lunes, 17 de octubre de 2016

EL PARTO Y LOS PRIMEROS INSTANTES EN EL MUNDO MARCAN AL SER HUMANO PARA SIEMPRE





¡Bienvenida/o a la semana del bebé en pequefelicidad! 




Tenía muchísimas ganas de poner en marcha esta iniciativa y este momento para mí es muy inspirador.
¡Estamos a punto de recibir a un nuevo bebé en la familia! Seguramente habrás notado que hace algún tiempo que la sección del blog "Cocina con tu peque" está paralizada. Marisa va a ser mamá en unos días y estamos todos muy emocionados. ¡Vuelve el olor a bebé!

La llegada de una nueva sobrinita y los preparativos me han inspirado para dedicar una semana íntegra en el blog a los bebés y las mamás. A los primeros instantes en el mundo exterior, cuidados, primeros elementos de juego, primeros descubrimientos... Todo lo vamos a ir viendo con el enfoque de la filosofía Montessori.

Para empezar la semana vamos a empezar hablando sobre la trascendencia del parto y los primeros instantes del bebé en el mundo exterior. ¿Vamos allá?

EL EMBARAZO. LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS DEL SER HUMANO


En su etapa prenatal el bebé es capaz de sentir, de saborear, de oír, de moverse... Hay todo un mundo de sensaciones. Debemos entender que el bebé tiene conciencia, memoria y que ya está acumulando experiencias de manera inconsciente.
La vida prenatal es decisiva en la formación del ser humano. El tipo de embarazo que lleve la mamá tendrá repercusiones a corto y largo plazo en el desarrollo de la personalidad del ser humano. Muchos de nuestros comportamientos y actitudes como adultos tienen su origen en las experiencias recibidas en la etapa prenatal.
El bebé percibe todas las emociones de la mamá a través de sus hormonas, del torrente sanguíneo...
Por eso, es importante el cuidado de la embarazada no sólo a nivel físico sino también a nivel emocional.
Otro de los puntos importantes es la aceptación del bebé por la mamá. Debemos cultivar el amor por el bebé y su aceptación desde el primer instante del embarazo. Si el bebé percibe ese sentimiento se sentirá más seguro y su desarrollo fluirá.
Hay muchos estudios sobre la influencia de las emociones negativas de la mamá en el bebé. Estas pueden repercutir de manera decisiva en la irritabilidad del bebé, en su hiperactividad e incluso en su apetito.
En nuestras manos está proporcionarles un primer hogar tranquilo, lleno de amor, de serenidad y de cuidados. Si tuviera que hacer una comparación diría que esta etapa prenatal sería algo parecido a preparar un buen sustrato para plantar la semilla.

 Quiero enlazarte dos artículos que he encontrado sobre el tema y que me han gustado especialmente:





EJERCICIOS DE CONEXIÓN CON EL BEBÉ:

Si estás embarazada ¡Enhorabuena! Quiero dejarte algunos ejercicios prácticos que puedes hacer para conectar con el bebé:


  • Sal a dar un paseo por la naturaleza. Respira y siente el aire entrando en tus pulmones. Visualizate con tu bebé en ese lugar, descríbeselo.
  • Elige una canción que te guste y cantala todos los días pensando en el bebé. Sobre todo cuando notes que se mueve más
  • Deja que otros miembros de la familia hablen con él, que expresen sus sentimientos y las ganas que tienen de conocerle.
  • Haz visualizaciones con los ojos cerrados, imagina a tu bebé tranquilo en su barriguita
  • Lee en voz alta y tranquila cuentos cortos
  • Habla con él cada día, dedica unos minutos al bebé. Aunque te sientas extraña al principio poco a poco te acostumbrarás.
  • Practica yoga o alguna técnica de meditación que te ayude a ser más consciente del momento que vives. Quizá también te ayude el mindfulness.


Además si ya hay más peques en la familia te recomiendo que leas estos dos post:





EL PARTO. LA SEPARACIÓN CON MÁS REPERCUSIÓN EN NUESTRA VIDA

Debemos estar preparadas para el parto, y no me refiero sólo a nivel físico, sino también emocional. La actitud con la que acudamos al parto será muy importante para su desarrollo. El miedo nos bloquea, nos cierra y es un transmisor de negatividad hacia el bebé.

