viernes, 17 de abril de 2015

CÓMO CONSTRUÍMOS NUESTRO ARENERO




Seguimos con los #proyectosdeprimavera. Hoy os enseño un nuevo proyecto que hemos hecho para los peques. Y que ha sido el éxito total. Así que tomad buena nota porque esto es un imprescindible para peques.

Hemos fabricado un arenero. ¿Un arenero? Sí, un arenero grande, para que jueguen como si estuviesen en la playa, con una arena que da gusto, parece que estás en la playa de Punta Cana.

Os cuento todos los detalles:

La idea del arenero me vino a la cabeza, en un primer lugar, para la terraza de casa. Vi diferentes opciones para instalar en la terraza. Pero había un pequeño problema. Por alguna extraña razón Rayito tiene una fijación por echar arena en todos los sitios en los que no debe ir arena;  En la cabeza de su prima, en las toallas y mochilas cuando vas a la playa, en todo lo que esté limpio en general... Así que, haciendo una extensión de la norma, pensé que teniendo un arenero en la terraza la arena acabaría en todos los sitios, menos en el arenero.
No quiero que mi marido me eche de casa por convertirla en una playa tropical. Me imagino con arena por toda la casa..., y lo que no me gustaría es que el arenero se convierta en una tensión más que en un disfrute, así que pensé que para casa sería mejor algo más light.

Buscando opciones llegué a  mi pequeño gran descubrimiento. Una mesa sensorial. 
Seguramente algunos ya  habréis visto nuestra mesita en facebook (estaba tan contenta con mi adquisición que no me pude esperar al post).



Y es que en amazon había visto mesas sensoriales y mesas de juego ideales para los peques pero taaan caras... Hasta que por fín, un buen día dando una vuelta por una tienda local de bricolaje de mi ciudad me topé con nuestra mesita, y por sólo 19.99 euros. ¡Qué chollo! La mesa incluye dos taburetes y una tapadera. De modo que se puede usar como mesa normal, si queremos, para que el peque pinte en la terraza o haga lo que quiera con ella. No me lo pensé dos veces.



Desde que la tenemos no quiere otra cosa que estar en la terraza, e investigar y trasvasar en su mesita sensorial. En un principio había pensado en meter arena y agua, sin más. (para lo que se supone que es).
Pero hay tantas posibilidades para experimentar... Ya hemos jugado con pasta, con lentejas, con arroz, con palitos de conteo... Con todo lo que se nos ocurra, y sí, el arroz, las lentejas y la pasta acaban por toda la terraza, pero es más asequible de recoger,  lo de una pequeña mesita, que lo de un arenero entero (Ya lo tengo asumido como daños colaterales inevitables del uso de la mesita).

Aún así me sigue revoloteando por la mente un arenero que he visto en carrefour, que está genial de precio (unos 10 euros).  Es pequeño, tiene tapadera y barato. No sé, tengo dudas.



Mientras tanto, se me ocurren cientos de experiencias para la mesa sensorial como confeti, agua tintada, botones, café, harina, gelatina, piedritas, bolítas de polímero, pasta cocida y cruda, cubitos de hielo y agua,  espuma de afeitar tintada, plumas de colores....  Para todos esos experimentos prefiero que esté en exterior, ya comprendereis por qué.

 Así que, de momento, la idea del arenero lo hemos destinado a la finca de los tíos para los fines de semana, donde tiene un jardín grande para correr y están en plena naturaleza, el sitio ideal para un buen arenero de verdad. Nosotros sólo tuvimos que comprar la arena porque el resto lo teníamos.

