miércoles, 4 de noviembre de 2015

CIENCIA CON TU PEQUE: JUEGO SENSORIAL ARTISTICO CON GELATINA



La actividad que te enseño hoy es una de esas que a los peques les molan, y se hacen con bien poco. Lo más importante que vas a necesitar es tiempo. Mancharnos, tocar, ver los colores, cocinar... A los peques les chifla.

Hoy hemos hecho un juego sensorial muy artístico: La actividad da bastante de sí, ya te lo anticipo.


INYECTAMOS COLORES EN UN CASTILLO DE GELATINA Y EXPERIMENTAMOS CON ÉL


Cocinamos e hicimos un pequeño castillo de gelatina transparante. La idea era inyectar los colores para ir decorando el castillo y ver el efecto del líquido cuando lo inyectamos en una superficie gelatinosa. El líquido queda atrapado magicamente y el castillo se va llenando de color. ¡Es genial!

En casa tenemos algunos cuentagotas de distintos tamaños, que aprovechamos para esta actividad.
Lo ideal, para esta actividad, es usar una jeringuilla grande pero cuanto más finita y larga la punta mejor, para que no se rompa la gelatina al inyectar los colores. Si el niño es muy peque como para usar una de estas jeringuillas o no tenéis en casa. puedes usar un cuenta gotas, cuanto más fino en la punta mejor (Teníamos unas jeringuillas finas preparadas pero no les hizo mucho caso)

¿Qué necesitas para hacer la actividad?


-Láminas de gelatina neutra transparente
-Colorantes alimentarios
-Cuenta gotas (o jeringuilla)


Cocinamos la gelatina como marcan las instrucciones del paquete. Nosotros compramos estas láminas neutras y transparentes de Mercadona. Dejamos solidificar en el frigorifico durante una noche.



Al día siguiente nuestro castillo estará listo para experimentar. Lo desmoldamos sobre una superficie lisa.
Cuando hago este tipo de actividades suelo dejar todo preparado para que el peque se concentre en la actividad.  Así preparo el terreno para la diversión:








Primero mamá inyecta algunos colores de demostración, y luego ya el peque se pone manos a la obra con total libertad;  Colores, magia, arte...  No hay  nada que perder, sólo son unas laminas de gelatina, así que, si no hace la actividad como yo se la indico no le corrijo, dejo que experimente por su cuenta.
Esto de no intervenir al principio resulta complicado, pero yo poco a poco me voy haciendo a ello. Procuro no "meterme" a no ser que vea que la cosa se va de madre.  La normal fundamental para los niños en la filosofía Montessori es el respeto, a partir de ahí, se establecen los límites que resultan de una actitud de respeto hacia todo lo que les rodea; personas, animales, cosas y entorno. Resulta más fácil saber cuándo intervenir, y cuándo no, teniendo esto en cuenta. ;)








Es una actividad muy chula. Una auténtica explosicón de colores artística. Incluso a mi me fascinó ver cómo se iban inyectando los colores. Y el castillo iba tomando color.
 Nuestra pipeta era demasiado grande, así que pronto el castillo se fue desmenuzando. ¡Pero fue más genial todavía!. El peque empezó a experimentar con todos los colores, a tocar, a querer ver los colores que había inyectado, fue mezclando los colores que consideraba
De repente parecía que hubiese creado un mar de hielo
¿Un castillo convertido en mar de hielo? Si eso no es magia apaga y vamonos... jejeje







Así que, se me iluminó la bombilla y pensé que sería genial que viera sus animales del ártico en ese mar de hielo... Puedes comprar el tubo de Safari en Jaisa.  Puedes comprar el tubo aquí 


Si pinchas aquí puede sacar otra idea para trabajar los continentes con su primer atlas,y las miniaturas de safari







¿Cómo hacer más genial y llamativa la actividad?


Cuando la cosa parecía que ya no daba mucho más de sí, saqué la artillería pesada. La mesa de luz, que siempre es algo que capta su atención. Pusimos ese mar de hielo sobre la mesa de luz y los colores resaltaban más todavía, todo se apreciaba de una forma espectacular.
El peque estuvo tocando, experimentando, rompiendo, aplastando... un ratito.
Incluso la cogía y la dejaba caer para ver como impactaba en la mesa... Estaba encantado de la vida, yo, miraba pendiente de que mi sofa no acabase gelatinoso perdido... jejeje. (Al final libró)









Se le veía entretenido, concentrado, feliz, motivado...  No hay nada que me guste más que ver como disfruta aprendiendo, creando, experimentando. Es una actividad sencilla pero muy chula que seguro que repetiremos cualquier tarde lluviosa porque nos dió mucho juego. Quizá dentro de unos meses la hagamos con jeringuilla, que es todavía más guay.
Te dejo un video  de babble dabble Do donde utilizan una jeringuilla finita (la ideal)  para que veas que chulada, ¿es o no genial?




Te animo a que pruebes con tu peque esta actividad en casa y me cuentes.  ¿Qué te ha parecido? ¿A que es genial?


Si te ha gustado el post
Sólo te pido un pequeño favor
COMPÁRTELO


Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque, o quieres más inspiración puedes seguirme en facebook, twitter y pinterest.

3 comentarios:

  1. Qué chulada! Me lo apuntó para cuando mi pipiolillo crezca, gracias por la idea!
    Feliz día!

    ResponderEliminar
  2. Qué chulada! Me lo apuntó para cuando mi pipiolillo crezca, gracias por la idea!
    Feliz día!

    ResponderEliminar

Blogging tips