martes, 30 de agosto de 2016

10 FRASES QUE USAMOS PARA EVITAR DECIR "NO" A NUESTRO HIJO





Atención: No leas este post si no quieres saber más sobre la filosofía Montessori.

¿Qué? ¿Pero esta que dice hoy? No estoy loca. Sólo quería que comprobases que, efectivamente, cuando nos dicen NO se nos despiertan las ganas de hacer todo lo contrario.

Si a estas alturas sigues leyendo te habrás dado cuenta de que la palabra NO invita a hacer todo lo contrario.

El "NO" nos produce rechazo, negativiza cualquier acción. Además prohibir reaviva el deseo de hacer justo lo contrario. Cuando abusamos del "NO" este pierde totalmente su poder. Además crea una predisposición negativa en la mente del niño.




Vamos a hacer un pequeño ejercicio que te va a ayudar a entender lo que siente el niño hacia el mundo y hacia nosotros cuando abusamos del NO:

Imagina que todo el día tu pareja estuviese diciéndote "NO": 
No hagas eso, no te pongas ese jersey, no enciendas la tele, no grites, no cocines eso, no me toques mis cds, no subas la persiana, no enciendas la radio, no pintes, no....

¿Qué sensación has tenido?

El "NO" produce un cierto rechazo hacia quien nos lo dice constantemente, nos aleja de quien nos negativiza, incluso nos hace sentir inferiores, nos crea desconfianza, nos hace ver el mundo de forma negativa...

¿Hay alguna explicación científica?


Nuestra mente traduce todos los mensajes que recibe en imágenes. Por eso si nuestro pensamiento es: "No quiero una tableta de chocolate". El cerebro se enfoca en "quiero una tableta de chocolate". Nuestra mente traduce en imágenes la tableta de chocolate, pero no es capaz de traducir el "no". Nuestro cerebro sólo se enfoca en la parte positiva "quiero una tableta de chocolate".
Del mismo modo, si le dices a un niño "no quiero que corras". Su mente capta la parte afirmativa "quiero que corras"

¿Hay que eliminar completamente la palabra "NO" en el día a día con nuestros hijos?


Antes de continuar con el post, quiero aclarar que eliminar el "NO" de nuestro vocabulario sería antinatural. Además, hay situaciones en las que es inevitable emplear la palabra "NO".  Decir "NO" es lo más rápido, es claro, es conciso, llega rápido al que escucha y puede ser necesario en situaciones puntuales que requieren un mensaje preciso y rápido. Por ejemplo, en situaciones que afectan a la seguridad del niño. Si utilizamos la palabra "no" moderadamente, cuando la necesitemos verdaderamente tendrá su efecto inminente en el niño.



Te darás cuenta de que a partir de que el niño empieza a gatear en adelante el uso del "no" se va incrementando. Cada vez vamos usando más la palabra. No sólo la usamos más, si no que también lo hacemos de forma más enérgica. Supongo que es nuestra respuesta natural, cuando nos vamos dando cuenta de que el "no" pierde su efecto en el niño.

Por eso mi apuesta es moderar el uso de la palabra "NO" y sustituirla por otras alternativas que hagan entender al niño lo que le queremos decir.

Estas son las frases y alternativas que utilizamos en casa para sustituir la palabra "NO" y positivizar los mensajes que le transmitimos a nuestro hijo:



1. PLANTEAR ALTERNATIVAS QUE LE MOTIVEN EN LA DIRECCIÓN ADECUADA

Imagina que el niño no quiere irse a dormir.  La frase sería:

NO puedes estar más tiempo aquí. ¡A dormir!

Y la podemos sustituir por

¿Quieres que te cante una canción para dormir o prefieres leer un cuento?


2. EXPLICAR LAS CONSECUENCIAS LÓGICAS O NATURALES DE SU ACCIÓN

Imagina que el niño está tirando un objeto. La frase sería:

¡No tires eso!

Y la podemos sustituir por:

¡Ten cuidado! Si tiras eso, podría romperse. (¡Ojo! consecuencias lógicas o naturales siempre)


3. DISTRACCIÓN CON UNA INVITACIÓN HACIA UNA NUEVA ACTIVIDAD COMPLETAMENTE DIFERENTE

Imagina que el niño se está revolucionando un poco y estás sintiendo que pierde el control de la situación. La frase sería

¡No hagas eso! ¡No corras! ¡No toques ahí! ¡No grites!  

