miércoles, 1 de junio de 2016

MOTRICIDAD FINA CON LLAVES Y CERRADURAS



Motricidad fina: Un término que últimamente se oye bastante en educación. ¿Pero qué es realmente la motricidad fina y por qué es tan importante su desarrollo?


¿Qué es la motricidad fina?


La Motricidad fina es la habilidad para coordinar distintos grupos musculares que posibilitan hacer movimientos precisos y pequeños.
Esta función requiere coordinar funciones neurológicas, esqueléticas y musculares. Este tipo de motricidad se va desarrollando a medida que lo hace el sistema neurológico.
Para que el niño vaya desarrollando la motricidad fina necesitará coordinación, concentración, sensibilidad y desarrollo de la fuerza muscular.




¿Por qué es importante desarrollar la motricidad fina?


La Motricidad fina es el refinamiento de la motricidad gruesa presente en movimientos cotidianos como saludar, transportar un objeto grande, saltar...
Implica precisión, eficacia, economía, armonía... La que necesitamos para situaciones cotidianas como abrocharnos un botón, abrir una cerradura, dibujar...

El desarrollo de la motricidad fina es fundamental en el desarrollo psíquico e integral del ser humano. Nos proporciona una habilidad para experimentar con el entorno y es decisiva en nuestro desarrollo.


El desarrollo de la motricidad fina comienza prácticamente desde el nacimiento y va manifestándose en el bebé con pequeños logros y avances. Uno de los avances más importantes es el desarrollo en el niño de la función de pinza con sus deditos (12 a 15 meses). A partir de ese momento los niños van refinando y mejorando la precisión y la economía de movimientos.


¿Cómo fomentar el desarrollo de la motricidad fina en el niño?


Nosotros podemos proponerles ejercicios, juegos y actividades de vida práctica que contribuyan a desarrollar esta habilidad.

En Montessori las actividades de vida práctica, en su mayoría, persiguen precisamente el desarrollo de la motricidad fina entre otras cosas.

Trasvasar garbanzos, pelar guisantes, poner la mesa, barrer, doblar servilletas...

Son actividades que producen un resultado palpable para el niño y/o para su familia y eso le produce una tremenda motivación para continuar superando retos y desarrollando habilidades.





Hay una actividad de vida práctica especialmente beneficiosa para el desarrollo de la concentración, de la coordinación y de la motricidad fina necesarias para tener un control preciso de los movimientos.

Son las cerraduras y los candados. Las llaves tienen un magnetismo especial para los niños desde que son bebés. Seguro que has visto muchas llaves de juguete ¿Pero por qué dar al niño una llave de juguete que no produce ningún resultado si puede manipular una llave real?
La llave es un objeto cotidiano que el niño ve en su día a día, que brilla, que hace ruido y que abre puertas.  ¡Es algo muy especial! ¿No crees?


Por eso, este objeto de deseo puede ser el estímulo perfecto para fomentar el desarrollo de la motricidad fina.

La apertura de cerraduras sencillas es una actividad muy apropiada para niños a partir de los 14-15 meses  (siempre hablo de aproximaciones pues depende del desarrollo de cada pequeño).


Ideas DIY de actividades y bandejas con llaves y/o cerraduras 
de diferentes dificultades que pueden presentarse al niño:



Los tableros con cerraduras DIY son una buena idea para que los peques comiencen a practicar con cerraduras sencillas.




Fuente: www.theartofmakingababy.com





Puedes plantear una actividad que combine el color con el reto de la cerradura como esta:


Fuente:  kathysmontessorilife.blogspot.com



O también combinar números con el reto de abrir candados para niños más mayorcitos.


Fuente: Facebook




El niño en esta bandeja  discrimina las llaves por tamaños 

Fuente:  ittybittylove.blogspot.com



ASÍ PRACTICAMOS NOSOTROS


Quiero enseñarte nuestra particular forma de realizar esta actividad de vida práctica en casa.
Utilizamos un material muy especial artesanal de KUTUVA. La casita de cerraduras.










Es un material artesano coloreado con tintes naturales, que además estimula el aprendizaje de los colores, pues el niño nombra las puertas y habla de sus colores. Es de esos elementos de juego que van evolucionando con el niño. Tiene cerraduras de diferentes dificultades.





Lo bonito es que el niño puede abrir realmente la puertecita y encontrar algo. Dentro de la casita podemos colocar algún objeto que sorprenda al niño para que le motive más la actividad. Él mismo juega a abrir puertas, a meter objetos, los guarda, los saca, explora por sus ventanitas...










Te puedo asegurar que el peque pasa ratos larguísimos con su casita de cerraduras. Me encanta verle así concentradito.

El candado es el que más se le resiste de momento, pero va poquito a poco haciendo progresos. 

En el mercado hay varias casitas de cerraduras, pero sin duda, si puedes elegir un material artesanal elegirás un tesoro. La casita de KUTUVA transmite eso que sólo los materiales artesanales tienen: Esencia, historia, cariño, artesanía... Siempre que entran materiales artesanales en casa se lo explicamos al niño. Es una forma de que valore lo que tiene y el esfuerzo que hay detrás.




Te dejo el enlace a KUTUVA por si os apetece una casita de cerraduras en vuestra familia.









¿Qué te ha parecido nuestra casita de cerraduras? 



SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook, twitter, pinterest
Y ahora también en Instagram y en YouTube




2 comentarios:

  1. Uyy... como me gusta la idea. Me la apunto para investigar. Estoy bastante interesada en informarme sobre el método Montessori para aplicarlo en casa, ya que me parece muy útil y todo lo que aprenda me viene genial. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! Me alegro que te haya gustado!!😄😄

    ResponderEliminar

Blogging tips