viernes, 24 de marzo de 2017

ERES MADRE, ESTÁS AGOTADA Y LO SABES




Nunca imaginé que fuera tan fuerte, que tuviese tanta energía, que fuese capaz de aguantar tantos meses sin dormir.
Porque dormir está sobrevalorado y mi hijo vino a este mundo para demostrármelo. Hace poco leía sobre un estudio realizado. ¡Pasamos más de 22 años de media en nuestra vida durmiendo! Eso es mucho para lo corto que es el camino. Que no está la cosa como para gastar años de vida tirada en la cama.
En este estudio probablemente no participaron muchos padres. Estoy segura de que la media hubiese bajado considerablemente.







Me puse de parto un Lunes a las siete de la tarde. Quizá hubiese saboreado más el sueño y hubiese pensado menos en ese bombo que me impedía ver mis pies y me dificultaba la respiración si hubiese sabido que serían mis últimas noches de "descanso" en días semanas meses.
Soy madre, y soy más fuerte de lo que pensaba. Tengo una leona dentro y no era consciente de ello.

Resulta que podía estar días sin dormir, también semanas, e incluso meses. No diré  años para no desanimar a las madres (y padres) que me leen. A pesar de llevar toda la noche despierta podía levantarme e irme al trabajo fresca como una lechuga pocha, podía trabajar 8 horas (y más), podía volver a casa y jugar, lavar, limpiar, podía sacarme leche mientras daba teta y leía, podía cocinar con mi niño en su mochila, podía recordar toda la agenda de citas del pediatra (que es muuuy heavy), podía hacer compra con mi bebé en brazos, podía bañarle, cambiarle cientos de veces el pañal, podía darle horas y horas de teta al día, ser esposa, hija, amiga, hermana e incluso podía escribir un blog de noche para ayudar a otros padres. 
(Vaya por delante que el padre siempre se ha implicado al mismo ritmo. Mientras uno cambia pañal el otro limpia, mientras el otro da el baño el otro hace cena... Hay trabajo para ambos y para más)

Lo único que no he podido hacer después de ser madre es... DESCANSAR

Mi niño venía con un sensor específico que cuando detectaba que mi culo iba a tocar alguna parte del sofá hacía que empezase a llorar. Así que si le cogía tenía que ser de pie, si le metía en la mochi teníamos que caminar. A veces caminar no bastaba y había que bajar escaleras que molaba más. Llegué a pesar 47 kilos. Siempre he sido delgada, pero mi hijo fue el mejor gimnasio para recuperar mi figura tras el parto.

Cuando tienes un bebé de alta demanda pequeños "detallitos" como dormir o comer pasan a ser grandes lujos. Tus necesidades vitales se convierten en extras. Empiezas a ver como algo idílico ir al baño sola a hacer caca durante cinco minutos. Darte una duchita rápida es  lo más  parecido a la sensación de ir a un spa durante dos días.
Por alguna extraña razón empiezas a recordar esos momentos como algo característico de la época prehistórica. Como si hiciese cientos de años que vives por y para un bebé.

Si te rodea un círculo de "sin hijos" y te dicen que han dormido mal te ríes tu de su insomnio y de su falta de tiempo. JA JA JA

Ser madre es un trabajo de 24 horas, 365 días al año. Las mamás somos unas pluriempleadas. Desde que damos a luz comenzamos a ejercer de enfermeras, psicólogas, nutricionistas, contables, maestras y coordinadoras de equipo. Además de nuestro trabajo anterior, que ahí sigue estando y que pronto volveremos a ver, dada la facilidad para la conciliación en nuestro país. Nuestros gobernantes nos ven capacitadas para hacer 15 trabajos simultáneos mientras alimentamos con nuestras tetas a un bebé de 3 meses y medio, que debería ser alimentado con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses.

Pues sí. Es todo un planazo llegar al trabajo con un par de horas interrumpidas de sueño a tus espaldas y las tetas reventando. Dos horas después , te ves sola,  escondida en el baño, con un amigo inseparable, que es el sacaleches, disfrutando de ese "kit kat" que es lo más comparable al Spa que añoras. Lo de menos es ese momento incómodo de sacaleches entre olor a pis. Estás tan cansada y tan triste pensando en tu bebé que ni siquiera puedes saborear ese "pequeño lujo".

