domingo, 23 de octubre de 2016

EL MARAVILLOSO PODER DEL TACTO Y EL VÍNCULO AFECTIVO CON EL BEBÉ





Hoy tengo el placer de presentarte a Miriam Escacena. Conocí a Miriam en nuestra formación Montessori como guías. Es una de esas personas que nada más conocerla sabes que desprenden vida y entusiasmo. Miriam es fundadora de la asociación de crianza “Entre Nubes”, Educadora de Masaje Infantil por la organización internacional IAIMinstructora de lengua de signos para bebés, instructora de porteo, formadora de La Pedagogía Blanca y actualmente se está formando también como Guía Montessori de Comunidad Infantil.
Hoy,para continuar con la semana del bebé nos habla del maravilloso pode del tacto y el vínculo afectivo con el bebé




El maravilloso poder del tacto y el

 vínculo afectivo con el bebé



Querid@s amig@s,

Estoy encantada de participar en este precioso proyecto de Marta y muy feliz de poder abrir este espacio de  colaboración para tratar temas de infancia y educación.

Cuando leí el post de Peque Felicidad en el que nos hablaba de que iba a lanzarse con la #lasemanadelbebé algo en mi interior me dijo que tenía que poner mi granito de arena en este hermosa iniciativa, ¡espero que os guste!


El increíble poder del tacto


Me gustaría comenzar el primero de mis artículos hablando del vínculo afectivo, alrededor del cual se centra todo mi trabajo, y muy concretamente de cómo podemos fomentarlo a través de la piel.

Como punto de partida para comprender todo os invito a reflexionar sobre una de las mayores diferencias de los bebés humanos en comparación con otras especies de mamíferos: nosotros nacemos sin completar nuestro desarrollo, y esto tiene razones fisiológicas. 




Debido a la evolución de nuestro cerebro necesitamos un tamaño de cráneo muy grande para poder albergarlo, pero si siguiera creciendo todo lo que necesita dentro del útero no podría pasar por el canal del parto. Por esta razón, el crecimiento debe completarse fuera, durante un periodo en el que el bebé es totalmente dependiente de sus progenitores: la extereogestación. Muchas veces se habla de que un embarazo son 9 meses dentro del útero más 9 meses fuera. Tan necesarios los primeros como los segundos, (sobre este tema recomiendo leer este maravilloso artículo de Elizabeth Antunovic, en su versión original en inglés o en esta traducida al español por Kangura).




Nils Bergman, prestigioso neonatólogo de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y una de las figuras más relevantes en el campo de los cuidados madre canguro,  habla de la importancia de los 1000 primeros minutos tras el nacimiento, únicos e irrecuperables, periodo durante el cual se consolida lo que él llama “bonding” o diada madre bebé, de ahí la importancia de todo lo que hablaba Marta en su post sobre tener un embarazo consciente y parto respetado.

En la web de Nils Bergman pueden encontrarse numerosos artículos con evidencias científicas de los beneficios del contacto piel con piel tras el nacimiento así como las últimas investigaciones en el campo de la neurociencia.






Pero más allá de la experiencia de parto que tengamos con nuestros hijos, que a veces puede no haber evolucionado como habíamos imaginado o incluso resultar algo traumática, me gustaría aportar un poquito de luz pensando en todo lo que si podemos hacer después.


Una vez que el bebé llega al mundo tiene una gran tarea por desarrollar: formar toda su estructura cerebral, creado sus neuronas y sus sinapsis (hasta 1 millón por minuto durante el primer año).


Y en este periodo tan importante hay algo que es capaz de sacar el máximo partido a su desarrollo: el olor, el contacto, la mirada y la voz de su madre.  Por eso el bebé al nacer reclama su “nuevo hábitat”, que no es otro que el regazo del cuerpo que le ha dado la vida, quien le provee de nutrición, protección y estímulo.

Si tenemos claro que para el recién nacido la necesidad de afecto es tan importante como el comer, fácilmente podremos encontrar herramientas para ofrecer esa nutrición afectiva a nuestro bebé: el porteo y el masaje pueden regalarnos momentos mágicos e inolvidables y fomentar además el establecimiento del vínculo afectivo con el papá.


Porque “la piel es el primer lenguaje”


En mi experiencia personal como madre recuerdo que tuve la oportunidad de descubrir el Masaje Infantil con mi hija mayor y es algo que recuerdo con gran cariño. Pero sin duda lo que más me impactó es que cuando decidí formarme como Educadora y estaba preparándome para obtener la certificación comencé a practicar de nuevo con ella los movimientos del masaje y quedé fascinada cuando me di cuenta de que recordaba las canciones que le cantábamos con apenas cuatro meses, ¡y tenía ya cuatro años!

El sentido del tacto es básico para nuestra supervivencia. Podríamos vivir careciendo de alguno de los otros cuatro, siendo ciegos, sordos o sin tener gusto u olfato, pero tal es imposible vivir sin las funciones que desempeña la piel, (no sentiríamos presión, dolor, placer, frío, calor.. en definitiva, no funcionaría nuestro sistema de protección).

Tal y como dice la Asociación de Masaje Infantil, la piel es el primer modo de comunicación del bebé.  Es el órgano más grande de nuestro cuerpo y a través de él pueden cubrirse las necesidades básicas del bebé como el amor, calor, apego, soporte y contención. Además, las experiencias táctiles son básicas para el desarrollo del bebé y decisivas para todo el aprendizaje posterior.

En nuestra mano está vivir una de las experiencias más maravillosas para ayudar al bebé a descubrir su propio cuerpo y establecer un vínculo de unión mágico en la familia.

En próximos artículos te cuento más..
¡Te espero en los comentarios! 

Miriam Escacena
http://www.comunicacionconbebes.com




La puedes encontrar en:
Y si lo deseas también te puedes suscribir a su blog aquí:



Miriam está colaborando en la campaña de crowdfunding del Documental Parto Respetado de Laura Mascaró, ofreciendo algunas plazas en sus nuevos cursos. Si quieres echar un vistazo a este proyecto tan bonito y con fines tan necesarios te invito a que leas su web o en la de la propia campaña:





SI TE HA GUSTADO EL POST 

COMPÁRTELO

POR FA


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, algunos vídeos y también todo lo que nos inspira.
Además estamos en twitter, pinterest y youtube

3 comentarios:

  1. Miriam me ha encantado todo lo que has explicado. Aún hay muchas personas que no lo saben y es imprescindible seguir informando.

    Gracias por el post Marta!

    Un abrazo a las dos

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu comentario, y a Marta también por haberme dado un espacio en su maravilloso blog que tanto admiro!

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante la verdad. Realmente estoy de acuerdo, y no solo con el bebé... Es increíble como después de un día malo, una simple caricia de mi pequeño o de mi marido, me hacen sentir inmediatamente mejor. El poder del tacto!

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips