jueves, 15 de diciembre de 2016

QUIERO QUE MI HIJO RECOJA SUS JUGUETES: LAS CLAVES PARA CONSEGUIRLO





Que los niños recojan sus juguetes
creo que es una de las grandes luchas diarias en todo hogar con peques. Hoy te voy a dar 3 límites  y 3 frases motivadoras para conseguirlo.


Antes, quiero que tengas en cuenta que mantener el orden en casa con niños en fundamental para crear en ellos un orden interior. Es muy difícil que los niños se animen a recoger cuando la casa está inundada de juguetes, cuando estos están amontonados o cuando estos no tienen un orden fijo en el hogar. Por eso deberías comenzar por leer estos dos artículos como premisa:




3 Límites a la hora de jugar en un hogar:

Antes de darte ideas de límites debes tener en cuenta que los límites son aplicables a todos los miembros de la familia. Si nosotros no recogemos nuestras cosas no podemos pretender que el niño lo haga. El ejemplo vale más que las reglas.

1-Antes de sacar un nuevo juguete recojo el que YA no uso
Esto evita que luego la casa sea un caos. Cuando la tarea es corta el niño lo ve como un objetivo alcanzable, sin embargo si el salón parece la Zona 0 de Manhattan la cosa se hace demasiado cuesta arriba.

2-Coloco los juguetes en el lugar del que los he cogido
Si tenemos pocos juguetes y bien ordenados y clasificados por áreas será fácil encontrarlos y volverlos a colocar en su lugar. Podemos preparar áreas de juguetes desestructurados, de juego simbólico, puzzles... Así el niño podrá recordar fácilmente donde tiene que volver a colocar sus juguetes. Le estamos ayudando a crear esquemas mentales.


3-Procuramos utilizar tapetes siempre que sea posible en el juego
Cuando el niño está habituado a trabajar sobre el tapete ves claramente los beneficios de este. El tapete delimita el área de juego y concentra al niño en lo que está haciendo. De esta forma evitamos que el salón entero se convierta en SU zona de juegos. Cuando en un hogar hay dos o más hermanos esto puede ser crucial para evitar peleas. Con el uso de tapetes cada niño sabe dónde está su zona de juegos/trabajo y se evitan confundir o coger elementos de juego que está usando el otro niño. Me he dado cuenta de que el tapete acota pero nunca entorpece. Si no es lo suficientemente grande el niño puede salir fuera, pero siempre suele jugar alrededor del tapete. 
También es muy práctico para trabajar con juguetes de madera, que son más delicados y si se golpean contra el suelo pueden dañarse. El tapete los protege. No siempre tendrá cabida en el juego, pero en muchas ocasiones resultará tremendamente práctico.




Si se siguen estos tres límites y tenemos cierta constancia (el gran reto) con ellos verás como es mucho más fácil que los niños recojan.

Recuerda que los límites deben ser flexibles y que siempre deben ser constructivos y no represores. Ten en cuenta las circunstancias. Puede que se haya hecho tarde y el niño esté demasiado cansado, puede que no se encuentre bien, que esté pasando por algún momento de crisis o que detrás de la negativa haya alguna cuestión de fondo que no nos hemos parado a analizar.

Creo que desde muy pequeñitos los niños deben tener límites pero la forma de marcarlos deberá ir evolucionando con el niño y su capacidad de entendimiento. Nunca perdamos el sentido común.

3 frases motivadoras para animar al niño a recoger:


1-"¿Quieres recoger el puzzle primero o el barco? ¿Ponemos el barco aquí o allí? "
La idea es dar alternativas al niño que le inviten a ser partícipe del trabajo y aportar ideas útiles para el mismo

Si recoges tus juguetes la casa nos quedará ordenada y recogida como nos gusta verla.
Se trata de mostrarle las consecuencias naturales de sus actos y lo positivo de recoger. Puede parecer que esta frase no es demasiado motivadora y que al niño le da igual que todo esté tirado, pero ¡Creeme! Los niños adoran el orden y ver que todo tiene su lugar y que ellos saben cuál es ese lugar. Eso les da seguridad y confianza.

2-"¿Quieres que recojamos juntos? ¿Me ayudas a poner esto aquí? ¿Me puedes pasar esta ficha?"
Las preguntas siempre son buenas compañeras para captar la atención del niño. Si le presentamos la actividad de recoger como una oportunidad para hacer algo juntos en equipo resulta mucho más alentador. Además si le ofrecemos pequeños objetivos cortos y alcanzables como ¿Me ayudas a poner esto aquí? El niño se motivará lo suficiente como para ir superando pequeños retos que le propongamos.


