viernes, 3 de febrero de 2017

WABI SABI: ¿Sabes apreciar lo que ven los niños?



Hoy quiero hablarte de Wabi Sabi ¿Wabi qué? Aunque esto te suene a comida japonesa NO lo es.
Aunque hay algo en lo que tienes razón. Es un concepto japonés.



¿Qué es Wabi Sabi?


Wabi Sabi 侘寂 es un corriente estética japonesa que consiste en apreciar la belleza de las pequeñas cosas, de lo efímero, de lo imperfecto.
Los japoneses son algo reacios a dar definiciones concretas a las cosas, así que más que una definición puedo hablarte de un pensamiento, de una forma de entender la felicidad y la belleza de lo que nos rodea. Es un concepto básico de la cultura japonesa. El concepto Wabi Sabi está relacionado con el budismo zen.

Los niños tienen una mente muy Wabi Sabi. Valoran los pequeños objetos que son capaces de dominar y controlar. Aprecian las pequeñas cosas, y no tienen un esquema de lo que es la perfección. De esta forma una mariposa, una hormiga, un agujerito en la tierra, una piedra, un palo pueden ser elementos bellos, perfectos, simples, rústicos...

Wabi Sabi es apreciar el cielo azul una mañana de invierno, poner las manos frías en una taza de leche caliente, ver y oler la lluvia desde la ventana, dejar que los rayos de sol toquen tu cara una fría tarde de invierno, contemplar un amanecer, disfrutar una mañana de Domingo en la cama sin hacer nada, el roció de la mañana, tomar tu comida favorita, el silencio, las carcajadas de tu hijo, ver un pájaro en un cable de luz....





¿Por qué los niños aprecian la belleza de las pequeñas cosas?



Seguramente, te habrás dado cuenta de que los niños se detienen especialmente en los pequeños objetos que les rodean con una sensibilidad única. Pueden ver incluso una miguita de pan en el suelo que para nosotros pasa totalmente desapercibida.

María Montessori decía que los niños pasan, en su desarrollo, por una serie de periodos sensibles. Esos periodos sensibles, únicos y limitados en el tiempo, les predisponen hacia ciertos aspectos; lenguaje, movimiento, objetos diminutos...



Seguramente sentir que pueden controlar y coger con sus manitas algo les hace resplandecer. Por eso desde el año hasta los cuatro años todo lo diminuto captan especialmente su atención.

A veces nos empeñamos en colmarles de regalos, de cosas materiales... No nos damos cuenta de que los niños se detienen en lo natural, en lo simple, en lo pequeño. Tienen una mente Wabi Sabi.

Los niños tienen interiorizado el concepto Wabi Sabi. Saben vivir el momento efímero y disfrutarlo sin preocupaciones


Una de las sensaciones más gratificantes y emocionantes que he experimentado como madre es recordar cómo es vivir el momento sin preocuparte de nada más. Los niños ríen, saltan, corren tan puros... No hay nada que ocupe su mente más que vivir y disfrutar.
Por eso los niños contagian su luz, su vitalidad, su esencia a todo el que está con ellos y sabe "volver" a ser niño.

¿Cómo aprender a disfrutar de las pequeñas cosas como los niños?


He preparado un decálogo para obtener felicidad real. Hablo de felicidad real porque con frecuencia construimos en nuestra mente una felicidad irreal, que pasa por ser millonarios, viajar a todas partes del mundo, en definitiva, tenerlo TODO.
Conozco muchos casos de personas que lo han tenido todo y han muerto solas atiborradas a pastillas por un gran depresión. También he visto muchas personas pobres dedicadas a los demás, a compartir, a hacer cosas útiles, personas entusiastas, que disfrutan de un amanecer, de un paseo por la playa, de una comida sencilla en verano con la familia con mesas y sillas de camping,..
También conozco personas con graves enfermedades que aprovechan la adversidad para hacerse fuertes, para crecer interiormente y hacer algo grande por los demás. ¿Conoces el caso de Pablo Ráez?
Es un joven con leucemia que comparte siempre en redes sociales frases positivas para dar luz a otras personas con la enfermedad. Ha sido el impulsor de una campaña para donar médula. Las donaciones se han multiplicado un 200% ¿No es increíble?

No podemos pensar que sólo debe solucionarse algo para ser de verdad felices. " Solo debo encontrar trabajo" "Solo debo tener otro hijo" "Solo debo perder 3 kgs" "Solo debo tener ese coche" "Sólo debo tener ese bolso"...  Seguramente en la vida vamos a tener adversidad, pérdidas, problemas, disgustos, enfermedades... Pero a pesar de todo podemos ser felices.  Porque la felicidad está en las pequeñas cosas. Los niños son puros y saben ser felices. Debemos deshacernos de las creencias irracionales, de las necesidades ficticias y de las neuras.

