jueves, 28 de diciembre de 2017

5 COSAS QUE NO DEBERÍAN SER OBLIGACIONES PARA UN NIÑO


A veces es difícil encontrar el equilibrio entre sus necesidades y nuestros deseos. Todo es más fácil si nos ponemos en la piel del niño. ¿Qué está sintiendo? ¿En qué etapa está? ¿Qué hay detrás de su comportamiento?

1-COMER
2-DAR BESOS
3-COMPARTIR
4-PEDIR PERDÓN 
5-ESTAR QUIETO

NO deberían ser cosas obligatorias para un niño. ¿Por qué? ¿Qué puedo hacer yo?


NO ME OBLIGUES A COMER

Comer es necesario. Nuestra naturaleza nos predispone a nutrirnos desde que nacemos. El bebé succiona el pecho de su mamá de manera espontánea. Comer es un placer y una necesidad. No debería convertirse en una obligación. ¿Qué hay detrás de la falta de apetito de un niño?

1) Una madre/padre sobreprotectora/or que cree que el niño debería comer cantidades de adulto que no le corresponden
2) Algún problema de salud que podemos revisar con un pediatra consciente del desarrollo y las necesidades del bebé.
3) Un proceso interior que el niño está pasando. Cuando el niño está frustrado, cuando sus necesidades física y emocionales están reprimidas de alguna manera, a veces se manifiesta en forma de falta de apetito.

¿Qué puedo hacer?

-Empezar con la alimentación autorregulada en trozos a partir de que se mantiene erguido y hace la pinza con la mano. Baby led weaning
-Cocinar con el niño/a desde que este camina.
-Modelar comiendo variado y sano.
-Dejar que el niño vaya escogiendo entre varias alternativas y regule las cantidades.
-Que el niño se sirva la comida.
-Integrar al niño a la mesa para que sea un momento social de disfrute.
-Poner límites a la hora de estar en la mesa. No es sano a ningún nivel prescindir por ejemplo de la -verdura y a los 5 minutos ofrecer un chocolate. 


NO ME OBLIGUES A DAR BESOS

El beso es una forma espontánea de muestra de amor y cariño. El beso es algo que debe salirnos de dentro. Yo no daría un beso a un señor que me encuentro por la calle, ni tan siquiera a alguien que conozco y no me apetece.
Los niños viven aquí y ahora. Están regulando sus emociones, aprendiendo cómo funcionan las relaciones entre las personas, experimentando con ellas. No podemos forzar ese proceso y obligar a mostrar afecto. El afecto se siente o no se siente. Debemos respetar al niño, nadie debería obligarnos a besar ni a abrazar. Abrazamos y besamos a las personas que sentimos. Sin más

¿Qué puedo hacer?

-Abraza y besa mucho a las personas que quieres. El niño absorbe de su ambiente la forma en la que nos relacionamos.


NO ME OBLIGUES A COMPARTIR

La bondad, la solidaridad es un valor complejo y abstracto que debe interiorizarse con el paso del tiempo. El ser humano nace puro y lucha por sobrevivir, poco a poco el niño va encarnando su entorno y la cohesión social que se produce al convivir en un grupo de personas de diferentes edades. El niño que tiene libertad para cooperar con su ambiente y límites irá desarrollando un interés por el bien común y el valor de la solidaridad saldrá a flote. Esto es algo que tiene que ir absorbiendo y viviendo a través de la experiencia. NO podemos obligar a un niño a compartir pues el niño lo verá como una injusticia y se desarrollarán los sentimientos negativos opuestos.

¿Qué puedo hacer?

-Proteger su trabajo individual.
-Cultivar en el niño la paciencia.
-Proteger el sentido de justicia a la hora de respetar turnos.
-Modelar compartiendo, donando lo que no usamos, haciendo buenas obras, siendo generosos con nuestro entorno.
-Darle libertad para trabajar y hacer cosas útiles por su entorno.
-Tener un ambiente preparado accesible para que pueda tener autonomía y cooperar.


NO ME OBLIGUES A PEDIR PERDÓN

Cuando un niño arrebata un juguete, empuja, pega, escupe, dice una palabra fea. Es porque algo dentro de él está haciendo que se sienta mal y lo canalice. Los niños no tienen maldad. Son buenos por naturaleza. Si un niño se ha comportado "mal" con alguien es porque se está sintiendo mal. El perdón es una muestra de arrepentimiento. No podemos obligar al niño a sentirse arrepentido. Eso emergerá en él de una forma natural.

¿Qué puedo hacer?

-Mostrarle cómo sí puede actuar ante ciertas situaciones. Puedes hacer una representación.
-Distraer y calmar para que el niño recupere su cerebro racional y hablar sobre sus sentimientos más tarde.
-Integrarle en la reparación del daño.
-Hablar sobre sentimientos de forma breve y sencilla.
-Abrazarle y darle una alternativa que cubra su necesidad.
-Integrarle. 


NO ME OBLIGUES A ESTAR QUIETO

Los niños están desarrollando su estructura ósea, sus músculos se están fortaleciendo. Para que esto suceda el músculo necesita trabajar. El niño necesita moverse por la etapa de desarrollo tan amplia en la que está. Es una necesidad. No es un capricho. No podemos obligar a un niño a estarse quieto, porque estaremos poniendo un obstáculo a su energía vital y esta acabará desbordándose.

¿Qué puedo hacer?

-Darle un trabajo con propósito que le permita canalizar su energía de forma útil.
-Mostrarle dónde puede correr y brincar.
-Mostrarle cómo caminamos y nos movemos dentro de un espacio cerrado.
-Mostrarle cómo sentarse, transportar objetos.
-Darle un ambiente preparado que le permita trabajar y moverse.
-Darle libertad para elegir su trabajo.
-Ponerle límites y ser constante y paciente con ellos.
-Trabajar en mi propio auto-control.





SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO





Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

6 comentarios:

  1. Están locos con este artículo tan teórico como irreal.
    Hagan una encuesta con padres reales en la vida real y se darán cuenta que esto que escribieron sólo es teoría y que las consecuencias de criar niños así serán trágicas: niños insensibles egoístas irreverentes.
    Están Locos con esta publicación totalmente Decifiente y Ridícula!
    Metanse a la vida real señores y al mundo actual.
    👎

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no has entendido el sentido del artículo. Te invito a leer la parte de qué puede hacer el adulto. NO se trata de NO poner límites, se trata de respeto. Se trata de buscar herramientas. Estoy metida en la vida real porque detrás del blog no hay señores, hay una madre. Un saludo

      Eliminar
  2. A mi me ha gustado, aunque también es verdad que esto sirve para niños muy pequeños, pues cuando ya son un poco más mayores, como siete u ocho años, tienen que aprender también que a veces se hacen, hacen, comen, cosas pq toca, no por gusto.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    A mí me ha gustado mucho el post, de hecho, algunas de las cosas que dices las he vivido en primera persona con mi hija mayor. La cantinela del "hay que compartir" de todos los padres en el parque y la pesadez de que solo por ser niña pequeña tiene que dar besos a todos el mundo.
    Yo nunca le he obligado ni a compartir ni a dar besos a quien no quiere/conoce y ahora es una niña de 4 años sin ningún problema para compartir y respetar turnos y muy cariñosa en su entorno. A quien no conoce les explica que por ese motivo prefiere no besarles y, sinceramente, a mí me parece fenomenal.
    Lo que tenemos que hacer los papás y mamás es meternos en la cabeza que somos su ejemplo siempre, y que nos observan todo el día. Así que no puedes pedirle a tu hijo que comparta si en casa no sois solidarios, y así con todo.
    Muchas gracias Marta por todo lo que nos aportas con tus posts y te deseo a ti y a tu familia que tengáis unas muy felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  4. Me parece un post muy bonito entre otras cosas porque la intención es defender siempre al niño. Esta claro que hay excepciones y todos podemos caer alguna vez en pretender que nuestro hijo ofrezca su mejor sonrisa o de besos o pruebe algo o comparta con el peque de nuestra amiga, pero con lo que hay que quedarse es con la idea y comprender su mensaje.
    Muchas gracias por estar ahí escribiendo y compartiendo tus pensamientos y experiencias. Sólo faltaba que encima de que dedicas ti tiempo en esto se ataque lo que haces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Mira que siempre suelo estar de acuerdo con lo que dices pero, en este caso, no tanto.

    Que conste que no por obligar, efectivamente, no creo que haya que obligarles.

    Pero si que considero que hay que intentar que lo hagan, salvo en el ultimo caso de los cinco que expones...

    En primer lugar, el tema de la comida. Mi pipiolillo comia maravillosamente hasta los 2 años y medio mas o menos (salvo fruta, que se negaba en redondo y no le obligabamos). Ahora mismo come MUY mal, y nosotros no hemos cambiado nuestra forma de actuar. Si por el fuera, no comeria nada... Pues obviamente no le podemos dejar asi.

    El tema de los besos, aunque primero lo veia como tu, ya no. Yo soy adulta y tengo que dar besos a personas que no me apetecen porque es la forma de saludar en nuestro pais... Quiero que mi hijo sea educado y eso contempla el respetar las normas y reglas de nuestra sociedad... No le obligo, que conste, jamas lo he hecho (y en muchas ocasiones no los ha dado). Pero si que le explico que es la forma de saludar, que yo lo hago y que es lo que se espera de el. Lo mismo aplico al tema del perdon.

    Y por ultimo con respecto a compartir, me parece complejo de abordar... Porque claro, el no quiere compartir, pero bien que quiere coger los juguetes de otros niños. Por ello, sin obligarle, le explicamos que si quiere que otros compartan con el, el tambien tiene que compartir con los demas.

    En fin, que aunque si que comparto el tema de "no obligar", en mi opinion conviene no ser tan flexible ni tan complaciente con estos temas que forman parte de vivir en comunidad y que, bajo mi punto de vista, tambien suponen un aprendizaje.

    Feliz dia! Y aprovecho tambien para desearos un feliz, muy feliz, 2018 ;)

    ResponderEliminar

Blogging tips