domingo, 24 de abril de 2016

LO BUENO DE IR A UNOS PREMIOS Y NO GANAR







Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es... es... estoo... ¿Hay algo bueno en ir a unos premios y no ganar? 
¡Por supuesto! El Jueves era un día normal con mucho de especial. Ganara o no ganara tenía mil millones de cosas que hacer. Así que ese día tiré la casa por la ventana y no publiqué ningún post en el blog... Y es que cuando publicas posts de Lunes a Viernes te conviertes en un robot bloguero que tiene sus rituales muy claros. Levantarte, desayunar y publicar. 
Tenía tanto que hacer que por momentos olvidaba que tenía que irme a Madrid. 





La entrega de cuentos al hospital Virgen de la Arrixaca estaba programa desde hacia días, pero por algún motivo extraño los señores repartidores de Correos Express querían darle emoción a la entrega, y apuraron hasta el Jueves a las 9 de la mañana para llevar los cuentos al director del cole que se había prestado a ayudarme.
Yo ya me los imaginaba haciendo la entrega de cuentos a cámara lenta, como en las películas cuando el jugador de baloncesto tiene que meter canasta en el último segundo que dura una eternidad y media.
¿LLegarán los cuentos, no llegarán? La histérica de las reclamaciones en correos ya se puede tranquilizar. Los cuentos están en su destino. La operadora de correos debió pensar que me hacían falta unas vacaciones. 
¡Al fin lo habíamos conseguido! Los cuentos habían llegado sanos y salvos, y Jesús (El director del cole de Murcia que me prestó su ayuda incondicional) me tranquilizó.
Conseguimos entregar cientos y cientos de cuentos, ¡y lo hicimos a tiempo!








La mañana transcurría mientras acababa mi investigación sobre "El Aprendizaje",  que tenía que entregar al día siguiente.
Partí hacia al trabajo, no sin antes pasar por correos para recoger nuevos paquetes de cuentos para un tercer hospital. Los de Correos deben pensar que soy una obsesa de compras en amazon y que tengo un serio problema de adicción a las compras por Internet, y es que esa es una etiqueta que te pueden poner cuando vas todos los días a correos, incluso cuando no tienes resguardos de estar ausente en casa, por si acaso ha venido algo y no te han dejado el resguardo ¡Vengo a por mis paquetes!, ya me llaman por mi nombre ¡Espera Marta, que hay otro paquete! ¡Oh Dios mio! ¡Pero si saben mi nombre!...

Después de trabajar toda la mañana, de contestar algunos mails en minutos muertos y de comer. Llegó ese momentazo que te parece de la prehistoria cuando tienes hijos. Y es cuando te pones toda mona como si fueras a salir hasta las tantas, como hacías cuando no tenías hijos, "¡bueno! oye, si me arreglo sigo siendo hasta resultona vas pensando, mientras te pones 2 kilos de antiojeras..."

Unas cuantas capas de pintura (y chapa) después, estábamos listas mi hermana y yo, bueno, ¡y mi sobrina! (dos años y 8 meses) que se había pintado las uñas, los labios, se había puesto las botas de su madre y un collar de esos que hacen que te pese el cuello y estaba totalmente dispuesta a quitarle el puesto a su madre en su papel de acompañante de nominada.

Rayito no es que no estuviera dispuesto, es que se quedó dormido después de comer, así que no se pudo maquear...

Cuando ya estábamos listas, con nuestros zapatos planos en una bolsa, para cambiarnos cuando se acabara "el sarao", la Piruletita decidió que ella también se preparaba una bolsa y metió su muñeca y accesorios en ella... ¡Que no sabe una cuando le va a surgir el instinto maternal!

El momento delicado vino cuando abrimos la puerta y le dijimos que ella no podía venir. Ahí ya empezó un baño de lágrimas inconsolables, rabietas encadenadas... El primo se despertó, "¡Que yo voy, que yo voy!"
Ahí estaba ella, con su chandal rosa, sus tacones, los morros y las uñas pintadas, y dispuesta a irse al "sarao" con la muñeca en una bolsa...!
Después de intentar calmarles y de sentirnos las peores madres del mundo mundial, nos fuimos (con mucho remordimiento de conciencia y pocas ganas. Teníamos dos horas por delante de viaje hablando de niños; el tema estrella).

Al fin estábamos en la carretera, como Thelma y Louise... Nos íbamos a unos premios importantes con nuestros zapatos planos de repuesto, que por muy importantes que sean los premios, te acaban doliendo los pies, y es un dolor que desde que te conviertes en madre, dejas de tolerar de forma irreversible.



Conducir por Madrid es otro mundo aparte, no sé si tardamos más en el viaje (dos horas) o en aparcar. Pero aparcamos, y ahí estábamos nosotras. A mi me daba la risa todo el tiempo. Supongo que es un mecanismo de defensa, "¿Qué pintamos aquí?"
Pero pintábamos, porque estábamos nominadas en la categoría "blogosfera" (que no se muy bien qué categoría es) se define como  TODO LO QUE NO ENCAJA EN OTRAS CATEGORÍAS....
Así que el nombre ya es bastante inquietante, pero oye, ¡que a mi me hacía ilusión a rabiar estar allí!.

Mi madre ya me había dicho que viviera la experiencia, porque ganar no iba a ganar, así que al menos llevaba mi dosis de realidad desde casa... (Qué visión de futuro tienen las madres)

¡Wuaou! Entramos... ¡ambientazo!, aquello estaba a tope... Nos hicieron fotos en el photocall, "¡anda!, fíjate". "¡Como a la gente importante!"  Eso ya fue un momentazo, ¡cualquiera me diría 10 horas antes cuando estaba en pijama frente al ordenador que el día acabaría en un photocall...! Paradojas de la vida de una madre bloguera.

Unos minutos más tarde ya estábamos acomodadas en nuestros asientos. Frank Blanco salió al escenario y oye, ¡en ese momento me empezaron a entrar los nervios...! Esos nervios que no me había dado tiempo a tener, y que de pronto hicieron que me temblase el cuello. ¡Sí, el cuello!

Los nervios no duraron demasiado... Como si se tratara de los Oscars después de decir los primeros premiados anunciaron los premios de la categoría blogosfera. ¡Chan cha chaaannn...! Los nominados son...
"Todo fue muy de Oscar"  Pasaporte digital, Pensando en la oscuridad, y Pequefelicidad...
Y el ganador es... ¡Pensando en la Oscuridad!


Es que ni el segundito de intriga me dejaron para saborear ese momento. ¡Toma jarro de agua fría! ¡Y toma pronóstico acertado de mi madre!
Bueno, pues hasta ahí habíamos llegado... 

Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que no tienes que salir al escenario sujetándote la cabeza porque te tiembla el cuello, que hubiese sido una situación muy pintoresca.

Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que una vez que sabes que no has ganado se te pasan los nervios de un plumazo y ya sólo te preocupas de pasártelo bien con tu hermana. 

Todas las categorías fueron desfilando. Había unos blogs increíbles, así que, lo cierto, es que lo tenía muy difícil.
Por el escenario fueron desfilando un montón de caras conocidas de la Radio, Internet y Televisión.
El momentazo de la noche fue el monólogo de Nacho García. Cuando vas a unos premios y no ganas pero acabas llorando de la risa, parece que todo te da más igual...

¿El vencedor de la noche? Boticaria Garcia, un blog genial de una mamá farmaceutica que acerca temas de salud a la población. ¿El premio? 5000 Euros y posibilidad de trabajar para 20 minutos. ¡Enhorabuena Marián! ¡Bien merecido!




Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que al menos estás allí, y tienes la oportunidad de poner piel a personalidades tan importantes como Arturo Pérez Reverte; la personalidad Online del Año .



Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que en la fiesta de después no te tienes que preocupar de entrevistas, ni de ver dónde dejas el premio porque quieres coger un canapé. Te puedes poner fino filipino a mojitos y jamón del bueno sin preocuparte de que otro nominado te mangue el premio en un ataque de ira hacia ti.



Comimos y bebimos (sin premios en las manos) y nos reímos un montón, además pudimos ver de cerca a gente como Isasaweis.



Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que puedes pasar una tarde-noche de risas con tu hermana como lo hacíamos hace tiempo, cuando no teníamos niños.

Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que te vuelves a las dos de la mañana para casa y después de dos horas de viaje ves a tu peque dormidito y sabes que ningún premio hubiera sido mejor que ese momento.

Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es que vuelves con más fuerza para intentar hacerlo mejor.

GRACIAS a todos los que me votasteis, las votaciones eran un peñazo absoluto, pero para mí significó mucho que pudiésemos ser el blog más votado de nuestra categoría y poder estar en esa Gala tan chula de 20 minutos. (Con lo que costaba votar).


Lo bueno de ir a unos premios y no ganar son las conversaciones con tu hijo el día después

-¿No te dieron el pemio mamá?
-No cariño 
-¿Ganó la otra mamá?
-No cariño, gano otra bloguera, pero no sé si era mamá o no
-Ohhhh, pobesitaaa mamaa
-No te preocupes cariño, mi premio eres tú
-Oh mami, te llevo en el corazón...


Lo bueno de ir a unos premios y no ganar es confirmar mentalmente que necesitas las vacaciones que pensaba la señora de Correos, y que, efectivamente, el blog se va de vacaciones unos cuantos días.
Vamos a desconectar, nos vamos de viaje a México
¿Os acordáis de que hace tiempo os pregunté en facebook vuestra opinión sobre qué decisión tomar ante un viaje gratis que le había tocado a mi marido o una formación que me hacía mucha ilusión hacer?

Pues bien, seguí vuestro consejo, y mi instinto. Suspendí la formación, y nos vamos unos días a México, a reconectar con nosotros mismos, a relajarnos después de unos meses muy duros a muchos niveles, a cargar energía, a bucear, a conectar con la naturaleza y nadar en playas de aguas cristalinas. Cuando leas esto ya estaré en el aeropuerto rumbo al paraíso.

Viajar es vida, son experiencias, y como me dijisteis en vuestros consejos, quizá aprenda  más del viaje que de la formación. ;

Prometo volver con las pilas cargadas, prometo que seguiremos disfrutando de los pequeños grandes momentos que nos traen los niños. 

Esos momentos tan especiales y mágicos que nos dan los niños son PEQUEfelicidad.


Estaré muy prontito  por aquí de vuelta.
Seguiremos con #cuentoscontraelcancer, decidiremos el tercer hospital, retomaremos la guía de Materiales Montessori, nuestras secciones, los retos de primavera para niños, habrá post novedosos, más ideas, inspiración...
Más pequefelicidad 

Hasta pronto


SI TE HA GUSTADO EL POST 
COMPÁRTELO

QUIZÁ ASÍ PEQUEFELICIDAD LLEGUE A MÁS GENTE 

Y EL AÑO QUE VIENE OS PUEDA CONTAR
LO BUENO DE IR A UNOS PREMIOS Y GANAR ;)


Puedes seguir el día a día con mi peque en facebook, twitter, pinterest
Y ahora también en instagram y en You Tube














5 comentarios:

  1. Oh Marta! En México! Qué sorpresa! Qué gran experiencia tener la oportunidad de disfrutar de un viaje así con tu familia. Te mereces mucho ese descanso,esa desconexión,ese tiempo.de.atención plena con los tuyos.
    Y respecto a los premios...para mí ya es todo un primer premio el haber estado entre los finalistas,madre mía! Puedes sentirte orgullosa. Y sobretodo de cómo repercuten tus palabras y tus iniciativas en la vida de tantas personas. Eres toda una inspiración.
    Y ahora...a disfrutar guapa!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Oh Marta! En México! Qué sorpresa! Qué gran experiencia tener la oportunidad de disfrutar de un viaje así con tu familia. Te mereces mucho ese descanso,esa desconexión,ese tiempo.de.atención plena con los tuyos.
    Y respecto a los premios...para mí ya es todo un primer premio el haber estado entre los finalistas,madre mía! Puedes sentirte orgullosa. Y sobretodo de cómo repercuten tus palabras y tus iniciativas en la vida de tantas personas. Eres toda una inspiración.
    Y ahora...a disfrutar guapa!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por llegar tan lejos, por poder estar ahí! Y disfruta de tus merecidas vacaciones, creo que hiciste muy bien con tu elección ;)

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por todos tus esfuerzos y por lo bien que has hecho las cosas.

    Que disfrutes de tus vacaciones :)

    ResponderEliminar

Blogging tips