el suelo accesible para poder tumbarse y si un día quiere irse a dormir por su cuenta no habrá nada que se lo impida.
Para mí ese gesto es muy significativo, es una pequeña señal,  y tal vez el momento de independizarse de habitación no esté tan lejos como pienso, así que ¿por qué voy a agobiarme? voy a disfrutar cada minuto de abrazos en la noche, su respiración, sus manitas buscando las mías, sus despertares llamandome "mamaaa", sus caricias, el poder darle besitos, taparle en cualquier momento, sentir que mi pequeño está conmigo en mis sueños, que tiene su teta ahí para cuando quiera y que estoy ahí para él. Porque tal vez todo eso termine antes de lo que imagino, y estoy segura que lo añoraré.



Por supuesto, en esta tema hay opiniones muy dispares, creo que todo depende del cristal con el que lo mires. Yo trato de ser lo más respetuosa posible con las necesidades de mi pequeño,  no me gusta forzar algo que creo que sigue un proceso natural, por supuesto, no es todo de color de rosa, y quien diga que el colecho no tiene sus desventajas miente.

Se trata de buscar un punto de equilibrio en el que todos descansemos lo mejor posible, y el equilibrio no siempre es fácil. Pero hay que buscarlo, observar, estar atentos, seguir ritmos, disfrutar, centrarnos en lo positivo y....

A DORMIR

¿Vosotros qué formula seguis para dormir? ¿Qué os parece nuestra fórmula? ¿Han pasado vuestros peques para su habitación ya?






7 comentarios:

  1. Hola, parece que me esté leyendo a mi misma. A mi niño también lo tengo que ir a dormir yo, tanto en la siesta como por la noche. La siesta llevamos una semana que lo pongo en su cama, que también es bajita y se duerme bien, pero siempre con mamá al lado y por la noche duerme con nosotros, en la misma cama, él necesita el contacto, así que lo de dormir solo toda la noche creo que todavía está algo lejos, pero lo iremos intentando poco a poco, pero yo también tengo que estar preparada para tener que levantarme cada vez que se despierta y me llama, volver a dormirlo, volver a mi cama y hasta el próximo despertar, pero tampoco tengo prisa, poco a poco lo iremos haciendo aunque tienes mucha razón que el tema intimidad se ha quedado prácticamente a cero,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta Cotó seguro que antes de que nos demos cuenta toman esa decisión de independizarse de habitación, hoy una mamá en facebook me decía que su hijo con tres años había decidido ya dormir solito. El tiempo pasa y los peques crecen rapido, antes de que nos demos cuenta estarán independizados, estoy segura. Mientras tanto a disfrutar de las noches a su lado.

      Eliminar
  2. Hasta esta semana nuestro peque dormía no solo con nosotros, sino que además "entre nosotros", en la misma cama. El fin de semana pasado por fin probamos a quitarle una "pared" a la cuna y convertirla en cuna de colecho, para que él duerma ahí, sobre todo porque nosotros le damos mucha calor y se destapa (y nos destapa) y se estaba haciendo demasiado complicado dormir así. Al principio fue un poco caótico porque se despertaba y decidía bajar de la cama e irse al salón a jugar con cara de zombie, con un sueño que se caía... Luego mejor, y esta noche otra vez igual, se levantó, se bajó de la cama, y quería irse a jugar... Nunca tengo muy claro qué hacer en estos momentos, no sé si irnos a jugar al salón a las 6 de la mañana es una gran idea... En cuanto a pasarlo a su habitación está complicada la cosa, porque no tiene. Vivimos en un piso con solo un dormitorio (que, por suerte, es grande). Cuando quiera tener su habitación tendremos que mudarnos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hasta esta semana nuestro peque dormía no solo con nosotros, sino que además "entre nosotros", en la misma cama. El fin de semana pasado por fin probamos a quitarle una "pared" a la cuna y convertirla en cuna de colecho, para que él duerma ahí, sobre todo porque nosotros le damos mucha calor y se destapa (y nos destapa) y se estaba haciendo demasiado complicado dormir así. Al principio fue un poco caótico porque se despertaba y decidía bajar de la cama e irse al salón a jugar con cara de zombie, con un sueño que se caía... Luego mejor, y esta noche otra vez igual, se levantó, se bajó de la cama, y quería irse a jugar... Nunca tengo muy claro qué hacer en estos momentos, no sé si irnos a jugar al salón a las 6 de la mañana es una gran idea... En cuanto a pasarlo a su habitación está complicada la cosa, porque no tiene. Vivimos en un piso con solo un dormitorio (que, por suerte, es grande). Cuando quiera tener su habitación tendremos que mudarnos.

    ResponderEliminar
  5. Nosotros dormimos todos en la misma habitacion tambien, el mayor de 3 años duerme en su camita de Ikea adosada a la nuestra, a mi lado...y entre mi marido y yo el pequeño de 9 meses y dormimos tan agustito todos!
    Ellos tiene su cuarto donde juegan y se entretienen pero aún no nos hemos hecho el ánimo de ponerles sus camitas allí, pero será en breve. Tenemos pensado comprar la cama Kura de Ikea y usarla como litera y la camita de abajo a ras de suelo para el pequeño sino todavia para dormir por la noche en ella sí para jugar y que suba y baje el solito o para dormir algina siesta.

    ResponderEliminar
  6. Nosotros dormimos todos en la misma habitacion tambien, el mayor de 3 años duerme en su camita de Ikea adosada a la nuestra, a mi lado...y entre mi marido y yo el pequeño de 9 meses y dormimos tan agustito todos!
    Ellos tiene su cuarto donde juegan y se entretienen pero aún no nos hemos hecho el ánimo de ponerles sus camitas allí, pero será en breve. Tenemos pensado comprar la cama Kura de Ikea y usarla como litera y la camita de abajo a ras de suelo para el pequeño sino todavia para dormir por la noche en ella sí para jugar y que suba y baje el solito o para dormir algina siesta.

    ResponderEliminar

Blogging tips