lunes, 16 de mayo de 2016

MONTESSORI EN LA ESCUELA VS MONTESSORI EN CASA. DIFERENCIAS A TENER EN CUENTA





Hay algunas diferencias entre aplicar el Método Montessori en una escuela y su aplicación en casa.
Hoy vamos a ver qué diferencias vamos a encontrar en casa con respecto a una escuela y cómo salvar esas diferencias.
Os cuento algunos truquillos que nosotros hemos ido probando en casa y nos funcionan bien.





La Filosofía Montessori nos habla de un aprendizaje dirigido por el niño, nos habla de autonomía, de autodisciplina, respeto, amor, empatía, observación, manipulación, experimentación, nos habla de los sentidos, nos habla del error como parte del aprendizaje, nos habla de humildad, de confianza en el ser humano, nos habla de cooperación, de paz, de libertad, de felicidad...

Son algunas de las palabras claves que describen este Método educativo que propone un aprendizaje basado en el conocimiento del ser humano y su desarrollo. Ese es uno de los aspectos que me enamoran de la filosofía Montessori. Todo parte de ese conocimiento del ser, de la comprensión de la evolución humana, de nuestras necesidades como personas, del entendimiento de nuestras motivaciones y nuestras potencialidades.

Todos estos principios se aplicarán igualmente en casa y en la escuela. Una familia Montessori debe llevar estos principios a su filosofía de vida, porque nosotros, nuestras actitudes y nuestro ejemplo son los maestros más influyentes que va a tener nuestro hijo.
Desde luego, llevando estos principios a casa ya habremos dado un importante regalo a nuestros hijos, independientemente de los materiales de trabajo.

Nosotros aplicamos Montessori en casa. Mi hijo cumple tres añitos a finales de Agosto. Durante este tiempo, he podido darme cuenta que muchas de las cosas que leía sobre el Método Montessori no funcionaban en casa. 
La clave estaba en que los ambientes en un hogar y en un colegio son diferentes en muchos aspectos.
Montessori es un método pensado esencialmente para las escuelas, pero la realidad de las 24 horas de un hogar es bastante diferente.


¿Como abordar las diferencias que conlleva  Montessori en casa frente a su aplicación en un aula?


Hoy quiero resumirte las principales diferencias que yo me he encontrado hasta ahora entre aplicar el método en una escuela y aplicarlo en casa, y también quiero contarte cómo las hemos solventado nosotros para que el Método no perdiese consistencia. Este aprendizaje ha sido muy montessoriano, a través de ensayo y error. ;)
No sé hasta qué punto esta forma de aplicar el Método un poco tuneada  tiene validez. Pero he notado que en casa hay algunas carencia, tal y como está planteado el Método, por eso nosotros tenemos nuestro propio sistema. No quiero decir que esto sea lo que se "debe" de hacer, pero es cómo nosotros hemos conseguido resolver las diferencias que planteaba su aplicación en casa.

La forma de trabajar no puede ser igual porque los ambientes son diferentes, los tiempos y su estructura, el entorno social, el espacio, los materiales con los que contamos, su disposición...
Aplicar Montessori en casa requiere un esfuerzo por nuestra parte a todos los niveles; un cambio interior, una reestructuración del hogar, una disciplina de orden y tiempo para preparar el ambiente adecuadamente...


1-ESPACIO: 

El espacio de una escuela y de un hogar son radicalmente diferentes. En una escuela suelen contar con amplias paredes donde hay decenas de estanterías  accesibles y todos los materiales de todas las areas (vida práctica, sensorial, lenguaje, matemáticas...) están a disposición de los niños. Los espacios suelen ser amplios para trabajar, y bien iluminados.
En un aula Montessori todo está enfocado al trabajo y desarrollo del niño. Un ambiente en el que el niño sólo encuentra materiales de experimentación y trabajo.



En los hogares comunes, el espacio es muy limitado. El ambiente del niño es compartido con el menaje del hogar y del resto de miembros de la familia. Con suerte contaremos con una habitación exclusiva para el niño y una pequeña estanteria de un metro de largo, donde se supone que debemos ubicarlo todo ¿Pero cómo?


