martes, 12 de diciembre de 2017

NAVIDAD CON ENFOQUE MONTESSORI




Navidad y Montessori ¿Cómo encajan?  Dudaba si escribir o no sobre este tema, porque creo que las tradiciones son algo tan personal de cada cultura, entorno y familia que es complicado dar una visión sin herir sensibilidades.
Sin embargo, estos días hemos estado viajando mucho con la Ruta Montessori y muchas familias me preguntaban cómo se enfocaba la Navidad desde la filosofía Montessori.  Voy a darte esta perspectiva, pero antes quiero recalcar que lo más importante es el respeto. Respeto por lo que decida creer el niño, respeto por la diversidad de tradiciones de las personas que nos rodean.



ETAPA 0-6 AÑOS. REALIDAD-FANTASÍA

Antes de abordar el tema vamos a encuadrarlo. Desde el nacimiento hasta los seis años el niño vive en su primer plano de desarrollo un periodo de formación trascendental. En esta etapa su mente es absorbente. ¿Qué quiere decir esto? Que absorbe todo lo que le rodea de forma inconsciente e instantánea y lo encarna en su propio ser.
En esta etapa se están asentando las bases del hombre. Se está creando la mente lógica. El niño absorbe, almacena y su mente va creando conexiones que le permiten tener más o menos orden mental, dependiendo de lo que viva y de cómo pueda organizar el niño las experiencias que recibe de su ambiente.
Por eso en esta etapa, desde la filosofía Montessori, se mantiene al niño siempre en la realidad.
Una realidad que se le trata de presentar, a través de su ambiente, de la forma más accesible, asequible y ordenada posible para que su mente pueda ir organizándose. De esta primera organización dependerá nuestra claridad, nuestra organización mental y nuestra estructura cerebral el resto de la vida. Esta no es una etapa cualquiera en la vida del ser humano. Es la gran etapa. La etapa de la formación del hombre.
Visto así, parece una etapa demasiado trascendente como para mezclar el mundo real con mundos paralelos ¿Verdad? ¿Cómo encaja en mi mente recibir conejos que hablan, estrellas que cantan o cigüeñas trayendo niños? Es más difícil asentar ideas cuando en la base hay caos.
Además te conté 7 razones más en este post sobre la importancia de la sinceridad con el niño.




¿ENTONCES QUÉ PASA CON PAPÁ NOEL Y LOS REYES MAGOS?


Desde el enfoque Montessori vamos a hablar al niño siempre con sinceridad, viviendo y haciéndole partícipe del mundo REAL que le rodea. Los primeros años de vida no vamos a entrar en explicaciones fuera de su capacidad de comprensión, pero sí podemos empezar a hacerles partícipes de estas fechas tan bonitas de unión, de celebración.

Desde que caminan a los tres años:

-Pueden ayudarnos a decorar la casa.
-Podemos crear adornos caseros con pasta de sal.
-Envolver o fabricar regalos juntos.
-Hacer felicitaciones navideñas con pintura de dedos
-Mostrarles las luces navideñas.
-Nos pueden ayudar en la cocina.
-Podemos cantar canciones juntos.
-Podemos preparar nieve sensorial.
-Decorar los cristales de casa.
-Hacer algún viaje.
-Y pasar muuucho tiempo juntos.

En esta etapa es importante darles el lenguaje adecuado. "Vamos a ver la representación de los Reyes Magos".

A partir de los dos años y medio o tres añitos:

Además de todo lo anterior les podemos contar la historia por la que existe la tradición de regalarnos algo el 6 de Enero y también podemos mostrarles cómo celebran la Navidad en otras familias e incluso en otras culturas. Es importante seguir utilizando el lenguaje preciso y adecuado si vamos a ver la cabalgata o si vemos a alguien representando un papá Noel.

Además de todas las ideas anteriores:

-Podemos fabricar con ellos un calendario de experiencias para que sepan cuanto queda para la llegada de estas fechas de celebración.
-Podemos preparar un ritual de este tipo para celebrar el comienzo de un año nuevo.
-Podemos contarles muchos cuentos que hablen sobre el origen de la tradición.
-Cuentos sobre diversidad cultural para que comprenda que hay muchas formas de vivir y celebrar las tradiciones y hay que respetarlas.
-Podemos crear nuestras propias tradiciones especiales. Nosotros en unos días celebraremos la fiesta de la luz para festejar la llegada del invierno.
-Cocinar, cantar, hacer manualidades, hacer juegos en familia, pasar tiempo juntos, ir a la nieve...



¿Y si nos hacen preguntas? Les respondemos con naturalidad y sinceridad. Sin más ;).


EL ENTORNO

Muchas familias se angustian porque desde el entorno los niños reciben otras versiones,  bien porque el entorno (cole, parque, familiares) no comprende que hay otras formas de dar magia a los niños sin contarles que Papá Noel o los Reyes Magos traen regalos o bien porque la tradición familiar está muy arraigada. Si somos sinceros con el niño y utilizamos el lenguaje preciso para hablar del tema, será el propio niño el que acabe respondiendo a estos adultos.
Cuando en el entorno sí existe la tradición de la versión Papá Noel y Reyes Magos, es posible que el niño a veces mezcle y confunda, sobre todo antes de los tres años. Sigue usando lenguaje con propiedad, respondiendo con sinceridad, integrando al niño en todo de la forma más natural.  Será el propio niño el que vaya ordenando la experiencia de una forma natural. Cuando creas que está listo puedes mostrarle algún cuento, contarle de una forma bonita la tradición y hablarle sobre otras formas de celebrar, todas respetables.



¿Y NOSOTROS?

El peque empezó con tres añitos en un cole tradicional. Con su respectivo bombardeo de Papá Noel, Reyes Magos, etc... "¿Te gusta el regalo que te he hecho?"  "Mami, me lo ha hecho Papá Noel." 
Yo sonreía y abrazaba, no negaba (esos son los niños, pura espontaneidad). Al fin y al cabo se trata de respeto y también hay que respetar las creencias que decidan tener los niños. Trataba de utilizar un lenguaje desde la realidad.  El año pasado ya leíamos algún cuento sencillito sobre la historia de los Reyes Magos y este año le hemos contado un poco el origen de la tradición de hacernos regalos y la importancia de respetar las creencias de otras familias y otros niños. Todo de una forma muy sencilla.


Todos en casa estamos entusiasmados con la llegada de la Navidad, con la idea de reencontrarnos con la familia, pasar tiempo juntos, cocinar las típicas recetas navideñas, cantar, ver a viejos amigos, preparar regalos... Hay mucha ilusión y mucha magia en estas fechas. Creo que eso lo ponen las personas a las que queremos, las experiencias y el tiempo juntos, no tanto la historia que contemos.

Navidad es una fecha especial y todas las formas de celebrarlas son respetables. Creo que en muchas familias es más que una historia, es un sentimiento que les traslada a su infancia, una tradición como tal, y todo es respetable. Esa es la riqueza del mundo, distintas tradiciones, distintas personas, distintas formas de vida.

También me parece importante reflexionar sobre cuántas cosas necesitan los niños. ¿De verdad necesitan tantas? Que en estas fiestas los protagonistas no sean los regalos, sino que sean la excusa para regalar tiempo, que es lo más preciado que podemos regalar a nadie. Si quieres ideas de regalos de tiempo aquí tienes unas cuantas.

Celebremos como celebremos lo importante es disfrutar juntos y aprovechar cada segundo con ellos.


¿Cómo celebráis vosotros estos días tan especiales?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube








1 comentario:

  1. Que te voy a decir... Estoy de acuerdo contigo, aunque en un principio me costo entenderlo, despues me parecio tan logico NO MENTIR a mi hijo... El año pasado despues de convencer a mi marido, y a pesar de todas las protestas de la familia, le dijimos la verdad.

    Sin embargo este año decidimos seguir con la mentira (obviamente el no se acuerda de la Navidad pasada, asi que no hay problema). Basicamente por dos razones:

    1) El entorno. No dudo de que explicandole las cosas el sea capaz de responder a los adultos, pero no queriamos que tuviera problemas con otros niños por este motivo. Mi peque es bastante timido, y pensamos que no era buena idea que fuera por ahi diciendo basicamente "los reyes magos no existen" (en el colegio, que es tradicional, o en el vecindario con sus amiguitos..)

    2) Hemos notado que el quiere realmente creer en estas cosas...

    No se cuanto tiempo mantendremos la mentira, espero que poco porque no me gusta... Pero de momento unos añitos supongo que si.

    Gracias por contarnos como lo celebrais vosotros :)

    ResponderEliminar

Blogging tips