jueves, 28 de septiembre de 2017

LAS MEJORES EXTRAESCOLARES PARA UN NIÑO





El cole ha comenzado de nuevo. En este tiempo muchos padres se empeñan en llenar la tarde de los peques con actividades extraescolares. Reforzar lo aprendido en el cole, enseñar al niño habilidades tempranas, aprender un segundo idioma, desarrollar nuevos talentos en los niños...

Actualmente hay una gran variedad de oferta de actividades extraescolares. Natación, inglés a través del juego, instrumentos musicales, danza, teatro, clases de apoyo, pintura, manualidades, yoga, baloncesto...

La verdad es que algunas actividades parecen tan atractivas que cuesta resistirse a ellas. Sin embargo, antes de lanzarte a apuntar a un peque a una extraescolar me parece interesante reflexionar sobre algunos aspectos. ¿Cuáles son las mejores extraescolares para un niño?.

5 PAUTAS PARA ELEGIR ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES PARA LOS NIÑOS


Antes de apuntar a tu hijo a una extraescolar me parece interesante que te hagas algunas preguntas.

  • ¿Tiene al menos tu hijo/a 2 horas al día para estar contigo?
  • ¿Tendrá tiempo para jugar cada día al aire libre sin prisas?
  • ¿Ha elegido él/ella la extraescolar?
  • ¿El niño/a tiene oportunidad de movimiento durante toda la mañana? Si no es así ¿Le permite la extraescolar este movimiento?
  • ¿Le entusiasma la idea de la actividad?


Si alguna de estas respuestas es NO deberías replantearte la conveniencia de la extraescolar.

"Vale más una hora de tiempo en familia que la mejor extraescolar del mundo."


La obsesión por que nuestros hijos sean excelentes a veces nos nubla la vista y los separamos de lo esencial: tener sus necesidades físicas y emocionales básicas satisfechas para que crezcan sanos e integrados.

Un niño no puede debería pasar 5 o 6 horas en el cole, 1 hora en inglés (por más que el aprendizaje sea en forma de juego) y otra en danza. Las jornadas de 8 horas no deberían ser para los niños.

Los niños deben tener tiempo para ser niños. Un niño necesita jugar, necesita ensuciarse al aire libre, necesita tiempo con su familia, necesita aburrirse de vez en cuando.  Normalmente cuando tiramos demasiado de una cuerda lo que suele suceder es que la cuerda se rompe.

Si el peque tiene todas sus necesidades afectivas y físicas satisfechas acabarán brillando sus talentos de forma natural. La infancia es la época más mágica de la vida. Es la etapa de la formación del hombre. Deberíamos exprimirla al máximo y cultivar la felicidad para que el ser humano crezca sano y fuerte a nivel emocional.

La presión, la elevada exigencia de los padres, el ritmo acelerado opuesto a su ritmo biológico acaban saturando a los niños. Al final la sobrecarga de tareas y horarios repercute en el niño y produce un efecto completamente opuesto al deseado por los padres: aburrimiento, agobio, frustración, apatía, miedo al fracaso, falta de pensamiento crítico, necesidad de aprobación externa.




¿CÓMO OCUPAR LAS TARDES DE LOS NIÑOS?


Si el niño pasa toda la mañana en la escuela, bajo mi punto de vista, hay cuatro imprescindibles que no deberían faltar en las tardes:

1-Juego 
2-Movimiento al aire libre
3-Tiempo para cooperar en casa y hacer las cosas por sí mismo
4-Tiempo de calidad en familia

Cuando hablo de tiempo de calidad, no me refiero a hacer planes originales o planes caros. Me refiero a que los padres dediquen atención consciente tras el trabajo al niño y apaguen las distracciones virtuales o laborales que puedan arrastrar después de una jornada.



Los niños necesitan sentirse amados incondicionalmente, necesitan sentir que sus padres tienen tiempo para ellos y que son importantes. Los niños necesitan salir a jugar en familia con la nieve, ir a pisar las hojas en otoño, poder ayudar a partir un ajo en la cena, y jugar con los tuppers de la cocina sin prisas creando construcciones mentales maravillosas.

Demos tiempo a los niños para que descubran el mundo sin prisas y disfruten de esta etapa tan mágica que no volverá. 


Quiero compartir contigo este vídeo inspirador. A mi me hizo reflexionar mucho.



Hice esta misma pregunta a mi marido y a mi hijo. Ambas respuestas me hicieron darme cuenta de lo esencial

¿Con quién te gustaría cenar esta noche si pudieses elegir a cualquier persona viva o muerta? 
Mi marido contestó: con mi padre (su papá falleció hace unos años)

¿Con quién te gustaría cenar esta noche si pudieses elegir a cualquier persona en el mundo viva o muerta?
Mi hijo contestó: con papá y mamá


DEJA QUE SEA ÉL MISMO Y QUE BRILLE NATURALMENTE


Si al peque le apasiona el fútbol o el baile moderno y a ti te apetece más que vaya a clases de piano no hagas negociaciones ("Puedes ir a fútbol con la condición de que los Viernes vas a ir una horita a clases de piano"). Deja que dé rienda suelta a sus pasiones, que no tienen por qué coincidir con las tuyas. Puede que sea su gran talento y tú lo estés pasando por alto. Puede que no se le dé muy bien pero que le haga inmensamente feliz el resto de su vida. Deja que sea él mismo.




Para acabar quiero compartir contigo un post que escribí hace un tiempecito en el blog y que completa muy bien la reflexión de hoy:




¿Reflexionamos juntos sobre el tema? ¿Qué opinas sobre las actividades extraescolares para los niños?

SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo en que desgraciadamente demasiadas veces saturamos a nuestros niños con extraescolares... En ocasiones no es tanto por la excelencia como por las jornadas de trabajo de los padres que se alargan y alargan y no pueden cuidar a sus hijos.

    Recuerdo que cuando era pequeñita, si quería apuntarme a algo, mis padres nunca me quitaron pero siempre me decían que lo más importante era que jugara mucho y que en eso me tenía que ocupar... Y hoy creo que tienen razón.

    No obstante en nuestro caso intentaremos encontrar un (difícil) equilibrio entre las extraescolares (siempre eligiendo el niño claro) y el disfrute de las tardes. Tengo la suerte de que muchas tardes puedo pasarlas con él, así que cuando le recojo en el cole puede jugar y jugar. Pero tampoco quiero que deje, x ejemplo, de ir a ingles (va desde que tenía 2 años) porque creo que le puede beneficiar mucho ej su futuro y ahora, si solo hace eso 1 hora a la semana, no le va a perjudicar.

    Es muy complicado el tema...

    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips