martes, 31 de enero de 2017

10 MOTIVOS PARA MOVERTE EN BICI CON NIÑOS POR LA CIUDAD


Hoy quiero darte mis razones para moverme con mi niño en bici por la ciudad. Además te cuento cómo lo hacemos.

Semanalmente procuramos salir a las afueras de la ciudad a respirar un poco de aire puro, desconectar y reconectar. Uno de los complementos que nunca nos falta en nuestras salidas a la naturaleza es la bicicleta. (Antes era la moto, pero el peque ha ido evolucionando. ¡Ahora la bici sin pedales es la estrella!). LLevaba unos meses con muchas ganas de subirme a la bici. Te aseguro que un niño de tres años con una bici sin pedales va mucho más rápido de lo que dan de sí las piernas y la baja forma de su madre ;).


El caso es que por fin me hice con la bici. Elegí una bicicleta plegable con ruedas de 26" estilo clásica. Tengo una de montaña del año maricastaño en proceso de reparación para terrenos irregulares, pero la pega es que no es plegable y tengo que hacer muchos malabarismos para meterla en el maletero, bajarla en el ascensor, y guardarla en casa.

La que ves en la foto se dobla por la mitad y puedes guardarla en cualquier parte. ¡No me fue fácil encontrarla!
La conseguí en amazon. Si te gusta la idea puedes comprarla pinchando AQUÍ

El cole no nos queda demasiado cerca de casa, así que contando con dejar al peque seguir su ritmo a la hora de vestirse, desayunar y demás rutinas mañaneras siempre teníamos que ir prácticamente corriendo.



El caso es que me decidí a subirme a la bici y estamos encantados. Para integrar al peque estuve barajando la posibilidad de varios dispositivos. Uno de los que me gustaba para él, tipo tándem, era de momento demasiado grande para su estatura.

Estamos utilizando una sillita delantera que le permite ver la ciudad y disfrutarla igual que a mí. La nuestra es de IBERT Tienen un 10% de descuento con el código: sincuestaibert  así que sale muy bien de precio. Puedes comprarla AQUÍ
El peque disfruta mucho de nuestros paseos en bici. Lo bueno de llevar la sillita delantera en la bici es que  puedes ir hablando con el peque. Él siente que pilota la bicicleta (tiene una especie de volante) y va viendo todo el paisaje y recibiendo el aire fresco. ¡Es una gozada!

Esta sillita delantera vale para niños desde 1 añito más o menos hasta las 4 años aproximadamente. Viene con sistema de anclaje y cierre de seguridad para el cuerpo y los pies del peque. Así es como nos movemos para esos trayectos un poquito más largos en la ciudad. Quiero darte mis 10 razones para moverme en bici con niños.

Uno de mis propósitos para 2017 era cuidarme más, y este es uno de los cambios que he hecho a la hora de moverme. Tengo que confesar que al principio las cuestas se me hacían inacabables, las piernas me pesaban como el plomo y sentía que mi cuerpo no estaba preparado para la bicicleta, pero poco a poco me he ido sintiendo mejor. Me he ido dando cuenta de que estaba muy oxidada. Conseguir mis pequeñas metas de cuidado personal me hace sentir tan bien que puedo decir que la bici engancha.

10 MOTIVOS PARA MOVERTE EN BICICLETA CON NIÑOS POR LA CIUDAD



1-Aprovechas para moverte un poco y hacer algo de deporte: cuando tienes hijos lo del tiempo para el deporte y otros hobbies pasa a un segundo plano. Desplazarte en bici con niños es la oportunidad perfecta para moverte un poco y llevar un estilo de vida más activo.

2-Reduces tiempo en desplazamientos, ganas tiempo para ir más slow en otras rutinas: los niños necesitan mucho tiempo. Su ritmo interior natural es lento. Sobre todo por las mañanas tener 10 minutos más es un extra que vale mucho.



3-Sentir el viento en la cara, conectar con el mundo: utilizamos tanto el coche que apenas llegamos a recibir aire puro muchos días. La bicicleta nos permite conectar con el ritmo anual, sentir el aire puro, respirar, hablar sobre los cambios en el entorno. Lo bueno de tener al peque delante es que puedes ir comentando todo lo que vas viendo, y eso es una gozada.

4-Aprender a valorar las pequeñas cosas: Un trayecto en bicicleta es lo suficientemente rápido y a la vez lo suficientemente lento como para poder apreciar un pajarillo en un árbol, ver un gatito que se esconde o las hojas de los árboles brillar y moverse.


5-Es un momento especial adulto-niño para compartir: El niño se siente especial y protagonista. A los peques no les suele hacer mucha gracia montar en la silla del coche. Sin embargo el peque está deseando siempre subirse a la bici con mami

6-Es mucho más barato ir en bici que usar el coche: Ir en bicicleta es un ahorro en muchos sentidos. Ahorra combustible, desgaste del vehículo, aparcamiento...


7-Cuidamos nuestro entorno: Me asusta ver los niveles de contaminación que se están alcanzando en algunas grandes ciudades. Llega a dar miedo pensar qué tipo de aire estamos respirando. Probablemente si todos cogiésemos la bicicleta nosotros mismos y nuestro entorno estaríamos más saludables.

8-Transmitir conciencia ecológica a los niños: Si quieres cambiar el mundo debes empezar por cambiarte a ti mismo. El movimiento se demuestra pedaleando. De modo que si quiero que mi peque se preocupe por su entorno y tenga una conciencia sostenible lo suyo es empezar por dar ejemplo y proponerle alternativas de juego, movimiento, viaje  y vida que respeten el medio ambiente.



9-Aprovechamos el pedaleo, el aire y el movimiento para liberarnos del estrés: Ser madre (o padre), cuidar la casa, trabajar, hacer la comida... Tenemos tantas cargas que un paseo diario en bici con tu niño  es lo más parecido a un spa que vamos a poder tener con cierta regularidad


10-Es muy divertido: Los paseos en bicicleta con un niño que lo va comentando todo y te va dando instrucciones como si estuviese pilotando él mismo molan mucho.





La sillita delantera no molesta nada, así que cuando salimos a las afueras también aprovechamos para ir por los parques y los carriles bici con el peque. Como mi bicicleta es plegable se puede meter en el coche en un periquete y transportarla hasta una zona segura donde el peque pueda moverse libre con la bici sin peligro. Es un gusto poder compartir un deporte con ellos.



Tengo que decir que los primeros días sentía algunas sensaciones encontradas. Por un lado mi cuerpo no estaba entrenado y me costaba mucho llegar al destino sin sentir que me dejaba la vida en ello. No hay que olvidar que el niño es un peso añadido que hay que mover. Por otro lado moverme en bicicleta con el tráfico de la ciudad me daba algo de miedo.

Poco a poco vas perdiendo el miedo, vas ganando confianza y forma física. No es lo mismo montar en bici que conducir una bici entre el tráfico de la ciudad.

Es bueno conocer algunos consejos básicos para moverte con seguridad por la ciudad con la bicicleta, sobre todo cuando vas con un niño. Si sigues los consejos con cabeza no hay más peligro que el que puedas tener con un vehículo cualquiera. Lo importante es ir alerta, utilizar siempre el centro del carril derecho de la calzada. los carriles bici y respetar las normas viales.
Un consejo muy práctico es valorar diferentes rutas en función de la tranquilidad, las cuestas, irregularidades...



¡No olvides ponerte el casco! En las fotos me ves en un parque con dos bicis, dos niños, un bebé y una cámara y con la vorágine del momento olvidé ponerme el casco, pero ¡el casco siempre puesto!

Montar en bici con niños es una experiencia chulísima, nos permite conectar, les transmite valores muy positivos y es muy divertido




¿Te animas a montarte en bicicleta con tu peque? Si ya lo haces ¿Nos cuentas tu experiencia?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y youtube


Hoy me despido con música. "¡Lleva, llévame en tu bicicleta!"


2 comentarios:

  1. Que chulo!!! Me creas necesidades, ahora quiero una bici xdd

    Me has dado esperanzas cuando dices aue tu peque preferia la moto yahora la bici... Porque al mío en Navidad le regalamos las dos cosas y de la bici pasa olímpicamente :(

    No creo que yo la usara porque Santander esta llena de cuestas... Pero reconozco que es muy tentadora jeje.

    Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡aY las cuestas es lo que peor llevo! Pero cuando llega la cuesta abajo... jejejeje Eso es un placer enorme! Aquí también hay cuestas, creo que no tantas como allí. Yo lo que hago es tratar de evitarlas si puedo cambiando la ruta.
      La etapa de la bici llegará, ya verás, pero va más tarde

      Eliminar

Blogging tips