lunes, 4 de diciembre de 2017

4 IDEAS RESPETUOSAS PARA CANALIZAR LOS PICOS DE ENERGÍA DE LOS NIÑOS


En las situaciones en las que se desborda la energía de los niños a veces nos bloqueamos. No sabemos cómo actuar y nos contagiamos de sus emociones dejándonos llevar por la rabia, la ira o el sentimiento de venganza hacia los niños.

La mayor parte de las veces no lo hacemos de una manera consciente. Son reacciones que no nos cuesta controlar y nos invaden. Luego viene el sentimiento de culpa, el malestar y el arrepentimiento interior.

Hoy quiero darte 5 técnicas que usamos en casa para gestionar esas situaciones desde la serenidad. No son técnicas estándar que funcionen con todos los niños. Ni siquiera siempre funcionan con nuestro hijo. Son ideas que nosotros hemos ido integrando en casa, algunas más veces con éxito y otras no tanto. En la crianza la creatividad es un plus. El factor sorpresa suele funcionar con los niños, pero es verdad que en esas situaciones no siempre nos vienen ideas a la mente y ante el bloqueo reaccionamos destapados, alejados de nuestro cerebro racional.



4 IDEAS RESPETUOSAS PARA CANALIZAR LOS PICOS DE ENERGÍA DE LOS NIÑOS



1) Busca un trabajo para el niño que canalice su energía: No preguntes, el niño en ese momento rechazará cualquier trabajo. Recuerda que cuando la energía se desborda los niños no están actuando con su cerebro racional. Eres tú la/el que debes redirigir la situación. "Ven, toma este spray y este trapo. Necesito que me ayudes a limpiar los cristales".
Ten en cuenta que debería ser un trabajo acorde a su periodo sensible, un trabajo que le concentre y que le permita repetir.





2) Ofrécele movimiento: "¿Te ayudaría salir afuera y correr durante unos minutos?" Los niños necesitan ejercitar sus músculos para fortalecer su estructura corporal, por eso el movimiento es algo natural en ellos. Los niños NECESITAN moverse. Cuando hay falta movimiento el cuerpo reacciona y la energía se desborda. Si es en un ambiente de naturaleza mejor que mejor.




3) Busca una actividad tranquila para conectar con el niño: Nos ayuda a veces leer un cuento, hacer un masajito, cantar alguna canción, alguna rima de dedos. "Ven, elige un cuento y vamos a leer juntos". "Voy a cantarte una canción muy especial". Tamara Chubarovsky tiene unos recursos geniales. Hace meses hice una formación con ella y me dió muchísimas herramientas terapéuticas para integrar funciones cerebrales a través del sonido y la voz. Totalmente recomendable, puedes buscarla en Youtube. Tiene muchos vídeos colgados.
Cuando utilizamos estas herramientas de conexión es importante no decir al niño te voy a cantar para que te tranquilices. Puede que si dices eso sólo consigas que se ponga más nervioso. Buscamos que el niño recupere la conexión con él mismo y con nosotros, no utilizamos estas herramientas directamente para que se tranquilice, eso vendrá después una vez que conecte. No utilices núnca este argumento.



4) Utilizamos el factor sorpresa y el sentido del humor: El factor sorpresa suele funcionar genial con los niños. Si de pronto estás con tres niños que están muy nerviosos y haces algo que no esperan como un juego nuevo en grupo, les cuentas una curiosidad sobre el agua, por ejemplo. El torbellino interior deja paso a la expectación. Entonces la energía del lugar se transforma.
Es importante que en esos momentos nuestra actitud sea serena. Que transmitamos serenidad con nuestros movimientos, nuestra voz, nuestra mirada. Respira tres veces antes de hablar y entonces hazlo con seguridad, firme y suave al mismo tiempo.



La mejor forma de que la energía no se desborde es la prevención. En muchas ocasiones este nerviosismo interior se debe a la falta de satisfacción necesidades físicas, otras veces es la falta de conexión, no sentirse necesitados e integrados, la falta de trabajo que ordene su mente y les permita la concentración. El trabajo es la mejor herramienta para que un niño encuentre su centro, por eso está en primer lugar. Por eso, es importante que los niños tengan en casa un buen ambiente preparado en donde tengan las herramientas de limpieza a su altura, sus materiales accesibles y organizados y posibilidad de cuidar de sí mismos sin ayuda. Un hogar que les permita ser uno más y colaborar en todo teniendo su ambiente adaptado, ordenado y accesible.

Cualquier ambiente con niños requiere ser revisado constantemente. Nosotros, en casa hacemos limpieza integral y reorganización cada dos o tres meses, a parte del mantenimiento diario. Ordenar el espacio que nos rodea es una forma de ordenar también nuestra mente. Los niños absorben y encarnan el ambiente que viven.



Además, nosotros somos la pieza central de ese ambiente. Cuando estamos agobiados, estresados, nerviosos. Nuestras caras, nuestras expresiones, nuestros movimientos, nuestro estado de ánimo proyectan esa energía en los niños.
A mi me pasa mucho y cada vez tomo más consciencia de ello. Siempre he sido perfeccionista. Me agobia no tener las cosas acabadas, no llegar a cumplir bien con mis tareas. Cada vez tomo más conciencia de ello y  de lo que afecta eso a mi pequeño. Trato de respirar varias veces con los ojos cerrados a lo largo del día en los días de más agobio para no dejarme llevar por esos pensamientos.
Y cuando me equivoco, como cualquier ser humano, reconozco mis errores y pido perdón. No es fácil, pero de eso va la vida, experiencias, errores, aprendizajes, crecimiento...



¿Y tú? ¿Qué herramientas utilizas para gestionar los momentos en los que se desborda la energía en los niños?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube



3 comentarios:

  1. ¡Muy de acuerdo! En el caso de mi mayor sin duda los que mejor funcionan son los dos opuestos: o llevarlo a gastar energía en movimiento (parque, playa, paseo largo) o proponerle alguna actividad que le enganche mucho (cocinar, dibujar, puzzles). El problema es que lo segundo no siempre lo acepta, y lo primero no siempre puede ser... pero bueno, hay que ir viendo ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Te escribo desde buenos aires, me pasa con algo muy similar con mi bebe de 2 años se le suman los celos por su hermanita de tres meses

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que es dificil a veces canalizar toda esta energia... Muchas gracias por los consejos :)

    ResponderEliminar

Blogging tips