NUESTROS TRUCOS EN CASA:
Nosotros tenemos una casa con habitaciones bastante pequeñas. La habitación del peque es muy pequeñita y apenas cabe nada más allá de la cama, el armario y poco más.
Tenemos un salón más espacioso, así que hemos aprovechado lo que tenemos.
A nosotros nos funciona bien aislar sus zonas y ordenar sus materiales por áreas. Teníamos una estantería con adornos, revistas, fotos... Hemos retirado todo y la hemos dedicado exclusivamente al niño. Al igual que un mueble bajo que hay al lado.
El niño no puede tener accesibles todos los materiales en todo momento porque no tenemos suficiente espacio. Por eso, en casa vamos rotando materiales con mucha frecuencia. Si hay una balda destinada a "material sensorial" en esa balda siempre rota material sensorial.


En casa aprovechamos cualquier espacio, también los espacios verticales (paredes).
Toda la casa debe mantener un orden, por eso, nosotros de vez en cuando dedicamos un día al mes a reorganizar, colocar, tirar...
Una vez que el niño domina una bandeja o actividad  y ya la ha repetido bastante la retiramos y creamos otra.
El niño participa en las tareas del hogar y cocinamos muuucho en familia. Esto es otra forma de ir desarrollando habilidades de vida práctica.
La casa está adaptada con una cama bajita para que pueda tumbarse, con snacks y utensilios de cocina a su alcance, con su ropita accesible, con arte a su altura, con un baño adaptado...










Todo esto fomenta su autonomía y desarrolla algunas de las habilidades que entrenan los niños en los salones Montessori.



Por un lado tenemos sus juguetes y por otro sus materiales Montessori de trabajo.



2-TRASIEGO DE MATERIALES:

Cuando hablo de trasiego de materiales me refiero a que en un centro Montessori los materiales están en continuo movimiento. Un niño coge un material comienza a trabajar con él, el niño que está a su lado lo ve, luego el otro lo posa, coge otro. Los materiales están en uso casi de continuo, y los niños se benefician de ello, porque se les enciende curiosidad e interés por lo que ven.
Incluso pueden ver una presentación varias veces, aúnque no esté dirigida a ellos. (Las presentaciones en Montessori se hacen de forma personal a cada niño, pero eso no impide que otros puedan observarlas sin interrumpir).


centro: Montessori Galápagos


En casa no hay esa ebullición de materiales en movimiento continuo, por lo que algunos materiales pueden caer en el olvido.

NUESTROS TRUCOS EN CASA:
Siempre hay que "SEGUIR AL NIÑO" de modo que no podemos imponer ninguna actividad.
"Ahora vas a trasvasar garbanzos". Esto no sería correcto. Pero una vez presentada la actividad al niño, si lleva días sin hacer caso, a veces yo me pongo a trabajar con la actividad como si fuese un igual y después "de trabajar" la vuelvo a colocar en su sitio. Sin comentarle nada al niño. El peque "recuerda" de nuevo la bandeja, a veces mira de reojillo y es frecuente que después quiera hacerlo él. (No siempre, así que a veces puedes sentirte un poco boba trasvasando garbanzos a tu edad, ¿qué no se hace por los hijos?).
Si el peque no hace caso sustituimos bandeja por otra y volvemos a sacar más adelante.





3-ORDEN

Mantener el orden con niños es complicado casi misión imposible, pero es posible. Cuando un niño ve que todos los demás niños colocan todo al terminar en su sitio, él mismo interioriza esta norma.
Puede parecer que el orden con 20 niños es mucho más complicado, pero no nos sorprendería ver trabajar a los niños en un salón Montessori.
Aunque parezca mentira los niños NO son desordenados, de hecho tienen una sensibilidad especial hacia el orden ¿Nunca has visto a ningún niño alineando piedras, papeles, cucharás?

Centro Montessori Galápagos



NUESTROS TRUCOS EN CASA:
La diferencia del orden en casa con respecto a un salón Montessori es que en casa debemos tener mucha constancia las 24 horas. Incluso nosotros mismos, con nuestras cosas. Debemos ser muy  ordenados y dar ejemplo.
No podemos pretender que el niño recoja sus zapatos si nosotros los dejamos tirados en medio del salón al llegar de la calle.