Y la podemos sustituir por:

¿Y qué tal si salimos fuera y te enseño un juego nuevo muy divertido?


4. ANTICIPARNOS A SITUACIONES COMPLICADAS

Imagina que el niño va a casa de su primo con la bici. La frase sería

No pegues a tu primo. ¡Se comparte!

Y la podemos sustituir por:

Si llevas la bici probablemente a tus primos les gustará montarse en ella ¿Estás preparado para compartirla o prefieres dejarla en casa?

5. DECIR LO MISMO PERO DE FORMA POSITIVA

Vamos a ver algunos ejemplos rápidos:

No corras.  Ve más despacio
No grites.  ¿Puedes hablar un poquito más bajo?
No interrumpas. Deja que termine esto y ahora construimos eso juntos
No pegues. Debemos tratarnos con respeto
No hagas daño al animal. Trata suavemente al animal


6. INVITAR AL NIÑO A AYUDARNOS

Imagina que estamos poniendo unas estanterías en casa y el niño está tirando todas las herramientas y tornillos. La frase sería:

¡No tires eso!

Y la podemos sustituir por:

¿Te apetece poner a tí este tornillo? ¿Qué tal si lo sujetas mientras hago el agujero?


7. HABLAR SOBRE LOS SENTIMIENTOS DE OTRAS PERSONAS Y/O LOS SUYOS PROPIOS

Imagina que el niño está haciendo pedorretas a su hermano. La frase sería:

No hagas pedorretas a tu hermano

Y la podemos sustituir por:

Si haces pedorretas a tu hermano le harás sentir mal y se pondrá triste


8. REFORZAR LAS VENTAJAS DE LO QUE QUEREMOS TRANSMITIRLE

Imagina que el niño no quiere salir del agua. La frase sería:

¡Venga! No puedes estar más en el agua

Y la podemos sustituir por:

Cuando salgas del agua te secarás y podremos leer tu cuento preferido

9. HACERLE PREGUNTAS PARA CAPTAR SU ATENCIÓN Y QUE REFLEXIONE SOBRE SUS ACTOS

Imagina que el niño está tirando migas de pan al suelo. La frase sería

¡No hagas más eso!

Y la podemos sustituir por:

¿Y el cepillo? Ahora habrá que recoger esto para que esté de nuevo limpio ¿Verdad?


10. RECONVERTIR SU ACCIÓN EN ALGO POSITIVO

Imagina que el niño ha cogido el limpiacristales y está manchando todo. La frase sería:

¡No cojas eso!

Y la podemos sustituir por:

¡Mira! Te voy a enseñar a utilizar el limpiacristales para que los cristales queden limpios ¿Quieres?



Este ejercicio te convencerá del todo. Presta atención:

Quiero que imagines una mesa de madera, pero es importante que NO imagines sobre ella un vaso de agua. ¡Recuerda que es importante que NO imagines un vaso de agua transparente! NO pienses en ese vaso de agua.

Imposible no imaginar la mesa con ese vaso de agua encima ¿verdad?




Un reto divertido ¿Jugamos al tabú durante un día?

Si te has convencido y quieres intentar empezar a racionar el uso del "NO" con tu/s hijo/a/s te propongo que te marques un pequeño reto que será muy divertido:  Un día sin la palabra "NO" Imagina que estás jugando al tabú o algo así y que está prohibido usar esa palabra durante todo el día y que también juegue tu pareja. Verás como es cuestión de práctica. (Cada "NO" puede cambiarse incluso por un masaje, "haces tu la cama", "friegas tu..." Será un juego divertido para empezar a ponerlo en práctica e implicar a tu pareja).





¿Y tú? ¿Abusas de la palabra "NO" en el día a día? ¿Se te ocurre alguna otra forma creativa para sustituirlo?


SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO
POR FA

o lo que es lo mismo

SI NO TE HA GUSTADO EL POST
NO LO COMPARTAS 
POR FA ;)


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde comparto lo que me inspira y nuestros momentos diarios, además de algunos vídeos.
También me encuentras en twitter, pinterest y Youtube 


23 comentarios:

  1. Genial! Abusamos más de lo que creemos de la dichosa palabrita.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que el post me viene al pelo, es tanto lo que uso el no que hasta el pequeño empieza a abusar del mismo para todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños absorben todo y esa negativa también ;) Poco a poco podemos ir cambiandolo

      Eliminar
  3. La verdad que el post me viene al pelo, es tanto lo que uso el no que hasta el pequeño empieza a abusar del mismo para todo.