Por cierto, no pensaba encontrar una arena tan ideal como esta, después de preguntar en varias tiendas sin éxito (carrefour, chinos, tiendas de decoración y jardinería...) acabamos en Leroy Merlin.
Queríamos una arena muy finita, que fuera lo más parecida posible a una arena de playa ¡Y la encontramos!  En el departamento de construcción de Leroy Merlín, la más finita que había, es blanca como la de la playa, finita, ¡¡les encanta!!.
No os podéis hacer una idea de lo que pesan esos benditos saquitos de arena, ni más ni menos que 25 kgs. Mi hermana y yo nos fuimos con los dos peques, a la aventura, a por nuestra arena, (sin saber la que se avecinaba) ¡qué caos!
Los peques correteando entre los materiales de construcción y nosotras teniendo que cargar 15 sacos de 25 kgs de arena, primero en el carro y luego en el coche.  La chica de la caja nos miraba con una cara que estaba entre pena y risas  (de esas situaciones que desde fuera parecen graciosas pero desde dentro quieres que se abra un agujero en el suelo y te trague sin más). Los peques estaban encantados, corrían de un lado para otro, y la psicosis se iba apoderando de mí, que con los sacos no podía coger al niño, corría alrededor de los materiales y yo ya me lo imaginaba debajo del expositor de los ladrillos... ¡Qué nerviosismo! corría y gritaba,  y yo detrás de él, quería jugar al escondite... Incluso hubo un momento que NO LE ENCONTRABA, dejé el saco y salí corriendo como una poseída gritando su nombre en alto por toda la tienda (no sabía si matarlo o echarme a llorar en medio de la tienda).

Bueno, anecdotas a parte. Como pudimos cargamos todo y nos pusimos manos a la obra con el arenero.


 Después de deliberaciones varias sobre donde ubicarlo, encontramos el sitio ideal. Un sitio mitad sol y mitad sombra al lado de una zona de piedritas que también les gusta bastante y que ya estaba medio acotado. Con lo cual el trabajo era mucho menor.



Lo primero limpiamos la zona de piedras y la preparamos para que quedara lisa, y lista para la arena. Como veis la zona tenía unas telas especiales para que no crezca la hierba, así que sólo fue sacudirlas y limpiarlas un poco. Definitivamente era el sitio perfecto.



Después fuimos a por unos ladrillos que teníamos en el jardín, pero la idea no quedaba del todo clara. Nos parecían un poco peligrosos, por si se cortaban o se caían. Así que, optamos por acotar la zona con unas tablas de madera. Sin más. Ni obras, ni cemento, ni puntas, ni nada, con  las propias piedras y la propia arena las tablas quedaban sujetas y servían para delimitar la zona, así que ¿para qué más?


 El arenero quedó perfecto (He de decir que con nuestros 15 sacos llenamos algo más de la mitad del terreno que habíamos preparado).
Y eso que pensábamos que habíamos sido unas exajeradas, pues no. HACEN FALTA MUUUCHOS SACOS. 



Ahora tenemos un dilema. Como quedó una especie de lugar de juegos sensorial, (con las piedritas y la arena) no sabemos si poner más arena, o poner otro material, hemos pensado en piscina de bolas, entre otras opciones. Estoy deseando que me déis más ideas. ¿Qué se os ocurre?





Los peques estaban entusiasmados desde el momento que descargamos los sacos, han jugado muchísimo. Llegan hasta las orejas de arena pero merece la pena verles disfrutar tanto. Hemos hecho una inversión mínima y el la diversión es máxima.





Otro #proyectodeprimavera más finalizado con éxito. Esta ha sido la historia de nuestro arenero. Los peques encantados, pasan horas en el arenero.





CONSEJO: El otro día leí en face que una mamá recomendaba echar algo de canela en el arenero para que no fuesen los bichos. No lo he probado, pero os lo comento como apunte, por si tenéis ese problema. Nosotros nos hicimos con una lona impermeable grande para tapar el arenero cuando no estén jugando los peques y evitar que le caigan bichos/suciedades. La lona la sujetamos con unas piedras grandes, para que no salga volando con el viento. (todo muy de andar por casa, pero funciona...jejeje)

Si quereis inspiración para vuestro arenero o quereis algo ya fabricado, o más pequeño, mi opción B eran estos areneros de madera que venden en amazon. Son más grandes que los de plástico, y me gusta más la idea de que sean de madera que no de plástico. Los hay desde unos 30 Euros hasta... lo que querais gastaros. Os pongo las opciones  más baratas y más caras que me han gustado.

precio 30.95 Euros
243.41 Euros (¿es o no lo más este barco pirata de madera?)