Los niños sacan cosas, curiosean, investigan... Y nosotros vamos detrás recogemos, volvemos a recoger, volvemos a recoger, volvemos a recoger... (Bueno, paro ya que si no esto puede ser eterno). El caso es que vale más enseñar a recoger que recoger mil veces por ellos. Al principio requiere de más esfuerzo, pero a la larga tendrá unos frutos de valor incalculable.
A pesar de todo, la casa puede parecer una cacharrería en muchos momentos. Todas las casas con hijos lo son frecuentemente (y algunas sin hijos también). Si te enseñara una foto de nuestra casa hace unos días seguramente dirías "Pero cómo puede escribir esto esta tía y tener así la casa?". Muy sencillo, somos humanos, somos madres, padres, trabajadores, amas de casa... Y esto muchas veces nos acaba pasando factura. Pero bueno, respira, dedica un día a TIRAR, Sí TIRAR eso que guardas POR SI ACASO... Quedate con lo esencial, siempre es buen momento para empezar de 0 y deja que el niño ayude en esta jornada de reorganización, iréis más lentos, pero será conocedor del esfuerzo que requiere tener una casa bonita y lo importante que es mantener el orden



4-MATERIALES DE TRABAJO 

Bueno, este punto es un poco polémico. Que si los materiales Montessori son demasiado caros, que si no se deben usar materiales Montessori en casa, que si los materiales Montessori son demasiado estrictos y perfeccionistas.
Es cierto que los Materiales Montessori no se concibieron para el hogar, por su tamaño y su precisión es fácil intuir que son materiales concebidos para escuelas, donde muchos niños trabajarían con ellos en espacios amplios y diseñados para tal fin.
Es cierto que los materiales Montessori de calidad no son precisamente baratos.

La buena noticia es que para aplicar la filosofía Montessori en casa no necesitas invertir en materiales, ¡es totalmente gratis!.
Te recomiendo que leas el post COMO EMPEZAR CON EL MÉTODO MONTESSORI EN CASA. PARTE 1.
Verás como no se dice absolutamente nada de materiales.
Si quieres profundizar en casa en el Método y que el niño vaya evolucionando en todas las áreas de conocimiento en el hogar necesitarás materiales.

NUESTROS TRUCOS:
Hay otra buena noticia, hay muchos materiales que se pueden hacer de forma casera. Necesitarás invertir en tiempo, eso sí. Pero muy poco dinero.
Sobre todo en el área de vida práctica, lenguaje y también en matemáticas, hay muchas ideas DIY que pueden sustituir  y/o complementar los materiales oficiales Montessori.





Te recomiendo que eches un vistazo a:



También quiero dejarte enlaces a algunas ideas y materiales Montessori DIY de fabricación propia de otras compañeras blogueras:


Sobre la conveniencia o no de introducir material Montessori en el hogar mi opinión al respecto es que dependerá de lo que quiera profundizar la familia con el Método y también de la preparación y/o formación de los padres.

Me explico un poco: Puedes limitarte a aplicar los principios Montessori en la crianza de tu hijo. En la relación que mantienes con él, en vuestras normas de convivencia y límites, en tu forma de educarle en el ambiente y lo que le rodea.
Si quieres además educar en casa o complementar la educación en casa en otras áreas de conocimiento ahí sí vas a necesitar materiales.
Además de materiales vas a necesitar tener un conocimiento amplio sobre los propios materiales: uso, orden, presentación,...
Los materiales Montessori están pensados para ser presentados al niño en un determinado orden, de tal forma que vayan planteando retos, según su desarrollo, de menor a mayor dificultad.  Cada material tiene su momento, se presenta de una forma, se coloca de una manera, se transporta de un modo. Todo tiene sentido, todo encaja y todo está pensado teniendo en cuenta al niño.
Si planteas al niño un material que le suponga varias dificultades simultaneas que no haya resuelto con anterioridad el material va a perder la mayor parte de su sentido.



Por supuesto que puedes tener una Torre Rosa en casa y no tener más materiales, faltaría más. Pero ten en cuenta las dificultades que plantea la torre, el niño ya debe tener una mínima coordinación, tener controlada la función de pinza, un cierto desarrollo de su motricidad fina que conseguirá con actividades de vida práctica.
Sobre todo ten en cuenta que la Torre NO es un juguete, es un material de trabajo.
Por eso se debe analizar cada material y desgranar las dificultades que plantea para elegir el momento de presentación adecuado al niño.


De lo contrario, no merecerá la pena el dinero invertido, hay juguetes mucho más económicos que le sirven para apilar.