    ResponderEliminar
  4. Genial! Me he percatado de que hay pocos No en mi diálogo con mi pequeña, eso si, respiraciones completas, varias. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Genial! Me he percatado de que hay pocos No en mi diálogo con mi pequeña, eso si, respiraciones completas, varias. Gracias

    ResponderEliminar
  6. En el libro «los padres son maestros» aprendí mucho sobre estos importantes detalles (años 80). Ahora seré abuela y lo tengo más presente!!!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco ese libro pero lo buscaré ;)

      Eliminar
    2. Hola, quien es el autor del libro?
      Gracias

      Eliminar
  7. Me ha encantado. Mi enhorabuena por el post y el trabajo que seguro ha dado para recolipar la información y transmitirla de forma tan sencilla a las familias. Me lo guardo para compartir. Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Tengo una duda... Me quedo con la sensación de que de alguna manera con alguna de esas frases se "soborna" constantemente al niño.
    "Cuando salgas del agua te secarás y podremos leer tu cuento preferido" ¿que pasa entonces cuando no puedes ofrecerle nada a cambio? No puede funcionar igualmente el "cariño sal ya del agua que te estás quedando frío"

    ResponderEliminar
  9. Es justo lo que yo opino y lo.que tanto me cuesta transmitir a familiares y amigos que me tratan de loca cuando digo "al niño no se le dice NO, por favor". Fenomenalmente explicado. Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  10. Fíjate que a pesar de que intento no abusar... Inevitablemente creo que lo hago. Le voy a proponer a #miquerido jugar al tabú este donde! Jeje. Gracias por la idea

    Feliz día

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el post, me parece muy importante la forma de plantear las cosas a los niños, y a todo el mundo la verdad. Pero, me doy cuenta que me cuesta horrores. El evitar decir no me resulta antinatural incluso (no desde la lógica, sino desde el día a día, cuando lo hago me resulta forzado). Supongo q es una cuestión de costumbre. Pero son tantas cosas a la vez a tener en cuenta que me apabullo. Y para colmo, cuando uno comenta con la familia y amigos, no siempre te entienden y en general no están dispuestos a hacer el cambio ellos. Incluso mi pareja, en algunas cosas estamos de acuerdo, pero en otras no. Ni cuando le explico los fundamentos y los estudios o descubrimientos que los avalan. Incluso me terminan diciendo cosas como "no leas tanto". Lo cual muchas veces viene acompañado de "hacé lo que sientas" o alguna cosa similar. Siendo que la misma persona te acaba de decir que deberías ser más dura con el niño (cosa que vos no sentís, claramente, por eso empezó todo).

    ResponderEliminar
  12. A mi me parece fantástico lo que dices, pero me resulta complicado poner en práctica. Que le digo a mi hija de 9 meses cdo se pone de pie en la bañera o en la trona? O cdo me coge los zapatos para jugar con ellos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le digo siéntate que es peligroso y dame los zapatos, los zapatos van en los pies para andar por la calle. El No lo uso para los enchufes y cables sólo

      Eliminar
  13. Muy interesante soy padre por primera vez y lo pondré en practica. Gracias por los consejos.

    ResponderEliminar
  14. Interesante..... No me habia dado cuenta de cuanto se mal usa este NO empezare, a desaprender para aprender .... gracias bendiciones para ustedes.

    ResponderEliminar
  15. Yo he observado, por si le sirve a alguien, que con mis hijos me funciona muy bien la coletilla "¿te parece bien?" ejemplo: no quiere acostarse y le digo: "si te acuestas leeremos un cuento, ¿te parece bien?" y siempre me dicen que si a las cosas. Creo que es el uso de la palabra "bien" ya que lo tienen interiorizado como algo bueno simpre.

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado y creo que el abuso del NO desgasta la peligrosidad de lo que significa, lo pondré en práctica porque mi hijo ya con 2.5 años ya no hace caso al NO,... No será facil

    ResponderEliminar

Blogging tips