¡La maternidad es dura para los puntuales! Te levantas de tu NO sueño a las 7.00 de la mañana para llegar a las 11.00 a tu cita con el pediatra. A las 10.35 tu bebé te vomita y te tienes que cambiar entera. A las 10.45 el bebé llora y lo pones a la teta para que vaya "tranquilito". A las 10.55 te dispones a salir de casa pero no sabes si hay tormenta porque de pronto escuchas un estruendo. El olor que te llega te confirma que el día está despejado y que tu bebé está de caca hasta las cejas. Vuelves a cambiarle y sales rápido, ya no porque llegues tarde, si no porque si te quedas 5 minutos más en casa se volverá a hacer caca, y lo sabes.

Llegas al pediatra 20 minutos tarde pero orgullosa porque vas preparada para todo tipo de imprevistos. ¡No se me ha olvidado nada este vez! Pañales, ropa de repuesto, toallitas, su juguete preferido para entretenerle... ¡De pronto te sube un calor por todo el cuerpo! Se te ha olvidado la cartilla del médico. Y eso que llevas tantas cosas que parece que en vez de ir al pediatra te vas a vivir a otra ciudad para siempre.

Ahí está el señor pediatra. Ese señor que te trata como si fueras una niña de 12 años que ha tenido un bebé. "¡Ay ay ay! ¡Que hay que venir preparada!"
Esas son las cositas que te acaban de rematar para hacerte sentir todavía peor.

Luego siempre ves a esas madres a las que les sobra tiempo para todo, que "no saben lo que es una mala noche", esas madres a las que ves impecables, peinadas e incluso con tacones.
¿Tacones? Yo sigo teniéndolos ahí en el armario, cogiendo polvo, para recordar esas épocas de la prehistoria en las que te podías pasar una hora arreglándote y salías en tacones sin importarte el dolor de pies posterior.

Señores, con todo lo que llevo a mis espaldas que se ponga tacones Rita la cantadora. El zapato plano mola también, y cuando tu peque comienza a caminar incluso empiezas a ver las deportivas más apropiadas para lo que te espera.



A mi siempre me hace mucha gracia escuchar a las señoras mayores que te dicen. "Hija, lo que tienes que hacer es dormir cuando duerma el niño". En ese momento te pasa por delante una película de toda tu vida. ¿Dormir cuando duerma el niño? A mi que me hipnoticen o lo que sea. ¡Yo quiero sincronizarme con él!

Las limpiezas del hogar empiezan a convertirse en lo más parecido a recoger el desastre de Chernobyl. Al final te centras en que no haya cosas que impidan el paso o abrir puertas y lo demás pasa como a un segundo plano.



Después de tu día en el trabajo, de sacarte la leche, de dar teta, de ir al pediatra con la casa a cuestas, de sentirte mala madre 100 veces al día por no estar, por olvidarte la cartilla, por no haberte levantado antes, por ducharte, por llegar tarde, por tener la casa como una leonera ¿Alguien se acuerda del cansancio?

A medida que pasa el tiempo la actividad va evolucionando. El parque pasa a ser tu habitat natural. Un lugar que al principio te transmite ternura, te trae recuerdos de tu niñez, pero que poco a poco vas aborreciendo porque te das cuenta de que en la comunidad madrera hay mucha, muuucha competencia (Pues el mío ya sabe los planetas, pues el mío ya canta la canción de Shakira, pues el mío...).

Yo me he buscado un parque "Chill Out", a las afueras, sin caucho, con tierra y lleno de naturaleza. Un parque para conectar y realmente esa es mi "sensación Spa" ahora mismo.



Su "sensor del sofá" sigue en funcionamiento. Ahora ha evolucionado y si ve mi culo junto al sofá lo que hace es tirarse encima de mí una y otra vez como si estuviésemos en un combate de la WWW.

¡Hace meses que ya duermo! aunque nos damos madrugones de las 6 de la mañana que no tienen precio. ¡Sí! ¡Todo pasa! ¡Todo llega!  La culpa siempre sigue estando, la actividad frenética, y la impuntualidad para respetar sus tiempos.



Soy madre y he estado agotada prácticamente todos los días desde que nació mi bebé, pero por alguna extraña razón no he tenido tiempo para sentirme todo lo cansada que debería estar.  Con el tiempo aprendí que además de madre soy un ser humano. Que me equivoco, que me olvido, que lloro, que duermo, que hago caca... Que tengo necesidades vitales para estar bien y poder dar lo mejor de mí. Tengo necesidades propias que debo atender para cuidar con consciencia.