También hay opción de hacerlo a base de materiales reciclados, con palets de madera (para los que seáis un poco manitas)
En este post podéis ver cómo del blog Cultura diy


¿Me ayudáis a pensar qué poner en el espacio que queda vacío del arenero? ¿más arena? ¿Qué se os ocurre? ¡¡Necesito ideas!! Me encantaría que me contáseis vuestros proyectos caseros para hacer de vuestro hogar un sitio para VIVIRLO.

17 comentarios:

  1. Lo que daría yo por tener un trocito de jardín o patio para hacerle un arenero... Le encanta así que solemos ir al patio del cole que es el único sitio del pueblo donde lo hay ;)
    Ha quedado genial,que envidia oye.

    ResponderEliminar
  2. Y una mesa sensorial de interior? Mancha menos y les divierte tb mucho!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. yo pondrîa un tunel y una tienda/casita, lo de las bolas es buena idea también! en nuestro caso tenemos una tortuga, tipo como esas conchas para arena/agua, pero el papà de wen nunca ha querido que echemos arena porque al menos la que llega aquî no es arena "de verdad" y tiene minerales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la idea del tu el y la casita. Tomo buena nota

      Eliminar
    2. Me encanta la idea del tu el y la casita. Tomo buena nota

      Eliminar
  4. Hola! Primero agradecerte q compartas tus aventuras y tus ideas me sirven de mucha inspiración. Yo soy una mamá de un revoltoso de 2 añitos y tambien estoy intentando montesorizar la casa. Jij

    Mira se me ocurre para tu arenero ( q me encanta) seguir en la linea de diferentes texturas y añadir tapones de corcho, piedras de otro tamaño mas grande y oscuras x ejemplo o cortezas tipo lo q se pone en la tierra dnd hay plantas q necesitan conservar humedad. ( no sé si sabes a cual me refiero). Esta última me parece muy interesante. Sobre todo porque pueden jugar a apilarlas y formar torres y cosas asi.

    Espero haberte servido de ayuda.

    ResponderEliminar
  5. Hola. Quiero hacer el arenero y tengo varias preguntas. Para un espacio de 2x2, cuánta arena necesitaría? Si me dices cuánto mide el tuyo y la arena que has necesitado, ya hago yo los cálculos. Qué tipo de arena es la que has comprado? Para ir a tiro fijo en el Leroy. Qué precio tiene cada saco? Muchas gracias, me encantan tus ideas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noe acabo de ver los comentarios pendientes en este post, soy un desastre! Seguramente ya habrás hecho el arenero. Nosotros creo que nos hicimos como con unos 15 sacos, el arenero creo que tiene unos 3 metros de largo con unos dos de ancho más o menos. La arena es la más finita que encontré en el Leroy en sección materiales de construcción!

      Eliminar
  6. Me gusta mucho! qué envidia de terreno para poner un arenero como este! qué bien!

    ResponderEliminar
  7. Hola he conocido tu blog hoy. Me encanta! Muchas gracias por todo lo que compartes. Sabes la marca de la mesita sensorial amarilla que tenéis? Quiero una...pronto me cambiare de casa y tendré jardín. Voy a hacer la pizarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Natalia!! Que alegría que nos hayas conocido y te gustemos!! En cuanto a la mesita. Mucha gente me lo ha preguntado pero no sé si la encontrarás. Nos costó 19.90 con dos taburetes en brico aguilar. Una tienda local. Se que tienen pagina web así que no sé si tal vez la puedas encontrar allí (si la encuentras dime porque muchas mamis ya me preguntaron) La pizarra es genial. Nosotros la estamos sacando muchísimo provecho

      Eliminar
  8. Hola! He llamado a lo de la mesa,es del año pasado y ya no la tienen. Que les pregunte en mayo. No se acuerdan del fabricante. Podrías por favor mirar la tuya a ver si ves algo? Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Hola:
    La arena que comentas es de la marca AXTON que es de sílice y se usa para filtros de depuración?

    ResponderEliminar

Blogging tips