jueves, 30 de marzo de 2017

NIÑOS MÁS CONECTADOS Y RAZONADORES CON MONTESSORI: LAS 10 CLAVES


Los niños que son educados bajo la filosofía Montessori están más conectados con la realidad y su entorno porque se nutren de él. Tienen más capacidad para razonar, están motivados y sienten libertad. 3 aspectos claves para cualquier ser humano.

Cuando hablo de niños conectados y razonadores me refiero a su capacidad para conectar con la realidad, sus periodos de concentración, sus ciclos de actividad, su entendimiento sobre el mundo y las consecuencias de sus actos, la conexión con el material de trabajo y su capacidad para razonar sobre sus actos y las consecuencias lógicas o naturales de estos.



Llevo ya varias semanas aprendiendo y ayudando en un cole Montessori. La experiencia está siendo totalmente transformadora.
Pasé una semana observando a los niños y el ambiente. La observación es un privilegio para cualquier guía y estoy feliz de tener esta oportunidad.
He estado reflexionando sobre muchos aspectos y cómo transmitírtelos. Me doy cuenta de lo diferentes que son los niños cuando absorben un clima de paz, tranquilidad y respeto.  En definitiva, me encuentro con niños mucho más dóciles y, en general, con más autoestima. María Montessori hablaba de "normalización". Se refería al comportamiento natural del ser humano en su infancia cuando se le permitía "ser".


Si quieres profundizar más en este tema puedes leer este post:
caprichos, mal comportamiento y falta de concentración según Montessori


¿Cuáles son las 10 claves para conseguir niños más conectados y motivados?



1- La perseverancia en los límites: 
Me doy cuenta de que los niños se saltan los límites porque no somos constantes con ellos. La constancia a la hora de poner límites es la gran clave para que estos sean asimilados por el niño.
¿Cuándo marcar el límite? Recuerda siempre esta frase y sé constante: Mi libertad acaba donde empieza la libertad del otro
"Ayer no se podía golpear en el plato, pero hoy nadie me dice nada = mañana podré volver a golpear con el plato".
Todo límite se tiene que marcar siempre desde la tranquilidad y el respeto. Constantes pero sin sermones. Sencillo, corto, entendible.

Deberíamos limitar faltas de respeto o peligro para:

-El material
-Las personas que rodean al niño
-El propio niño
-El ambiente a su alrededor

Te recomiendo que leas estos post:



2-La paciencia:
Los niños necesitan una figura adulta con muuucha paciencia y amor. Los peques no conocen cómo funciona el mundo y van a necesitar que alguien les marque los límites con perseverancia para aprender a moverse. Tendremos que repetir algunos muchas veces. Pasaremos por situaciones a veces tensas; cosas que se rompen, el tiempo que apremia, negación de límites necesarios...
La educación Montessori es una semilla que se planta en el niño de hoy y crecerá poco a poco en el adulto del mañana.
El problema de los adultos es que no tenemos paciencia, no tenemos tiempo y no tenemos ganas/fuerzas.

3-La filosofía Slow:
El único camino hacia la educación respetuosa es caminar a paso lento. El respeto hacia el ritmo de la vida interna del niño sólo puede producirse si respetamos sus tiempos. Debemos pensar en el tiempo que necesitan los niños para hacer las cosas y gestionar nuestro tiempo de adultos en base a eso. Los niños necesitan tiempo para vestirse, tiempo para comer y tiempo, muuucho tiempo, para jugar y explorar.
Se puede, claro que se puede. Sólo necesitas irte al punto 1 y 2 para conseguirlo: perserverancia en los límites (para reconducir sus acciones)  y paciencia.

En este post te hablé sobre la filosofía slow y la importancia de criar a ritmo lento.

4-La humildad: 
Los niños nos dan grandes lecciones de humildad. Cuando aprendemos a ver nuestros errores en lugar de fijarnos en los suyos estamos en el camino correcto. Ser humilde con el niño implica escucharle, responderle, apoyar su necesidad de apego, respetarle en caso de rabietas y conflictos. Cuando les hablas como si ellos fueran inferiores, haces que de verdad se sientan inferiores.

5-El respeto: 
El respeto a su trabajo, que no debe ser interrumpido por nosotros, el respeto a su necesidad de hacer las cosas por sí mismo, el respeto a su curiosidad,  el respeto a sus necesidades, el respeto a sus rabietas, el respeto a su intimidad, el respeto a su libertad como ser humano.