La tercera frase motivadora vendrá cuando el niño acabe de recoger. Puede parecerte extraño pero ahora te voy a explicar su sentido.

¿Y cuándo ha acabado de recoger?


Si queremos que el niño valore su esfuerzo y su logro debemos procurar centrarnos en él y no en dar nuestra aprobación. Si le decimos "muy bien" el niño recibirá el mensaje de que cuenta con nuestra aprobación, de que nosotros estamos satisfechos. La idea es que sea él  mismo el que se sienta satisfecho con lo conseguido para que el próximo día esa satisfacción que consiguió ayer le motive lo suficiente como para animarse a recoger por sí mismo. 
Para ello debemos evitar expresiones como "muy bien" o "genial"  en la medida de lo posible.  Lo podemos sustituir por:

3-"¡Lo conseguiste!"

"Te has esforzado y todo te ha quedado recogido"

"¿Has visto qué ordenada está ahora la casa?"



Errores que solemos cometer para conseguir que los niños recojan


Para acabar quiero expresar algo que no me gusta nada para motivar a los niños a recoger sus cosas y que se usa bastante. Se trata de establecer competiciones del tipo "¿A ver quien recoge primero?"

Creo firmemente que la competencia es el principio de toda guerra. Despertar esa competitividad en el niño contra otro niño, contra su madre, o contra su padre, saca a flote muchos sentimientos negativos que no merecen la pena. Envidia, frustración, miedos...  Sinceramente, ¡preferiría el desorden!

Otro error peligroso sería amenazar al niño con tirar sus juguetes, con dárselos a otros niños, con no ir al parque, con no tener regalos en Navidad...
Los castigos, gritos y amenazas son muy tóxicos para el niño y para la familia en general. Si tratamos de redirigir las conductas de los niños infundiendo miedo en ellos no conseguirán aprender a pensar y razonar sus actos, sólo aprenderán a obedecer.

Puedes profundizar más sobre este tema leyendo:





¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Y tú? ¿Cómo motivas a tu peque para que recoja sus cosas?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, algunos vídeos y también todo lo que nos inspira.
Además, estamos en pinterest, twitter y youtube

5 comentarios:

  1. ¡Muy buena entrada! La difundo en nuestro grupo de Crianzas del Valle, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola!Me ha gustado mucho. Comentas que cuanto antes se empiece mejor,pero me gustaría preguntarte a partir de que edad? Tengo un niño de casi 15 meses, desde pequeñito, trato de tener todos los juguetes ordenados para que se lo encuentre así cuando va a jugar, sin embargo, lo de recoger aún no funciona, juega con u na cosa, coge otra y vuelve a la primera...y al final queda todo patas arriba...
    El tapete,tal y como sugieres...puede ser una forma de comenzar a trabajarlo??

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho y comparto el 99% del contenido. Procuro mantener los límites que indica en el artículo, usar frases motivadoras similares y acabar la tarea con alguna frase resumen que valore el esfuerzo. No obstante queda sin responder la pregunta: Y si se niega de manera persistente?
    En una ocasión, sin gritos ni amenazas, ante su negativa (no había sido la primera en los últimos días) le expliqué que si no me ayudaba a recoger, a mí no me parecía bien recoger los juguetes que había usado y que si los tenía que recoger yo solo, los tiraría a la basura pues entendía que no los apreciaba. Dicho y hecho, los tiré a la basura. Las sucesivas veces que se ha planteado la situación, ante la pregunta de si es que prefiere que los tiremos a la basura, se apunta a recogerlos. Tuve la picardía de no usar la táctica el día en que había jugado con juguete más apreciado.

    ResponderEliminar
  4. Geniales consejos! Nosotros procuramos seguirlos y, en general, nos va bastante bien. Aunqueu reconozco que tenemos que estar nosotros pendientes de que recoja antes de sacar lo siguiente... Si estoy yo en casa funciona, con mi marido y los abuelos... Cuesta un poco más jaja

    Y alguna vez lo ha recogidoi él solo sin decirle nosotros nada y ha sido una sensación genial. A ver si se repite... xDD

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada. Yo algunas cosas ya las hago y la verdad es que no lo suelo conseguir. Intentaré aplicar todo. También tengo la duda de qué hacer si, pese a todo, no colabora.

    ResponderEliminar

Blogging tips