lunes, 25 de septiembre de 2017

LA VIDA ES CAMBIO







Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo.

Empiezo este post con esta frase que leí, hace no mucho, bajo el cristal de la mesa de una cafetería. Últimamente no hago más que ver mensajes por todas partes. Creo en este tipo de sincronías y, personalmente, me guío mucho por los mensajes cifrados que recibo. Todo pasa por algo.





El de hoy es un post personal, de esos que aprovecho a escribir con la casa en silencio, cuando empieza a amanecer.
En Primavera dimos un paso hacia adelante que nos marcó. Nos fuimos durante unos meses a vivir junto al mar, a más de 600 kms de casa, sin nada atado. Sólo con la ilusión de vivir unos meses de renovación. Escolarizamos al peque en una escuela Montessori. Yo pude acompañar a las Guías durante ese tiempo en Comunidad Infantil, fue un tiempo de enormes aprendizajes, de transformación interior, de renacer. Fueron casi 4 meses de vivir a fuego lento. Después de un tiempo complicado a nivel personal sentí de nuevo una sensación que hacía mucho que no sentía. La felicidad plena.
Recuerdo alguno de aquellos días de primavera en la playa sin nadie ni nada alrededor disfrutando de los  rayos de sol en mi cara, con el peque correteando alrededor libre, pudiendo canalizar todo su torbellino de energía y siendo él. Era una sensación de calma que hacía mucho que no sentía .



En mi mente comencé a imaginarme cómo sería convertir aquella situación provisional en algo más duradero, y poco a poco lo fuimos viendo claro. Han sido unos meses duros, de muchas renuncias, meses de mucho miedo pánico, de recular, de no ver la luz al final del túnel, de no ponernos de acuerdo, de estar al borde del precipicio a punto de saltar sin atrevernos. Y al fin lo hicimos ¡Saltamos!



Hoy escribo desde nuestro nuevo hogar. Fue duro decir adiós. Dejamos lejos a nuestra gente y nuestra casa, esa que nos vió crecer como familia, que fue testigo de la llegada al mundo de nuestro peque. Recuerdo con una sonrisa los primeros meses allí. Una hogar construido desde cero. Estuvimos durante más de tres meses sin apenas muebles. En el salón sólo había un sofá prestado. Hacíamos picnics en el suelo del salón sobre unas esterillas de yoga. Decir adiós al lugar que tardamos tanto en construir, al hogar que nos definía como familia, a lo que habíamos creado juntos, fue duro. He llorado al ver todo nuestro hogar vacío, al sentir el silencio de una casa que nos ha visto reír, llorar, discutir, reconciliarnos, caernos y levantarnos.




Hemos renunciado a nuestro hogar, a tener cerca a nuestra familia y amigos, a la estabilidad laboral, a la comodidad económica de tener todo resuelto, para dar a nuestro hijo aquello en lo que creemos. Una vida más lenta y tranquila, el mar, la naturaleza, una vida donde la primavera y el verano no terminan nunca y una escuela respetuosa donde es feliz.




Nuestro nuevo hogar es muchísimo más pequeño que el de antes. Eso ha supuesto tener que deshacernos de muchas cosas materiales. Este proceso ha sido también enriquecedor. Soltar lastres, dar claridad a tu vida y eliminar lo que no te aporta, lo que no usas, lo que no te supone felicidad.

"Las mejores cosas de la vida no son cosas".


No ha sido fácil despedirme de ciertas cosas (yo soy muy del "por si acaso". Antes me costaba hacer una maleta de fin de semana con menos de 7 u 8 modelos de ropa diferentes por si acaso). Una vez acabado el proceso de orden, es muy liberador y te permite centrarte en lo esencial y tener más orden y claridad mental (estos días me he dado cuenta de que no necesito ni las tres cuartas partes de lo que tenía).



A mi me han ayudado bastante estos dos libros. Si quieres iniciar un proceso de limpieza en tu vida hay muchas asociaciones solidarias a donde pueden ir a parar las cosas que no usas. Nunca tires algo que pueda tener valor para otras personas.

-La magia del orden : herramientas para ordenar tu casa ¡y tu vida!
-El arte de simplificar la vida



Nuestro nuevo hogar cumple los requisitos básicos: el mar al fondo, un salón unido a la cocina, que para nosotros es importante para dar fluidez y conexión al día a día, mucha luz, y una habitación para el peque espaciosa, que al contrario que el resto de la casa, es más grande que la de antes.

El verano ha sido para mi un tiempo de letargo, reflexión y de completar aprendizajes. Como el tiempo en el que la oruga se envuelve en su crisálida y tras un tiempo de preparación echa el vuelo la mariposa. Un tiempo para centrarme, para profundizar y seguir formándome, para tomar decisiones importantes, para respirar y disfrutar de la rutina.

He leído bastante con nocturnidad y alevosía. Tenía muchos libros empezados que no veía el momento de terminar. Me resulta muy complicado sacar tiempo para leer (y para hacer cualquier cosa). Sólo puedo hacerlo por las noches, si tengo algo de fuerza y cuando el peque está concentrado en alguna tarea, pero esto suelen ser tiempos más cortos y me cuesta más concentrarme.

Me he formado como educadora de masaje infantil con la Asociación española de masaje infantil. Una formación que me conectó con el poder revelador del tacto. He empezado ya a aplicar lo aprendido con el peque. Hemos transformado la rutina del tiempo antes de dormir integrando el tacto como parte del momento de relajación pre-sueño. Pronto te contaré más sobre nuestra rutina pre-sueño y cómo hemos pasado de acostarnos a las 22.30h o 23.00h a hacerlo a las 21.00h. ¡Todo un logro en nuestro caso! Era algo necesario teniendo en cuenta el comienzo de la escuela y el tiempo que sabemos que necesita para desayunar y vestirse sólo.



También me he certificado al fin como profesora de yoga para niños. Esta formación ha sido muy reveladora y enriquecedora a nivel personal, tenía muchísimas ganas ya de certificarme porque el yoga es una herramienta maravillosa para que los niños aprendan a manejar el día a día y sean más conscientes de su cuerpo y de su respiración. Antes sentía que me faltaba algo para integrarlo bien y realmente ha sido un gran rayo de luz.



Desde Junio completé ya también por fin mi formación como asesora de lactancia.

El resultado de muchos meses de esfuerzo y perseverancia han sido nuevos aprendizajes. Por todo ello el blog ha estado más parado. Vamos a volver a coger la marcha desde ya. Tengo un libreta repleta de ideas, de cosas que quiero contar y transmitir.



La mayoría de blogueros/as hacen un calendario de contenidos. Yo escribo y publico según me nace. Si esa semana hemos hecho una actividad la muestro, si hay un libro que me apetece mostrar escribo sobre él. Camping con niños, ciencia, creatividad, cocina en familia, Montessori en la escuela pública, herramientas de educación consciente, Montessori en el hogar, actividades para peques, viajes en familia...
No hay un calendario de contenidos, pero sí muchas ideas frescas para proteger la esencia de los niños que irán viendo la luz poco a poco.




Con la mudanza y el cambio de vida han surgido en mi nuevos retos. Septiembre es un mes de comienzos. Antes odiaba este mes del año pero estoy intentado reconciliarme con él y creo que es una oportunidad bonita para cambiar hábitos, reorganizar y renacer. Estos son los retos que yo me he propuesto hasta Navidad:


-Desayunos más lentos
-Un ratito de naturaleza pequeño cada día (aunque sean 20 minutos)
- 5/10 minutos al día para mí sola, para respirar y meditar 


Y me despido ya con un vídeo de Will Smith que a mí  me ayudó en su momento. Salir de tu zona de confort supone superar el miedo máximo y lanzarte al vacío. Ese instante justo en el que saltas y pasas del miedo máximo a la felicidad es el instante en el que descubres que el miedo sólo está en tu mente, y es el único que te separa de tus sueños.





Salir de la zona de confort es abrirte a nuevas experiencias, nuevos aprendizajes, nuevos lugares por conocer, nueva gente de la que nutrirte. Cuando vas caminando y te arrepientes de muchas cosas que NO has hecho es el momento de comenzar a hacerlas.





¿Y tú? ¿Has salido en alguna ocasión de tu zona de confort? ¿Cómo fue la experiencia?

SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

10 comentarios:

  1. Hola Marta. Que hermosas vivencias. Estoy atravesando una etapa similar. Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animo! Salta! Hay muchas cosas bonitas cuando cruzas esa puerta del avión

      Eliminar
  2. Te leo y me encantaria leerme asi... hace mucho que siento que necesito desconectar, salir, vivir de otra forma... uf es tan dificil y mas con 3 niños. Pero no pierdo la esperanza de que el cambio surja sunwue sea sin movernos de aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo más difícil es superar el miedo. Animo! Nunca es tarde para luchar por tus sueños

      Eliminar
  3. Qué alegría da leerte tan feliz! Al final eso es lo que cuenta yo creo. Con lo que tenemos a nuestro alcance ser lo más felices posible, respetando siempre nuestro entorno.

    Coincido contigo en que estar cerca del mar siempre ayuda mucho! Jeje

    Mucha suerte en esta etapa!

    ResponderEliminar
  4. Es una pasada lo que puede hacer en nosotros salir de la zona de confort... Y me parece increíble la valentía de dejar todo por lo que uno siente y cree. Enhorabuena, saldrá genial!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir tanto.... A mí me has ayudado mucho

    ResponderEliminar
  6. Un artículo muy inspirador. Si te falta tiempo deberías leer Mañanas Milagrosas de Hal Elrod. Te cambia la vida.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu escrito!! He empezado a hacer yoga y me encanta, al leer que te has certificado como profesora de yoga para niños, he notado un sentimiento diferente, es una de las cosas que creo que me gustaría, pero supongo que llevando tan poco practicándolo no podría serlo, no? Me podrías informar un poco más. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leerte. Este verano yo también he pasado por un proceso similar y por el mismo motivo: la felicidad de mi hija y de nosotros como familia. No es fácil dar el primer paso y me he sentido muy identificada contigo con respecto a todo el proceso de dejar ir los apegos. La felicidad y calma que transmites es super inspiradora, vivan los cambios a mejor!!

    ResponderEliminar

Blogging tips