lunes, 3 de diciembre de 2018

5 HÁBITOS SENCILLOS PARA BAJAR EL RITMO




Al fin el blog retoma su actividad, volverán los posts todas las semanas, volveré a estar más presente y volverán las ideas, actividades, materiales, libros, los temas de crianza y educación, los posts sobre camping, naturaleza, planes en familia y viajes, los posts de desahogo, escuelas conscientes, la inspiración y también habrá posts dirigidos al adulto, a reflexionar, a conectar, posts sobre crecimiento personal...
Pequefelicidad siempre ha sido un espacio para compartir todo lo que me ha apetecido en cada momento y eso seguirá siendo.
Tengo tantas ideas apuntadas en mi libreta y tantas cosas pendientes bonitas que no he podido compartir por falta de tiempo que estoy incluso nerviosa como una niña a la que le ha sucedido algo bonito y se muere de ganas por contarlo.





Ha sido un tiempo muy intenso, desde que nos mudamos he dedicado el último año y medio a proyectos preciosos que me han absorbido mucho tiempo, entre ellos el que ya conocéis: el libro de acompañamiento para familias: cuentos montessori para crecer felices. Hemos estado viajando mucho por todo el país, he seguido formándome y trabajando en la sombra.
Todo este tiempo de formaciones, de viajes, de conocer escuelas, familias, niños, de vivir desde dentro los ambientes... Ha sido tan bonito como transformador e intenso.




Supongo que a veces necesitas un tiempo de letargo para madurar y volver renovada. Y aquí estoy de nuevo, charlando contigo, que dedicas este instante, supongo, también a desconectar y cuidarte un poco. A veces yo también trasteo por internet en busca de blogs inspiradores (que procuro que no sean sobre crianza ni educación para desconectar) y simplemente me tomo un rooibos y leo. 

1-DECIR NO: 
Estoy segura de que el principal hábito que me ayuda a bajar el ritmo es pronunciar la palabra mágica: NO. Ayer mismo veía un directo del blog rejuega donde Nitdia del blog 3 macarrons hablaba de esto y yo lo veía mientras esbozaba un sonrisa y asentía con mi cabeza como uno de esos muñequitos vintage que se colocan en el coche. A veces hay que decir NO para poderte decir SÍ a ti mismo. No es una renuncia, es una decisión. Cuando abarcas mucho renuncias a ti mismo y eso no es saludable. 

2-CAMINAR DESCALZA: 
Esto es algo que hago desde que tengo uso de razón. Nunca he dejado de hacerlo. En verano camino totalmente descalza en casa y ahora en invierno, como nuestro suelo es porcelánico, siempre procuro tener unos calcetines bonitos, me gustan los de algodón y procuro que sean unos buenos calcetines lo más naturales posibles. Siempre suelo tener algún par para estrenar en el cajón, que dedico sólo para el fin de andar por casa descalza. En Cóndor shop tienen mogollón de colores. También solemos tener en el cajón de la ropa de estar en casa calcetines altos de algodón para niños. El peque también está todo el día descalzo por casa. 


3-RESPIRAR CON LOS OJOS CERRADOS VARIAS VECES AL DÍA: 
Esto me funciona muy bien para recargarme en épocas en las que siento que tengo más tareas y trabajo. No se tarda nada. Me va muy bien hacerlo al levantarme, a media mañana y después de cenar. Respirar por la nariz con los ojos cerrados focalizando mi atención en la respiración durante un par de minutos o tres cada vez. Es un break mental al que me he acostumbrado. Parece una tonería pero cuando abres los ojos piensas con más claridad, a veces la mente va más rápido que nosotros. Es una manera de darle descanso.



4-AGRADECER: 
Esta mañana fui a dar un pequeño paseito por la playa y al llegar allí el mar era un remanso de paz. La arena estaba lisa y justo a la orilla había un camino de rosas... Como si alguien las hubiese puesto allí para mí: para hacerme el día más bonito. Lo vi como un regalo y lo agradecí dejando mi regalo a otra persona. Junté unas cuantas y dibujé con ellas un corazón. Seguro que alguien llegaría detrás y podría sentir mi regalo. Estas pequeñas señales de agradecimiento las podemos hacer cada día: dejando pasar a alguien que va cargado en la cole del super, escribiendo un mensaje bonito en un billete, sonriendo a esa persona que te cruzas cada día y que no conoces de nada...




5-HACER DESCONEXIONES DE PANTALLAS: 
En los últimos tiempos esto se ha convertido para mí en una necesidad de primer orden para estar en equilibrio. Cuando tu trabajo te requiere tanta presencia como a mí frente a la pantalla a veces te das cuenta de que te está absorbiendo más de lo que es sano. Cuando me noto así, desconecto, yo misma me apago el móvil o lo dejo en casa. A veces un día, dos días, medio día. Lo que siento que necesito. 


Bueno, espero que este reencuentro más cercano nos ayude también a ir reconectando poquito a poco, y que puedas volver a desconectar un poco leyendo el blog. Si te gusta lo que lees, sólo te pido un favorvito chiquitín: que dejes tu comentario en redes sociales, que des un like que se tarda medio segundo o que compartas. Facebook e instagram cada vez lo ponen más difícil si no pagas para estar visible y si no me ayudáis así el contenido no os llega porque no os lo muestran aunque me estéis siguiendo. En fin, no sé si es mucho o poco lo que pido pero es la única forma de que puedas seguir leyéndome.



¿Qué cosas te ayudan a ti a bajar el ritmo?

SI TE HA GUSTADO EL POST
COMPÁRTELO



Si quieres saber más sobre el día a día con mi peque puedes seguirme en facebook e instagram donde compartimos nuestros momentos diarios, lo que nos inspira y también algunos vídeos.

Además, estamos en twitter, pinterest y YouTube








1 comentario:

  1. A mí me ayuda respirar, como bien dices. Hay días que me doy cuenta de que estoy conteniendo la respiración. Otras veces, simplemente estar con mis hijos. Ellos me hacen parar y darme cuenta de que vamos muy acelerados. Pobrecitos, porque les contagiamos el estrés sin darnos cuenta.

    ResponderEliminar

Blogging tips