El tipo de parto que tengamos es otro de los puntos claves en el desarrollo humano. El parto es la mayor experiencia de vida, así debe tratarse. El lugar donde parimos debería ser acogedor, el personal que nos ayuda debería ser inspirador y tranquilizador. El parto debería ser una experiencia natural, respetada, acompañada...

A nivel personal te cuento que tuve un parto bastante muy traumático. Un parto largo, en el que me vi sola muchas horas porque ese día había "otros partos".  Un parto que acabó siendo instrumentalizado con ventosa y en el que me practicaron la maniobra de Kristeller.  Por si no lo sabes, esta maniobra es muy agresiva tanto para el bebé como para la mamá. Está desaconsejada por la OMS porque puede producir consecuencias graves. Parí en una sala fría y vieja, con algunas personas poco agradables. Tengo que decir que no todas fueron así...
Todo influyó. La hospitalización no fue mucho mejor. La primera noche, las enfermeras que se encargaban de la planta de maternidad discutieron y se zarandearon con mi bebé recién nacido en brazos. Reconozco que la situación nos superó. Tuve que llamar a mi familia llorando a las tres de la mañana. Un bebé recién nacido al que le subía la fiebre por momentos, una mamá primeriza nerviosa que quería que le viese el médico, el médico no venía porque la enfermera no quería llamarle, se empeñaba en darle suero glucosado, el bebé vomitando...
La inexperiencia y el momento tan duro a muchos niveles que estaba viviendo hicieron que no actuase como debía haber hecho. El responsable del hospital se personó en la habitación y me pidieron disculpas. Lo dejé pasar porque no tenía fuerzas para levantarme de la cama y mucho menos para poner reclamaciones. Me he arrepentido mucho de no haber puesto una queja en ese momento.
Tuve algunas consecuencias a nivel físico en las que prefiero no entrar.

Mi niño siempre fue un bebé muy intenso, irritable... Te hable de ello aquí:




Cada día estoy más convencida de que el parto traumático que viví tuvo mucho que ver con la alta demanda.
No es fácil para mí contar esto, todavía lo llevo clavado dentro. No quiero asustar a ninguna futura mamá con mi testimonio, pero sí quiero que sirva para elegir bien el lugar donde parir. Antes de dar a luz pregunta en el hospital si admiten plan de parto, qué prácticas se utilizan, qué facilidades dan a las mamás para sentirse cómodas... Si no te sientes tranquila con el hospital vete a otro. ¡Así de claro!
También se que muchas madres han pasado por experiencias de parto parecidas y me gustaría que nos sintiésemos acompañadas unas por otras. El parto y los primeros instantes de vida exterior del bebé tienen repercusiones a muchos niveles. Parece ser que muchos médicos, enfermeras y matronas todavía no son conscientes de ello.

Os enlazo un artículo de El parto es nuestro que os puede aportar más luz:






LOS PRIMEROS INSTANTES DEL BEBÉ EN EL MUNDO EXTERIOR



¿De verdad es tan importante ir a pesar y medir al bebé tan rápido? ¿Es tan importante asearle nada más nacer? Señores médicos, no nos vamos a asustar por ver a nuestro hijo manchado.
La conexión mamá-bebé es un momento sagrado para ambos, decisivo y debe respetarse. Repito ¡Debe respetarse! Lo demás puede esperar.
De estos primeros instantes dependerá la confianza básica del bebé en el mundo, su predisposición a vivir, su actitud de seguridad o inseguridad ante la vida, su nivel de irritabilidad y su desarrollo integrado.
Para la mamá son momentos también vitales; De ellos dependerán la posibilidades de sufrir una depresión posparto, el despertar de nuestro instinto materno y la creación inmediata del vínculo mamá-bebé.
El contacto inmediato con la madre es clave para transmitir al niño puntos de referencia de su vida prenatal anterior. El olor, la voz, el tacto... Le harán sentir en un lugar familiar. El bebé se sentirá seguro y creará una actitud positiva para conocer el mundo.
El contacto piel con piel regula la temperatura del bebé, e incluso sus constantes vitales, le tranquiliza.
Debemos dejar que el bebé se acerque al pecho nada más nacer. Es más, lo natural sería no bañarle en los primeros momentos pues la sustancia que le envuelve facilita el primer enganche al pecho.