5-TIEMPOS

La jornada habitual diaria de trabajo en un centro Montessori es de unas tres horas. Según analizó la propia María Montessori es el tiempo en que los niños pueden permanecer concentrados, atentos, plenamente conscientes y despejados para "el trabajo".
En casa no tenemos esos tiempos tan definidos. El niño no cambia de ambiente por lo que no hay un momento claro de "ahora comenzamos a trabajar y ahora terminamos".
Es más complejo, el niño puede mezclar el juego con el trabajo. Pero al fin y al cabo el trabajo de un niño es jugar, pero es cierto que se te plantean dificultades porque el niño puede estar trabajando con un material Montessori y de repente puede tener interés en construir una carretera o jugar a las cocinitas.
Por eso debemos flexibilizar en este sentido. De ahí la conveniencia de no mezclar materiales Montessori con juguetes, a ser posible sería conveniente que estuvieran en distintas estancias de la casa.
María Montessori no nos hablaba de juego simbólico porque los niños experimentan un mayor goce cocinando de verdad que jugando a las cocinitas. Cuando el resultado del esfuerzo grandioso de su actividad es un pastel que puede comer él o su familia la motivación es doble. Cuando el niño con sus esfuerzo produce un resultado útil para él mismo o para su entorno se siente útil, valorado, motivado y esto le empuja a intentar nuevos retos.
Pero la realidad del ritmo de una casa es que el día da mucho de sí, y aunque integremos al niño en el día a día, hay muchos tiempos muertos en los que el niño quiere actividad.  Por ello necesita un juego simbólico, un juego desestructurado, necesita jugar y jugar y no siempre podemos ofrecerle ese "juego" las 24 horas.

NUESTROS TRUCOS:
En casa el niño tiene materiales Montessori pero también juguetes desestructurados, juguetes de juego simbólico... Procuramos que estén separados (no siempre lo conseguimos. Estamos pendientes de instalar alguna estantería que nos de algo de espacio, hay que buscar cuál).
Los momentos de trabajo los marcamos a través de las rutinas. En Montessori son claves. Te hablaré ahora más de ellas.
Procuramos que los juguetes que hay en casa sean en su mayoría de materiales naturales, sencillos, que no sobreestimulen y que el niño sea el protagonista del juego, no el juguete.



Es una forma de aplicar la filosofía Montessori a esos momentos de juego en casa.
Si son las 9 de la noche y el niño quiere ponerse a trabajar con un material Montessori nadie le va a prohibir que lo haga, de hecho lo hace muchas veces. Y si está trabajando y quiere ponerse a jugar a las cocinitas lo hace sin más, eso sí procurando que antes recoja el material Montessori.



6-RUTINAS

Después de este tiempo, diría que la clave para que el Método Montessori funcione en casa además de nuestros principios de crianza y ambiente son las rutinas.
En un cole Montessori las rutinas están muy claras, y es fácil establecerlas porque el horario y el tiempo está muy marcado por el rato que permanecen los niños allí.
En casa es más complejo.
Las rutinas son fundamentales para dar seguridad al niño y marcarle el camino que él mismo recorrerá.

Centro Montessori Galápagos





NUESTROS TRUCOS:
Si el niño no tiene rutinas no adquirirá hábitos, y sin hábitos tendremos que estar todo el día detrás de él. "Lávate los dientes" "recoge" "lleva los zapatos al armario".
Por eso la constancia en las rutinas es fundamental, y es uno de los "fallos" que más solemos cometer, porque nos relajamos muchas veces...
"¡Buahh! por no hacer esto un día no pasa nada". Si pasa, porque al día siguiente el niño no sabrá lo que sigue después.




Con esto no quiero decir que tengamos que implantar en casa una disciplina y unos horarios militares.
Ni mucho menos pero sí intentar llevar a cabo unas rutinas más o menos marcadas.
El peque suele saber que "hoy es Viernes" porque cocinamos pizza casera. No es una rutina de diario, pero tiene importancia porque la pizza es lo que marca el comienzo del fin de semana.
El peque sabe que nada más levantarse se baña, y que antes de dormir se lee un cuento. Todo no tiene que estar "rutinizado" pero si marcamos rutinas para los puntos claves del día, daremos al niño más seguridad y autonomía.

7-CONTACTO CON OTROS NIÑOS

Los salones Montessori reproducen una microsociedad, por el número de niños que hay en ellos y la mezcla de edades. ¿Qué importancia tiene esta microsociedad?
Los niños aprenden valores de cooperación, ayuda, compañerismo, convivencia, todo ello aliñado con un espírituo pacífico que siempre reina en los ambientes Montessori.
En casa es más difícil reproducir esta microsociedad que se crea en los coles, si el niño tiene hermanos y él es el mediano, tiene un entorno ideal para observar, aprender de su hermano mayor, ayudar a sus hermano pequeño.