6-El entorno físico y emocional:
Los niños deberían tener estar rodeados de un ambiente tranquilo a todos los niveles. Un hogar sencillo adaptado para que pueda sentirse cómodo y moverse con autonomía. ¿Te imaginas vivir en una casa de gigantes? Te sentirías frustad@ ¿Verdad? Así es como se siente un niño en una casa adulta que no está adaptada para él.
El entorno debe ser sencillo y bien ordenado. Este orden le va a permitir construir un orden mental. Cada cosa debería tener su lugar o su área y estar siempre en el mismo sitio. Así el niño aprendera a establecer en su mente relaciones ordenadas entre los objetos y los conceptos.
Un entorno emocional tranquilo y ordenado también es crucial. Relaciones adultas basadas en una comunicación sana y respeto a lo que nos rodea. No hablar mal de otras personas es fundamental. En cuanto al orden emocional, llevar a cabo ciertas rutinas que permitan dar seguridad al niño sobre lo que viene después, es también una parte importante.

7-El control de nuestras propias emociones:
Si nosotros no somos capaces de gestionar el enfado, la rabia, la ira, la tristeza, el miedo, la angustia... No podemos exigir que los niños tengan esa capacidad. No olvidemos que los peques tienen una mente absorbente y nuestra forma de gestionar emociones será decisiva en la forma en que ellos gestionan las suyas y hacen frente a los problemas que vayan surgiendo en su camino.

8-Una comunicación sana libre de premios, chantajes, amenazas y/o castigos:
Cada vez que redirigimos la conducta de un niño utilizando un premio, un chantaje, una amenaza o un castigo estamos poniendo una zancadilla a su desarrollo, a su capacidad de razonar, de entender, de valorar.
Todas esas técnicas funcionan a corto plazo pero a largo plazo sólo conseguimos niños incapaces de moverse en libertad y razonar.

9-Ensalzar lo positivo en el niño, para que cada vez lo bueno vaya ocupando más espacio:
Cuando un niño progresa debemos hacérselo ver, enfocándole en sus logros, haciéndole notar su esfuerzo, su entusiasmo, su capacidad creadora. Debemos centrarnos siempre en lo positivo para que cada vez esto ocupe más lugar y vaya dejando lo negativo en un segundo plano.

10-Tocar el corazón del niño:
Será muy difícil conseguir poner límites a un niño, conseguir redirigir sus conductas y dejarle libertad si no sabemos llegar a su corazón. Tenemos la misión, como adultos, de tocar su corazoncito y cautivarlo. Las canciones y rimas con dedos son grandes aliadas, los cuentos, las curiosidades que hay en nuestro entorno, mostrarle el mundo con paciencia, la sonrisa, el tono suave, el movimiento y el tiempo dedicado al niño en exclusiva son algunas de las herramientas más valiosas que tenemos para llegar a su corazón y conectar con él.



Estos 10 puntos para son los más cruciales para conseguir niños más conectados y capaces de razonar, más serenos incluso a nivel de rabietas.
No todos los niños son iguales, evidentemente, pero si tienes paciencia, constancia y serenidad verás cómo esta semilla que hoy estás plantando mañana se convertirá en una bonita planta que será, sin duda, el proyecto más importante que habrás tenido entre tus manos a lo largo de tu vida.



¡Puedes hacerlo!


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

2 comentarios:

  1. Gracias Marta! Me ha encantado cómo siempre. Tengo que trabajar en unos cuántos puntos. Uno es en controlar mis propias rabietas �� porque la forma en la que me educaron está ahí y choca con la que quiero para mi hijo. Ayer me compré el libro de Laura Gutman: La maternidad y el encuentro con la propia sombra. Por qué he leido va un poco de eso. ¿lo conocías?
    Otra cosa que me cuesta y que ya comenté cuando publicaste hace unos días la entrada es la constancia en los límites. Más que nada ponernos de acuerdo el papi y yo...unas veces soy yo la severa y él permisivo y al revés pasa muy poco ��...
    En fin...poco a poco.
    Gracias de nuevo! ��

    ResponderEliminar
  2. Cómo siempre, qué razón tienes Marta... Yo también, como Fatiana, tengo que seguir trabajando algunas cosas. Poco a poco :)

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips