jueves, 29 de octubre de 2015

LA IMPORTANCIA DE GESTIONAR DE FORMA SANA LOS TEMORES INFANTILES






Qué mejor semana que la de Halloween para hablar sobre la importancia de gestionar de forma sana los temores y miedos de los niños. ¿Estas preparado para luchar contra el miedo? Vamos a ver a qué suelen temer los niños, cómo puedes ayudar a tu hijo a combatir sus miedos de forma sana, y por qué es importante hacerlo.


¿A qué temen los niños?


Los niños, como los adultos, temen a muchas cosas. Están aprendiendo a conocer el mundo y su entorno. Y sobre aquello que es desconocido, o que no conocemos del todo, se generan muchas incertidumbres que pueden desembocar en temores. Vamos con ejemplos concretos. ¿A qué temen los niños?
El miedo es algo natural, pero si lo gestionamos de manera respetuosa, probablemente estos temores irán evolucionando e incluso muchos de ellos desaparecerán. Los niños suelen tener temor a:

-Personas desconocidas
-Sonidos fuertes;
-Rasgos peculiares de personas u objetos
-Oscuridad
-Separación
-Dolor

La mayor parte de estos miedos están infundados por el temor a lo desconocido, a lo que viene después.
Cuando los niños empiezan a anda,r también empiezan a caerse. Experimentan lo que es el dolor, y eso también crea, a su vez, el miedo al dolor. No es extraño que no quieran cortarse las uñas por ejemplo. No saben muy bien qué acciones producen dolor y cuales no.
Así mismo, la oscuridad genera incertidumbre. Una situación que el niño no puede controlar, eso le inquieta y le perturba.
Por otra parte, los niños tienen sus figuras de apego que son las que reafirman su personalidad. La separación de su mamá o su papá les descoloca, les produce angustia. Es como si le arrebatasen una parte de él mismo. El niño se siente inseguro, incompleto.
Sonidos fuertes, rasgos peculiares... pueden hacer que una simple batidora, una mascota, un payaso o un juguetem por ejemplo,  les provoquen temores. Es perfectamente normal


¿Cómo puedo ayudarle a combatir sus miedos?

Tener miedo es natural. Los adultos tenemos miedos. Los miedos y los temores también contribuyen a formar nuestra personalidad. Por eso, gestionarlos de manera adecuada y sana es importante para crear adultos fuertes y seguros.

  • Nunca amenaces a un niño o le hagas chantaje con sus miedos para que te obedezca:
 ¡Qué típico! "Venga, ponte la cazadora que si no apago la luz y te quedas aquí a oscuras tu solito". Comprendo que es eficaz a corto plazo, pero lo único que hacemos con esa amenaza es confirmar sus miedos. Es como decirle "¡Si! la oscuridad da miedo y algo va a pasar como no te pongas la cazadora".

  • No mientas a un niño: 
 En torno a los dos años los niños empiezan a tener curiosidad y a preguntar por qué sucede cada cosa. Quieren saber, tienen curiosidad, están descubriendo el mundo. No hay por qué mentir y dar explicaciones imaginarias. Imaginate que se va la luz en casa, y el niño pregunta porqué ha pasado eso: "¿Por qué mama? Porque vino un hombre y apagó la luz". ¿Quien ese misterioso hombre que vino?, ¿estará ahí cuando vuelva a mi habitación? El niño va a preguntarse todo esto interiormente. Los niños absorven todo, así que, por favor, no les confundamos. No les demos explicaciones falsas sobre el mundo. Más vale una explicación sencilla verdadera, que una muy chula pero falsa. Entender el mundo le ayudará a estar más seguro de sí mismo. Estamos poniendo los cimientos de una casa sólida y consistente.

  • No te inventes hombres de los sacos, lobos... 
Eso de "vamos que viene el lobo", lo siento pero no me convence, seguramente el niño obedezca pero estamos infundando unos miedos en el niño innecesarios. El niño que no sabe a ciencia cierta quien es el lobo, y por qué le tenemos que tener miedo, "¿cuando va a aparecer el lobo...? ¿Siembre que me encuentre solito?" Además esto no contribuye a que los niños confien en nosotros.

  • Respeta sus miedos, no le ridiculices: 
Tener miedo es natural. Todos tememos algo. Hay que respetar los temores del niño y NO reírnos de ellos. Si el niño teme al ruido del secador, reírnos de ello no le va ayudar a sentirse seguro. Aunque para tí pueda ser gracioso, el pequeño lo está pasando realmente mal. Acompáñale, no le fuerces, no niegues su miedo. El miedo es libre.

  • Valida sus sentimientos: 
Si el niño teme a los payasos, no hay por qué decirle que los payasos no dan miedo. ¡A él sí!. Valida sus sentimientos. "Sé que tienes miedo a los payasos pero mamá está contigo y el payaso sólo quiere hacer reír a la gente, hacer bromas..."

  • No fuerces al niño a enfrentarse a sus miedos, poco a poco:
  Si al niño le da miedo acercarse a una persona, ¿Por qué forzarle?. Lo mejor es ir haciendo un acercamiento progresivo, que respete su miedo. Podemos demostrar al pequeño, acercándonos nosotros, que no pasa nada. Pero el pequeño puede permanecer en la distancia. Él mismo dará el paso cuando se sienta preparado. 

  • Acompáñale
Acompaña y muestra tu apoyo al niño. Que se sienta arropado hará que gane seguridad. "Tranquilo, mamá está contigo hasta que te sientas seguro"Puedes demostrarle que no hay de qué temer, y algo que funciona es dar la vuelta a las situaciones y convertirlas en algo divertido. Por ejemplo; si le da miedo la oscuridad, puedes aprovechar para preparar un teatrillo de sombras chinas en un entorno oscuro.




Si el niño se siente seguro ycomprendido, sus temores, poco a poco, irán desapareciendo. Los miedos van evolucionando. A medida que el niño crece, y va conociendo algunas cosas del mundo, sus miedos cambiarán. Es posible que el miedo a la batidora pase pronto, pero llegará el miedo a los ladrones, a la muerte... 




¿Por qué es importante gestionar de manera sana y respetuosa los temores y miedos infantiles?


Porque tu hijo va a construir su propia casa, pero nosotros le proporcionaremos los cimientos.
En nuestra mano está que crezca en un entorno que le genere seguridad en su persona.  Todo ello le va a marcar en cierto modo, y contribuirá a que sea una persona más o menos segura de sí misma, más o menos confiada, más o menos miedosa. 
El miedo es bueno en su justa medida, pero no tenemos que dejar que se apodere de nosotros y de nuestra vida, porque eso nos impedirá avanzar y crecer.

Soy partidaria de que los niños conozcan el mundo tal y cómo es con sus cosas bonitas y no tan bonitas. A medida que crezcan irán comprendiendo los detalles, pero creo que mentir sobre las cosas y las inquietudes que nos plantean, sólo creará desconfianza en el pequeño e inseguridad.  Esto es una visión muy Montessori, lo sé, pero creo firmemente que el mundo tiene mucha magia como para tener que inventar mundos paralelos, lo importante es saber verla.

Al hilo de esto, el otro día compartí un artículo en facebook que me encantó y que está muy relacionado con esto que te estoy hablando. Hay que enseñar a los niños a ver los detalles, hay que educar la mirada. Puedes echar un vistazo a este post maravilloso de REJUEGA aquíSi aprendemos a ver esos pequeños detalles será muy fácil que alcancemos la verdadera felicidad. 





Para acabar quiero dejarte algunas citas sobre el miedo. A mi me han hecho pensar, espero que a tí también:

Los tímidos tienen miedo antes del peligro, los cobardes durante el mismo, los valientes, despues.
Jean Paul
- See more at: http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Miedo#sthash.trNB6jfP.dpuf
- See more at: http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Miedo#sthash.trNB6jfP.dpuf


Los peores embusteros son los propios temores
Rudyar Kipling

- See more at: http://www.citasyproverbios.com/citas.aspx?tema=Miedo#sthash.trNB6jfP.dpuf
 De lo que tengo miedo es de tu miedo
William Shakespeare


Para quien tiene miedo todo son ruidos
Sófocles


 Mañana, para terminar la #SEMANAHALLOWEEN y completar este post (que no quiero que se haga eterno) te hablaré sobre recursos concretos para afrontar los temores infantiles que pueden ayudar a minimizarlos.



 ¿A que temen tus hijos? ¿Como gestionas sus miedos?

SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA 

Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque, si quieres inspiración, ideas y formar parte de la comunidad pequefelicidad puedes seguirme en facebook, twitter y pinterest 

5 comentarios:

  1. Pues fíjate que el pipiolillo es bastante miedoso (como yo); tiene miedo a la aspiradora, los ruidos fuertes, se niega en redondo a entrar en algunas habitaciones... De momento intentamos poner en práctica todo lo que has dicho en este post.

    Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ahí para animar y comentar, que sería de este blog sin tus fuerzas... Mil gracias!! Sigue haciéndolo así de bien como mami. Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Y que hacer cuando no se tiene miedo?. Mi peque no es nada miedosa. No me malinterpretes, es algo que me encanta. El problema es que a veces intenta tirarse en plancha del sofá o de la cama, o del cambiador... Hay que cogerla al vuelo!!! Y claro la que paso miedo soy yo. Intento explicarle que se puede hacer mucho daño pero nada... Tiene 17 meses, que hago?

    ResponderEliminar
  3. Y que hacer cuando no se tiene miedo?. Mi peque no es nada miedosa. No me malinterpretes, es algo que me encanta. El problema es que a veces intenta tirarse en plancha del sofá o de la cama, o del cambiador... Hay que cogerla al vuelo!!! Y claro la que paso miedo soy yo. Intento explicarle que se puede hacer mucho daño pero nada... Tiene 17 meses, que hago?

    ResponderEliminar
  4. Impresionante post. Lo compartiré mañana en mis redes.
    Nosotros a nuestra niña nunca le hablamos del coco, ni del lobo ni nada de eso. No tiene ni idea de qué son.
    Y cuando se asusta por algo (normalmente por ruidos fuertes) le explicamos qué es: un vecino arrastrando muebles, un coche en la calle, papá con la aspiradora... Y ella se siente mucho mejor.

    ResponderEliminar

Blogging tips