Que si no me cuido bien, no puedo cuidar. Con el tiempo he aprendido que puedo delegar. Que me debo alimentar, que debo descansar. Que no debo exigirme tanto porque no necesito ser perfecta para ser feliz.  Y que la pa/maternidad  debe tomarse con buen humor y buen amor.

Estoy agotada, pero no me siento así. Seguiré caminando por la vida con ojeras, con deportivas y con manchas, pero intentando no perder de vista mi equilibrio. Ese que me permite mirar con las gafas de la felicidad,  que me permite ver los madrugones como una oportunidad para aprovechar el día y las tardes de parque como la mejor forma de conectar con mi hijo. Soy madre, pero el amor por mi hijo vence a mi agotamiento.





Posdata: Este es mi pequeño homenaje en clave de humor a todas las madres y padres que sienten que no pueden más. Que sienten que el chip está a punto de explotar.  Todos pasamos por algo parecido pero todo depende del cristal con el que se mire. Es una etapa más, que pasará y que llegaremos a echar de menos. Nuestros hijos serán bebés sólo una vez, serán niños sólo una vez y no podremos volver atrás. Puede que esta noche sea la última que te pida que le arropes, puede que mañana empiece a ponerse sólo los calcetines.
Cada vez nos necesitarán menos. Aprovechemos esa fuerza, esa adrenalina que nos da el amor infinito por ellos para dar lo mejor de nosotros, criar con consciencia y pasión y disfrutar de la etapa más maravillosa dura y agotadora de nuestra vida: Ser padres.




SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube






 
 
 
 




20 comentarios:

  1. Yo pensaba que sería incapaz, y me sorprendí aguantando como una campeona sin apenas notar el cansancio... Eso sí, cuando me tumbaba en la cama sentía como mi cuerpo, por fin, se relajaba.... Y a veces me sigue pasando!

    Curiosamente también llegué a pesar 47 kg como tú!5 menos que cuando me quedé embarazada. La gente me decía que qué bien me había recuperado.... Claro!! Si no paraba!!!

    Hay días difíciles, pero intento tomármelo como tú dices: es una etapa y algún día la echaré de menos. Y mientras estoy descubriendo que soy más fuerte de lo que pensaba :)

    Feliz día y feliz fin de semana!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay María! Estos peques que nos devuelven la línea! Un abrazote!

      Eliminar
  2. Excelente post!! Me lo voy a imprimir :) esa sensación de agotamiento extremo lo he sentido muchas veces a lo largo de mi maternidad, pero sobretodo al tener bebés, porque son momentos difíciles y más habiendo tenido al mismo tiempo otros chiquitines. Pero como dices, el tiempo pasa y luego se hecha muuucho de menos a esos bebecitos y luego a esos niños, cuando no te das cuenta ya son adolescentes y se acabó. Por mucho que cueste hay que intentar disfrutar del AHORA y olvidar los puntos negativos para que aprovechemos todo lo posible cada instante con los hijos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. me ha gustado ti entrada, yo estoy pasándolo verdaderamente mal con el sueño de mi hija, a veces me sorprendo como puedo tener fuerzas para afrontar el día habiendo dormido una o dos horas y encima por la mañana, ya no se la de series que habré visto en Netflix era reacia a ningún tipo de solución pero ya me está costando la salud y como bien dices no se puede críar bien si tu no estás bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animo! Lo del sueño no es fácil, pero pasará, seguro! Un abrazote

      Eliminar
  4. Increíblemente identificada! Jaja. Muchas gracias x este post Marta! Yobya me sentía/sabía agotada antes y ahora con 3 meses de bimaternidad hay dias q siento q no doy más con mi alma, q no tengo más para dar... Pero después las lágrimas se llevan todo y puedo volver a ver ese par de sonrisas que iluminan mi vida :) es q ser madre tiene de difícil lo que tiene de HERMOSO!

    ResponderEliminar
  5. Hola Marta!!! Excelente post!! Me encantó la naturalidad con la que has escrito. Me sentí muy identificada. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Justo vuelvo del parque... y derrotada. Me cuesta seguir el ritmo de mi hijo! Y leo esto mientras doy teta a la pequeña, y mi marido baña al niño que debia traer arena hasta en las orejas. Me ha gustado y me ha hecho sonreír (:

    ResponderEliminar
  7. Suscribo punto por punto. Me quedo con "si no me cuido no puedo cuidar" lógico, aplastante y absoluto.Con dos "satélites" en mi haber... Con todo y con eso, no me importaría ir a por un tercero!!! Avalada por una primitiva oficina course!! 😂😂😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar. Los niños son intensidad y felicidad al mismo nivel!