Protejamos esos primeros momentos de vida, porque nos marcarán para siempre. Muchas de nuestras actitudes ante la vida adulta tienen su origen en nuestra experiencia de nacimiento. Somos totalmente inconscientes de ello, pero parte de nuestra negatividad, nuestra inseguridad, nuestra facilidad para irritarnos o estresarnos estén más relacionadas de lo que nosotros pensamos con ese momento clave de nuestras vidas. La llegada al mundo y nuestros primeros instantes en él. ¡Ayudemos a la vida desde el origen!


¿Cómo fue tu experiencia de parto? ¿Cómo crees que influyó en tí o en el bebé?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, algunos videos y también todo lo que nos inspira.
Además estamos en pinterest, twitter, y youtube

8 comentarios:

  1. Yo soy un desastre, empecé a contar mi parto en este post ( https://mecachismama.wordpress.com/2016/01/20/mi-parto-sin-detalles-desagradables/ ) pero no llegué a publicar la segunda parte (que quizá para muchas mujeres sea la más interesante). A ver si me pongo por fin un día!!! Buen post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que contarlo es positivo, no sólo para otras mamás si no para nosotras mismas

      Eliminar
  2. Mi parto fue asistido por un Dr maravilloso. Pero mi madre me hizo enojar diciéndome que era una ridícula por gritar pero de verdad tenía mucho dolor eso fue muy estresante para mi no era el momento ponerse a pensar en que dirán los vecinos. Al llegar al hospital el dolor era insoportable pero en general el personal fue agradable, el cuarto no era lindo y no estaba como yo había pedido pero no puedo decir que fue traumático y mi Dr de verdad fue maravilloso mi esposo estaba de viaje y no puedo estar en el parto llegó una semana después y el Dr tomo el lugar de mi esposo fue un apoyo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Mi parto fue un poco complicado, se me adelantó 15 días, estaba ingresada por observación por riesgo de preclamsia, rompí aguas a las 6 de la mañana, estaba sola por k le dije a mi marido que fuese a pasar la noche a casa k yo estaba genial, lo llame a las 8 para decirle que estaba en paritorio. Fue un parto muy largo e instrumentado. Pero yo lo recuerdo muy tranquila, con profesionales muy atentos y empaticos, que me ayudaron a poder traer a mi peque al mundo.
    Sobre si ha influido la llegada al mundo como es mi peque ahora? Pues no se la verdad, siempre ha sido un niño muy muy de alta demanda, Pero no lo relacionó con el parto. El parto de mi cuñada fue mucho más difícil k el mío y mi sobrina fue el bebé más tranquilo del mundo. Así k no creo k siempre esté relacionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea una relación directa, ni que todos los partos complicados desemboquen en niños AD. A cada mamá y a cada bebé le afectará la situación de una forma. Yo tengo convencimiento de que es un cúmulo de circunstancias y que la carga genética también tiene que ver pero sin duda creo que es un factor influyente y es algo que está demostrado por diferentes estudios

      Eliminar
  4. Excelente post Marta!!! Mis felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente post Marta!!! Mis felicitaciones!!!

    ResponderEliminar
  6. Se me ha encogido un poquito el corazón al leerte; y me has hecho recordar mi parto, que también fue bastante traumático para mí y para él... Sin entrar en detalles: matrona que no respetó mi plan de parto, epidural mal puesta, expulsivo sin éxito, cesárea de urgencia, bebé a neonatos y yo a mi habitación sola... Lactancia materna complicadísima que, afortunadamente, pudimos salvar. Anemia enorme por la cantidad de sangre que había perdido, no tenía fuerza para nada. Mi pobre bebé llorando sin mí (por la cesárea no me dejaban ir a verle, tenía que estar en la cama)

    En fin, que sí, que tienes toda la razón. Lo importantes que son esos momentos... Es curioso, pero yo también creo que muchísimo de lo que él hizo después y de cómo me comporté yo después tuvo que ver con esas horas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Blogging tips