NUESTROS TRUCOS:
Nosotros por el momento sólo tenemos a Rayito en casa, pero está a diario en contacto con su primita que es de su misma edad.
Así que tiene que "convivir" con ella mucho.  Nosotros tratamos de mostrar con nuestro ejemplo en la vida normal estos valores. Los niños interiorizan mucho más de lo que pensamos.
Tratarnos con respeto, ayudarnos unos a otros, solucionar nuestros conflictos de forma calmada son formas de transmitir al peque estos valores.
El niño puede practicar con sus amiguitos, en el parque, en la biblioteca...



8-PRESENTACIÓN DE MATERIALES

En un cole el niño recibe las presentaciones de materiales por parte de una guía Montessori, que realiza los movimientos con precisión. Es conocedora del niño, sabe observarle con objetividad, conoce sus periodos sensibles.

En casa habitualmente no tenemos tales conocimientos tan extensos por lo que es difícil hacer "bien" las presentaciones para que tengan un total sentido.
Podemos intentarlo e ir practicando. En You tube hay muchos vídeos sobre presentaciones.
También tienes muchos cursos disponibles, tanto online, como presenciales. Aunque es cierto que una formación completa sobre materiales es bastante cara.

NUESTROS TRUCOS:
Reconozco que soy una apasionada del Método, así que a mí personalmente no me cuesta ponerme a leer, a ver vídeos, a investigar, hacer cursos... Porque adoro todo lo que es la filosofía Montessori y lo que significa.
Un truco que a mí me funciona muy bien es realizar antes yo sóla las presentaciones. A veces las ensayo varias veces hasta que llego a hacer la presentación al niño. Trato de fijarme mucho en los detalles, ser precisa, con movimiento lentos y marcados pero naturales en la medida de lo posible...
Actualmente me estoy formando como guía Montessori 0-3.
Si vas a hacer homeschool seguramente te compensará invertir un poco en formación de calidad. Merece la pena.





Esta es nuestra forma de aplicar el Método Montessori en casa. Como ves, hay algunas diferencias con respecto a su aplicación en una escuela, pero nada que no se pueda salvar.
El calor del hogar, el contacto con sus seres queridos, la posibilidad de tener un ambiente adaptado de continuo y estar educado bajo una filosofía Montessori son tan enriquecedoras como lo es un salón Montessori.


Me despido por hoy con una cita muy reveladora de María Montessori:

La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle.
María Montessori



¿Qué diferencias encuentras tú? ¿Tienes algún "truco" que os funcione en casa?



SI TE HA GUSTADO EL POST
¿LO COMPARTES POR FA?



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook, instagram, twitter, pinterest y You Tube



5 comentarios:

  1. Muy interesante el post. Yo la verdad es que no soy "purista" y no aplico 100% el método. Intento adaptarlo a nuestra familia como puedo y así solventar las diferencias.
    No me había parado a pensar en el tema de separar material de trabajo de juguetes, pero lo voy a tener en cuenta para planificar nuestra nueva casa (creo que el próximo año nos mudamos).
    Feliz día!

    ResponderEliminar
  2. Un post difícil de superar, un millón de gracias, es genial!

    ResponderEliminar
  3. Hola Marta! Un post genial súper completo como de costumbre! Estamos barajando la idea de homeschoolear y te tomo la palabra , estoy totalmente de acuerdo contigo en nvertir en una formación un tanto completa en cuanto al método se trata, te estaría súper agadcida si pudieras pasarme la info donde poder acceder a la formación que estás recibiendo. Gracias de antelación!

    ResponderEliminar
  4. Mil gracias por tu apoyo a las mamás que hacemos colegio en casa. Escribe más por favor sobre cómo superar y prepararse cuando fuimos educados con violencia y repetimos esos libretos en casa, aunque no quisiéramos. Dios t bendiga y gracias por tomarte el tiempo de escribir.

    ResponderEliminar
  5. Que difícil¡ No cabe duda que es un estilo de vida, a nosotros nos cuesta el orden y los horarios, siempre hacemos cosas diferentes sin una rutina... gracias por compartir tus experiencias con las novatas... saludos

    ResponderEliminar

Blogging tips