      Eliminar
  8. Primera vez q comento x aquí :-)
    Me ha encantando... Es q es taaan fugaz todo q no podemos perder tiempo en quejarnos o parar a pensar q estamos cansadas...
    Preciosas palabras Marta
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura. ¡Qué bien que te hayas animado a comentar! Te lo agradezco un montón. Es verdad que todo pasa a la velocidad de la luz. Un abrazote!

      Eliminar
  9. Me ha encantado tu post marta, es maravilloso ser madre aunque agotador pero sin duda es el trabajo mas recompensado que tenemos.

    Mi chica tambien es un poco demandante de mi , vamos que las hamacas tienen pinchos,los capazos, las cunas ... donde mejor esta es en los brazos de su mama, sin contar que la tia pesa un rato largo... pero yo estoy encantada y cada dia mas de que sea asi, ejejje

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Me he sentido completamente identificada, la falta de sueño es lo que peor he llevado desde que he sido madre. Ahora que mi peque tiene tres años, la cosa ha mejorado un poco sigue durmiendo muy poco, acostándose tard, despertando varias veces y levantándose de madrugada, pero ya tengo asumido que mi hijo es de poco dormir y ahora incluso me gusta pues tenemos más tiempo para estar juntos. Cómo bien has dicho esta etapa pasará, no volverán a tener esta edad nunca más y después la hecharemos de menos, más vale aprovechar cada segundo.

    ResponderEliminar
  11. Marta me hiciste llorar porque no solo tengo 1 tengo 3 varoncitos y que los he tenido seguiditos y el amamantar no ha parado en mi vida desde el 2013, sigo sin dormir de corrido, también he llorado y sigo llorando,me desespero, exploto pero también pido perdón a mis hijos cuando ya no aguanto mas.
    Me he sorprendido de como sin dormir lo necesario, estoy tan fresca al día siguiente pero es que estos tesoros que me da confiado Dios me llenan de alegría, de asombro, de vida, de risas y carcajadas, de llanto, de desesperación pero sobretodo de mucho mucho AMOR,daría mi vida por ellos y sigo pensando que son lo mas hermoso de la vida y mas a lado de un hombre que amo, me ama y que siempre me ayuda. Mi esposo y padre de nuestros 3 regalos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por este post! He podido llorar y a la vez respirar profundo para volver a conectar conmigo misma y seguir con la crianza consciente. El ajetreo de los días te hace poner el automático, el cansancio te invade cuando en medio de estar contando un cuento a tu hijo te descubres durmiendo con los ojos abiertos (simplemente te quedas en blanco). Pero tú hijo te necesita y tú ya no puedes dejar de pensar en él.
    Infinito amor, felicidad absoluta. Eso es lo que tenemos y debemos valorar.
    Gracias de nuevo 😘

    ResponderEliminar
  13. aMi nombre es Rivera, estoy aquí para testificar acerca de
    Dr. BAZ, es lo mejor que tiene incluso
    Me sucedió en esta vida, me trajo de vuelta mi
    Ex marido después de 6 meses de separación he intentado
    Mucha gente, pero no pudieron evitarlo.
    BAZ lo hizo por mí, estoy muy feliz, si usted es
    Tener problemas en su relación no se molestan
    Es suficiente contactarlo y seguir siendo bendecido.
    DRBAZSPELLHOME@GMAIL.COM
    contacto con él en Whatsapp +2348066141253
    Se especializa en lo siguiente

    1. HERPES
    2. Fiebre de Lassa
    3. GONORRÉEA
    4. VIH / SIDA
    5. BAJA CUENTA ESPERMA
    6. MENOPAUSIA ENFERMEDAD
    7. EPILEPSIA
    8. ASEPSIS
    9. CÁNCER
    10. DEPRESIÓN DE LA ANSIEDAD
    11. PROBLEMA DEL EMBARAZO
    12. ALS
    13. VPH
    14. EXTENSIÓN DE CUALQUIER TIPO
    Quítate tu amor
    ¡Póngale en contacto con y permanezca bendecido !!

    ResponderEliminar

Blogging tips