miércoles, 8 de febrero de 2017

LOS 10 CONSEJOS BÁSICOS PARA VISITAR MUSEOS CON NIÑOS



Visitar museos con niños puede parecer un deporte extremo, pero es tan enriquecedor y constructivo que merece la pena intentarlo. Al principio, seguramente te causará un poco (o un mucho) de agobio, pero verás que poco a poco los niños aprenden las normas del museo.

Está claro que hay museos más apropiados para niños que otros. A nosotros nos encantan los museos en los que se puede tocar y participar activamente. Si quieres conocer  cuales son los museos más apropiados para niños de nuestro país puedes consultar este post (y sus comentarios):







Hay ciertas pautas básicas para visitar un museo con niños y que la experiencia sea positiva para todos. Es muy posible que si no tienes en cuenta estos consejos te veas corriendo por el museo, o saliendo de él antes de llegar a la primera sala.
Recuerdo mi experiencia corriendo por el museo de la automoción de Málaga y la verdad es que me viene un calor en pleno mes de Enero que no es normal. Hoy quiero hablarte de estas pautas que he ido aprendiendo con el tiempo.




Nosotros aprovechamos para visitar museos en nuestros días libres. En todas las ciudades hay museos y exposiciones increíbles que merece la pena conocer y sobre todo vivir. A veces viajamos sin conocer lo que tenemos en nuestro entorno y es una pena no aprovecharnos de ello en nuestro día a día. Siempre que hacemos alguna escapada también solemos sacar hueco para visitar los museos más interesantes de la ciudad. Son experiencias de aprendizaje, y todo lo que se vive de niño creo que de una manera u otra queda grabado en el subconsciente, a pesar de que con los años no lo recordemos.



10 CONSEJOS BÁSICOS PARA VISITAR MUSEOS CON NIÑOS


Vamos allá con las pautas básicas que harán de la visita al museo una experiencia enriquecedora para toda la familia:

1-Planificar la visita con antelación y conocer las actiífiidades y horarios que ofrece el museo. iPersonalmente me gusta llamar antes al Museo y preguntar directamente por el horario. Algunos museos no tienen las webs completamente actualizadas, de modo que puedes llegar y encontrarte que está cerrado. Algunos Museos tienen rutas guíadas especiales para niños o disponen de actividades y talleres específicos para los peques. Merece la pena estar enterado.



2-Informarte con antelación sobre lo que vas a ver en el museo para poder hablar con propiedad al peque de ello.



3-Recordar las normas básicas del museo justo antes de entrar en él. Nos agachamos a la altura de los niños y se las refrescamos con serenidad:
  • Hablamos en voz bajita
  • Caminamos despacio por el museo
  • Siempre respetamos los cordones de seguridad y las obras expuestas


4-Elegimos un horario de visita en el que el peque esté despejado y receptivo. Si está cansado o hambriento puede que en la visita acabes viendo a un pequeño gremlin en lugar de a tu pequeño. Recuerda también que la visita de un museo con niños nunca va a ser al mismo ritmo lento y sereno que lo haría un adulto. Cuando vas con un niño debes estar mentalizado a saltarte cosas y a entretenerte muuucho tiempo en otras. ¡Sigue su ritmo! A veces el fracaso de la visita viene por un error de expectativas del adulto.



5-Hablamos al niño sobre todo lo que le rodea en el museo con entusiasmo. Se trata de contagiarle la pasión por la belleza del mundo que nos rodea ¿Has visto qué techos? ¡Vaya! ¿Te has fijado en esta roca qué brillante es?



6-Las explicaciones que demos al niño deben ser de una duración y dificultad apropiadas según su edad y su nivel de desarrollo. Siempre digo que es mejor que se queden con ganas de más que no que lleguen a aburrirse.



7-Si el museo no está específicamente preparado para tocar o para el niño te recomiendo que prepares un juego de investigación antes de visitarlo. Eso hará la visita especial y apasionante para el niño.

Te cuento cómo lo hacemos nosotros
Por ejemplo, hace poco estuvimos en el museo un museo espectacular pero poco acondicionado para niños de Art Nouveau y Art Decó. Se convirtió en una experiencia fascinante para él. En todos los museos suele haber unos catálogos a la entrada con fotos de algunas de las obras más representativas del museo. Nosotros aprovechamos este catálogo para una especie de gymkana por el museo. El peque tenía que buscar las obras del catálogo y las íbamos tachando. Aprovechábamos para hablarle brevemente de ellas.





8-Fomenta la curiosidad del niño. No te limites a hablarle de lo que ves ¡Haz preguntas! ¿Qué será lo que tiene ese coche ahí? ¿Ves alguna piedra morada? ¿Que crees que será lo que tiene ese animal en la boca?



9-Lleva algo de comer (que no manche) y algo de agua. Como los niños son imprevisibles es mejor que lleves alguna pieza de fruta y algo de agua por si hay un ataque repentino de sed o de hambre. Es cierto que en los Museos no se suele permitir comer, pero más vale salir a la entrada y picar algo que tener que abandonar el Museo.
Por cierto, y quizá esto podría ser otro básico. La sillita es muy poco recomendable para visitar un museo en familia. El niño va a querer explorar, ver y participar de forma activa. A veces necesitará que le cojas para ver mejor algunas obras y posiblemente vaya de la manita de un adulto. De modo que la sillita mejor en casa.




10-Haz fotos (siempre que esté permitido) y recordar la experiencia de vez en cuando para que quede grabada de alguna forma en la memoria a largo plazo.




En casa nos encanta visitar Museos con el peque. A él le chifla también. Lo toma como una auténtica aventura. Empezamos visitando museos con él cuando tenía poco más de un añito y desde entonces no hemos parado. Los de transportes son sus favoritos ;)




Si te ha gustado el post ¿Me echas un cablecillo con algo que es importante para mi por fa?

Si te ha ayudado un poquito este post, o si alguna vez te han ayudado los artículos de Pequefelicidad me gustaría pedirte un favorcito insignificante. Nos presentamos a los premios 20 blogs de 20 minutos.
Invierto muchas horas, muchas noches, escribiendo para difundir otra forma de educar y criar a los niños, desde el respeto, la libertad y la empatía.
Si quieres apoyar mi trabajo y echar un cablecillo para que esta forma de entender la infancia tenga más visibilidad sólo te pido dos minutines de tu tiempo para que me des tu voto. Pequefelicidad es un blog muy modesto, pero tengo que intentarlo, aunque no soy yo de tener suerte en esto de los premios. ¡Quizá entre todos podamos conseguirlo alguna vez! ¿Me votas?


Te resumo los tres pasos para votar. Es muy sencillito:

Paso 1. Si no estás inscrito ya, regístrate en 20 minutos pinchando aquí . Rellena estos campos en 1 minutito. (Esto es lo más "rollo", pero no se tarda nada. No te van a mandar publi ni nada, no te preocupes)

Paso 2. Confirma el correo que te han enviado en tu bandeja de entrada. Si no lo encuentras busca en la carpeta de correo no deseado.


Pincha en el botón verde que pone VOTAR A ESTE BLOG (las estrellitas de arriba no tienen nada que ver)



  ¡GRACIAS! ¡Y MIL VECES GRACIAS! ¡Es algo importante para mí, y es una forma bonita de ayudarnos mutuamente!


¿Y tu? ¿Sueles visitar museos con niños? ¿Tienes alguna otra pauta básica que no esté en la lista?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO 
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blogging tips