martes, 26 de septiembre de 2017

YOGA CON NIÑOS. NUESTRA RUTINA EN CASA



Cuando empecé a practicar yoga con el peque me resultaba bastante difícil conseguir que hiciésemos más de dos o tres posturas imitando animales, etc... Le gustaba lo que hacíamos pero no conseguía captar su atención por más de 5 minutos. Durante un tiempecito estuvo apuntado a Yoga para niños una vez a la semana. El peque salía entusiasmado de sus clases. Yo tenía la sensación de que en casa algo estaba fallando.

El Yoga es una herramienta maravillosa para los peques. Ya te hablé sobre sus beneficios en este post. A mi también me ha ayudado mucho para encontrar más equilibrio, agobiarme menos y ser más consciente de mi cuerpo. Por eso, estaba convencida de dar un paso más y decidí formarme como profesora de yoga para niños y familias.



¿Te cuento el secreto para que una rutina de Yoga funcione con niños? Sólo sacar el niño que llevas dentro. Simplemente se trata de eso. El yoga para niños es tan terapéutico para los adultos que para muchos iría mejor que la más prestigiosa consulta de un psicólogo.

Se trata de dejar que fluya tu creatividad. Te hablé ya sobre la importancia de la creatividad en el adulto consciente que acompaña a un niño en este post.


¿CÓMO ORGANIZAR UNA RUTINA DE YOGA EN CASA CON NIÑOS?


Te diría que aunque la improvisación es necesaria en el yoga con niños, sí que es conveniente que tengas algo preparado. Al menos un hilo conductor y los recursos a manos que necesites para la práctica.

Yo organizo cada sesión de yoga en 4 partes:

1. Calentamiento
2. Posturas
3. Juegos
4. Relajación y silencio

Se pueden organizar muchos tipos de sesiones. Para saber si la sesión está funcionando sólo tienes que mirar la cara del niño. Si está sonriente la cosa va fluyendo bien. Creo que una o dos sesiones por semana para empezar puede estar bien. Si la sesión fluye, y os apetece, puedes incrementar la frecuencia. Me preguntáis a partir de qué edad. Depende del niño, en general creo que el comienzo estaría entre los 2 y 3 añitos.

¿Dónde practicar? En cualquier lugar tranquilo de la casa que esté un poquito despejado en cuanto a espacio. Si es posible no utilices focos directos, mejor luz indirecta. Nosotros nos estamos aficionando a practicar en la playa, es un lugar inspirador para buscar la calma. Puedes practicar también en cualquier parque o entorno natural que tengas cerca de casa. Reconozco que los primeros días sentía que alguna gente nos miraba con cara de "qué hace esta mamá pirada" pero ahora ya me resbala bastante. (También es verdad que procuramos ir a media tarde y no hay demasiada gente ya en la playa. No me veo yo en pleno mes de Agosto en una playa turística haciendo yoga en un metro cuadrado de toalla con el señor de al lado untando la crema a su mujer y el de atrás sacando el bocadillo para almorzar). Pues eso, lugares tranquilos.

Algo que funciona muy bien es crear una historia, un hilo conductor. Puedes, por ejemplo, viajar (de forma imaginaria) a algún país del mundo y hablarle al niño de las costumbres de ese país. Puedes utilizar música, posturas, respiraciones, baile, acro-yoga... Es importante que todo tenga un sentido para ellos para que su atención no se disperse.

En el calentamiento cantamos alguna canción o nos ponemos frente a frente para que nuestros pies se toquen. Si hay varios niños en el hogar o quieres practicar en familia podéis crear mandalas humanos juntando pies, manos y creando posturas en círculo. También puedes hacer olas de posturas, hacer pequeños juegos de memoria con movimientos...





Después continuamos con las posturas. Si tenemos, por ejemplo, el hilo conductor de un viaje lo que hacemos es utilizar posturas que imitan, por ejemplo, medios de transporte. Aquí la creatividad es un plus. Puedes imitar objetos de la naturaleza, muebles, animales, comidas, transportes...

"Vamos a irnos a África. Para ir a África ¿Qué transporte crees que necesitamos?" "Un avión", dijo el peque. En ese momento practicamos la postura del avión. Las posturas de acro-yoga les chiflan. Aquí estamos haciendo un avión un poco churro. En realidad sus brazos deberían estar en horizontal pero no conseguimos capturar el momento. (Es difícil hacer una sesión y no despistarnos con la cámara). Quiero aclarar que la corrección de la postura corporal en yoga con niños no tiene mayor relevancia.
Nunca les vamos a corregir la postura, tampoco tenemos que tener tanta precisión postural como en el yoga para adultos, simplemente nos centramos en el momento presente, en respirar, conectar, en pasar un rato juntos divertido y que fluyan sus emociones y su expresión a través de las posturas, el movimiento y la respiración.



Podemos ir cogiendo diferentes transportes que reproduciremos con las posturas. ¡No te cortes a la hora de hacer sonidos y bromas a los niños! Cuanto más divertida la sesión más querrán practicar.





Nosotros  hemos empezado a usar un montón esta pelotita de goma-espuma. Nos sirve para apoyar la sesión de yoga, además el peque puede aprender sobre geografía, puede apretarla y relajarse y es un recurso genial para practicar yoga en exteriores. Es bastante chiquitita, vale menos de 4 euros. La encontramos en Bonicos Montessori.



Si estás en casa y te apetece un recurso más especial nosotros nos ayudamos también de la bola de los continentes Montessori. Es preciosa, sencilla para su entendimiento y puede girarla para elegir un lugar de viaje al azar. La encuentras aquí.



Estas tarjetinas de yoga también son muy prácticas para llevar a exteriores. Siguiendo el hilo conductor se puede organizar una pequeña gymkana y esconder las tarjetas en las proximidades para que el niño las busque y vaya descubriendo qué le deparan. Son de VeoBio.



Una vez que lleguemos a nuestro destino imaginario pueden comenzar los juegos. Hay tantos juegos que se pueden hacer con los peques... ¿Qué te parece utilizar un par de pañuelos de seda? Uno puede tener el pañuelo líder y el otro imitar los movimientos. También podemos utilizar en el juego las respiraciones. Si seguimos el hilo conductor del viaje iremos enlazando todo. Por ejemplo comentando al niño ¿Sabes cómo respira un elefante africano? Hay muchísimas dinámicas de juego. Tantas como se te ocurran. Cuando hay varios niños la sesión se enriquece porque pueden interactuar entre ellos en los juegos y esto es muuuy divertido.





Al final de la sesión llega la calma. Es momento, por ejemplo, para hacernos un masajito. Para pedir al niño que visualice una noche africana mientras está tumbado boca arriba y sorprenderle por ejemplo con el sonido de un palo de lluvia. O pedirle que espere con los ojos cerrado hasta que reciba una sorpresa de África. Cualquier cosa bastará para crear expectación. Una piedra puede ser un gran símbolo.

Las cascadas de relajación que ves en esta foto son de Mumuchu Kids.





10 CONSEJOS RÁPIDOS PARA QUE UNA SESIÓN DE YOGA CON NIÑOS FLUYA



1-La sesión de yoga debe ser muy dinámica.
2-Sus caras tienen que estar sonrientes y sus ojitos muy abiertos. Sigue al niño.
3-Si ves caras de aburrimiento cambia lo que estés haciendo o termina la sesión.
4-No les corrijas o les obligues a hacer algo que no quieran.
5-Si un niño propone ideas o quiere hacer otras cosas improvisa y deja que todo fluya.
6-La sesión no debería durar más de media hora o tres cuartos en niños hasta 6 añitos.
7-Utiliza toda tu creatividad.
8-Utiliza el sentido del humor.
9-Saca al niño que llevas dentro.
10-Disfruta.



Si necesitas más herramientas y recursos para practicar yoga en casa con niños puedes consultar este post.

¿Qué te ha parecido nuestra rutina de yoga? ¿Qué herramientas utilizas tu para ayudarte con el orden del día a día?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube




3 comentarios:

  1. Me ha encantado! Muchas gracias por el post. Ya me gustaría poder hacerlo con mis dos tesoros. Así que me lo voy poner como un propósito. A investigar toca ;). Por cierto, cómo consigues sacar el niño que hay dentro... yo no tengo claro que el mio duda ahí. Algún consejo extra. Un abrazo muy fuerte y muchas gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa experiencia ,que fácil la presentas y la llevas a cabo ,yo lo he intentado con mi nieta y aunque le entusiasma la idea se cansa pronto ,excelentes consejos para ponerlos en práctica.Muchas gracias.Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa experiencia ,que fácil la presentas y la llevas a cabo ,yo lo he intentado con mi nieta y aunque le entusiasma la idea se cansa pronto ,excelentes consejos para ponerlos en práctica.Muchas gracias.Saludos.

    ResponderEliminar

Blogging tips