Quiero dejarte un fragmento del psicólogo Rafael Santandreu. Defensor de la psicología cognitiva, que a mí me ha permitido tener una mente un poco más Wabi Sabi gracias a sus libros:

"Cada necesidad inventada es una fuente de debilidad. Los pensamientos son los causantes de las emociones. Si aprendes a pensar de forma adecuada, aprenderás a sentir de otra forma, cambiando el diálogo interno, perseverando hasta revertirlo en un "diálogo racional", cuestionando las creencias irracionales que tenemos ".

1-Pon pasión a todo lo que hagas

2-Vive como si fuese tu última semana de vida
3-No te adaptes a lo que no te haga feliz
4-Cuando recibas críticas pon en una balanza Orgullo vs Felicidad
5-Aún en las situaciones más adversas puedes disfrutar la vida y hacer cosas útiles
6-Mira cada día el cielo y respira hondo, llénate de energía
7-Cuando estés agobiad@ párate a observar lo bello que hay alrededor
8-No te centres en preocuparte, sólo en ocuparte
9-Cultiva el desapego sano 
10-La felicidad está en tu mente, vive el momento como si no hubiese mañana






¿Sabes valorar lo que tienes o te agobias por lo que no tienes?



Uno de los grandes obstáculos para disfrutar el momento y apreciar las pequeñas cosas que dan felicidad es pensar en lo que no tenemos, en lo que podríamos estar haciendo y no hacemos, en lo que nos estamos perdiendo por no haber ido a un viaje, en lo que dejamos de vivir...

Hace un tiempo enseñé en el blog un material para fomentar el equilibrio de los niños. Una mamá me escribió triste comentándome la pena que tenía por no poder ofrecerle ese material a su pequeño para que tuviese más equilibrio.

Creo que muchas madres que leen frecuentemente blogs pueden extraer la idea equivocada de que los niños que ven en fotos o vídeos son más listos, están más preparados, se concentran más... Nada de eso. Tengo un niño completamente NORMAL. Sigue el desarrollo normal para su edad. Además es un niño intenso y muy activo. ;).   A veces se frustra, llora, se enfada, ríe, me persigue, tiene rabietas, corre, grita...Pensar que en un material se encuentran todas las respuestas es una creencia irracional. Las RR.SS fomentan mucho el postureo y la infelicidad de otros pensando en lo que se están perdiendo. Todo en las RR.SS tiene filtros, siempre hay problemas detrás, adversidad... Debes centrarte en tí y activar tu mente Wabi Sabi.

La tristeza de esta mamá no hubiese sido tal, si hubiese pensado en lo que tenía. Naturaleza, una acera para caminar por su bordillo, cualquier sitio al que subirse, una cinta de carrocero que poner en el suelo y practicar... No debemos crearnos necesidades irracionales. "Es un material estupendo, me gustaría tenerlo, pero puedo aprovechar lo que tengo y seré igualmente feliz."

Los niños sólo necesitan ser respetados y tener mucha naturaleza para tener un desarrollo sano e integrado. Lo demás está en nuestro pensamientos.

Aprecia lo efímero, las nubes, un atardecer, el silencio, tu niño riendo a carcajadas, tu niño tomando teta,... Porque después ya será tarde.

Vive como viven los niños, tan puros, tan vivos, tan niños. Activa tu mente Wabi Sabi y disfruta de la pequefelicidad. Los niños serán niños una sóla vez. Deja que te contagien su esencia. Abrete y cambia tu mente. Nunca es tarde para salir de la zona de confort y disfrutar.


TODAS LAS VIDAS SON IMPERFECTAS, PERO SON VIDAS Y SON BELLAS¡DISFRUTEMOS DE ELLAS!



¿Conocías la corriente Wabi Sabi? ¿Aprecias las pequeñas cosas que te rodean?



SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO 
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

2 comentarios:

  1. Precioso articulo. No conocía esta corriente pero si apreciaba esas sensaciones en los niños. Durante años en las escuelas y ahora con mi hijo teoría confirmada. Los niños saben vivir cada día como si fuera único, disfrutar de los pequeños detalles. ¿que nos pasa según crecemos? Deberíamos desaprender tantas cosas.. pero es posible si les seguimos a ellos, los niños tienen mucho que enseñarnos sobre la verdadera felicidad. Ahora nosotros disfrutamos de largos paseos sin destino,jugando, tocando, aprendiendo,parandonos en cada sitio que le sorprende..(ver que se han colado las hojas de otoño en una alcantarilla..��, un charco, unas escaleras...)en fin que tienes mucha razón en tus palabras me ha encantado el post y el consejo número 3 es mi favorito.un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, no conocía el concepto. Tienes toda la razón, de hecho para mí estámuy relacionado con esa frase de "la felicidad es un trayecto, no un destino".

    Vivimos en un mundo tan material que nos crea necesidades. Y demasiadas veces no nos damos cuenta dd que las cosas que dan felicidad no suelen costar dinero.

    Me quedo con la idea de wabi sabi para ponerle nombre a esos momentos

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips