viernes, 29 de mayo de 2015

6 RAZONES PARA AMAR EL MÉTODO MONTESSORI




Hoy te hablo de Montessori. Te voy a contar las razones por las que me apasiona el Método Montessori. Para mí el método Montessori es más bien una filosofía.

Me ha abierto una ventana a un mundo, desconocido para mí, me ha hecho pensar sobre la forma de relacionarnos con los niños, y creo que empaparme de este método me ha hecho reflexionar, para ser mejor mamá.
Cuando empiezas a conocer más sobre el método te vas dando cuenta de que todo encaja a la perfección, de que todo tiene sentido, es un engranaje perfecto, donde todo tiene un por qué y todo tiene una lógica aplastante, creo que eso es lo realmente mágico del método, todo tiene un sentido tan obvio que resulta abrumador. El orden, los materiales, el ambiente preparado… Todo está conectado y tiene un por qué tan sencillo que cualquiera lo entendería.


Estas son las razones por las que adoro el Método Montessori:

TODO PARTE DEL RESPETO AL NIÑO: 

Al contrario que en otro métodos sobre los que he leído, en el Método Montessori todo se hace teniendo en cuenta al niño, sus ritmos y sus necesidades, no se le presiona, pero tampoco se ponen límites a sus ganas de aprender y a su curiosidad por explorar el mundo. 
Creo que es lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos, respetar su esencia. A veces, con nuestras acciones, gritos, prohibiciones, castigos, premios…, distorsionamos de tal manera la esencia del niño, que no puede evolucionar tal y como le permitirían sus capacidades innatas.



SE CONFÍA EN EL NIÑO COMO PERSONA: 

Creo que esta es la clave que me enamoró del método e hizo cambiar el chip en mí como mami. Se le ofrece la oportunidad al niño de aprender y equivocarse, pero se le tiene en cuenta, y se confía en él. Confíamos en nuestro pequeño cuando le ofrecemos herramientas reales para manipular, por ejemplo un vaso de agua,  o cuando le permitimos ayudarnos en la cocina, o con las tareas de la casa. Tal vez el vaso se rompa, la comida no quede del todo bien, y las tareas de la casa no estén perfectas, pero hemos confiado en el niño, le hemos dado la oportunidad de aprender y de equivocarse.


EL NIÑO APRENDE A TRAVÉS DEL ENTORNO QUE LE RODEA: 

Cuando empecé a leer y leer sobre los ambientes preparados Montessori todo me parecía tan evidente, que me resultaba frustrante no haber podido verlo antes por mí misma. El ambiente preparado es CLAVE en el método Montessori, unos ambientes bonitos, que transmiten paz y serenidad, seguros, adaptados… Quiero que mi hijo conozca el mundo así. En el fondo, se trata de representar un pequeño mundo en miniatura para que pueda aprender de él. Por eso el orden es clave, el niño establece un orden mental a través del entorno que le rodea, aprende a apreciar el arte, las plantas, se familiariza con conceptos matemáticos, gramáticos, manipula, experimenta. Todo está minuciosamente cuidado y preparado para el pequeño. Lo mejor de todo es que el ambiente da “alas” al niño para que “vuele” por sí mismo. En otros métodos más tradicionales el niño es prisionero de nuestras enseñanzas, no puede explorar según sus intereses, si no que el aprendizaje le viene impuesto.


ENSÉÑAME PERO BONITO:

 Este es otro de los puntos que me cautivó. Un aprendizaje tan bonito, tan activo, con materiales que tocar, concretos y no abstractos siempre tiene que calar más. No sólo se aprende, si no que se disfruta aprendiendo. Se aprovechan los periodos sensibles (los intereses del niño en cada momento) y se deja que su curiosidad fluya. Hay  materiales específicos para cada área de aprendizaje. Materiales bonitos, naturales en su mayoría, sencillos.  El niño manipula, es protagonista de su aprendizaje, aprende a través de todos los sentidos, con libertad de movimiento. El niño no tiene que imaginar algo abstracto, si no que puede palpar, puede tocar, ver lo que significa un número y tocarlo. Las manos son fundamentales en el aprendizaje. Me apasiona la idea de que el niño se divierta aprendiendo, y vea lo bonito que es descubrir el mundo, de que descubra lo apasionante que es “saber”. Creo que es algo fundamental que trasmite el Método Montessori.

APRENDER PUEDE SER REALMENTE BONITO Y APASIONANTE”.




ME TRASMITE PAZ, SERENIDAD Y VALORES: 

No sólo en el ambiente preparado, el método trasmite unos valores de respeto, por la forma de tratar al niño. El respeto hacia el niño, como a un igual. Se fomenta un aprendizaje a través de la “acción-consecuencia”, que es lo realmente sucede en la vida, “mis actos producen consecuencias”, y es lo que se trata de hacer ver al niño. Se le prepara para la realidad de la vida, no se le engaña, ni se le soborna. Se trata de que aprenda valores por sí mismo, viendo la relación natural “acto-consecuencia”. El aprendizaje de todas las áreas de conocimiento es igual, con materiales auto-correctivos. El niño aprende por sí mismo, él es el protagonista. Las presentaciones de los materiales al niño trasmiten tanta serenidad, tanto amor y cuidado por las cosas…



ME FASCINA LA AUTONOMÍA QUE PUEDEN LLEGAR A CONSEGUIR LOS NIÑOS: 

Es un gusto ver a un niño “montessori”  poner la mesa, limpiar un derrame, lavarse solito las manos antes de comer… Si enseñamos a los niños a valerse por sí mismos les habremos dado la mejor lección que jamás podrán aprender.  Niños dóciles, conscientes del esfuerzo que suponen las cosas, que valoran el orden… Y lo más maravilloso es que llegan a ese punto por sí mismos, jugando libremente.





¿Qué te parecen mis razones? ¿Os ha enamorado, como a mí, el método Montessori?  ¿Cúales son vuestras razones?

Si te han gustado mis razones, y quieres saber más sobre el método Montessori y empezar a aplicarlo en casa con tu peque puedes empezar por leer:

CÓMO EMPEZAR A APLICAR EL MÉTODO MONTESSORI EN CASA. PARTE 1

CÓMO EMPEZAR A APLICAR EL MÉTODO MONTESSORI EN CASA. PARTE 2

Espero vuestros comentarios, son mi motor.

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Peque Felicidad, Cuando yo empecé mis entrenamientos para certificarme como guía Montessori no podía creer que después de tener una maestría en desarrollo infantil podría haber algo mas que pudiera aprender y que me enseñara a ver (con otros ojos) desde la perspectiva de un niño y esto lo encontré en Montessori. Lo primero que aprendí en mis clases de Montessori era que tenia que olvidarme de la educación tradicional, porque con Montessori todo es diferente, no es que los niños en un ambiente Montessori sean diferentes porque en cuanto al desarrollo infantil todos los niños se desarrollan con los mismos parámetros sino que con el método Montessori podemos entender que los niños son capaces hacer todo lo que nosotros los adultos, maestros o padres les permitamos hacer acorde a sus necesidades y capacidades y de que hay maneras lógicas, fáciles y divertidas de aprender.

    Aprender a respetar y a confiar en los niños es algo que no creemos posible, pero cuando les damos la oportunidad y les proporcionamos los medios adecuados y vemos todo lo que logran entonces es cuando una inmensa felicidad invade nuestro corazón.

    Llevo aplicando este método por 10 años y cada día aprendo algo nuevo y diferente pero como el primer día de clase hasta el día de hoy mi frase favorita sigue siendo la misma “Todo con Montessori Tiene sentido”

    Gracias Peque Felicidad por compartir tus sentimientos por el método Montessori, mas que ser un método de enseñanza es un estilo y filosofía de vida , yo también amo este método y admiro tanto a María Montessori que fue una mujer muy avanzada para su época que lucho y difundió sus enseñanzas a través del mundo y sus teorías y afirmaciones permanecen vigentes aun en el siglo XXI

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir vuestras experiencias con éste método. Hace poco empecé a emplear éste método en la crianza de mi peque que está creciendo bilingüe.

    ResponderEliminar

Blogging tips